Categorías
Ser Familia

30 ideas para lograr el equilibrio en el trabajo y familia

30 ideas para lograr el equilibrio entre el trabajo y tu familia

La convivencia es un factor positivo que ayuda a que tu hijo se aleje del consumo de alcohol o drogas, tenga una infancia feliz, buena autoestima y esté sano.

A veces por el ritmo de trabajo se dejan de lado las cosas importantes como el pasar tiempo de calidad con la familia. No dejes que la rutina y el trabajo te absorban, tu hijo y tu familia te necesitan, mira lo que puedes hacer para recuperar el equilibrio.

Te interesa: 5 reglas de oro para comer en familia

30 ideas para lograr el equilibrio entre el trabajo y tu familia

  1. Ten tiempo de calidad con tu hijo y pareja.
  2. Trabajen en equipo con las tareas cotidianas de la casa.
  3. Salte del trabajo a tu hora.
  4. Llega puntual a la oficina y haz una lista de tus prioridades del día.
  5. Separa entre las cosas urgentes, de las importantes y ve resolviendo una a una.
  6. Procura no llevarte trabajo a casa.
  7. No trabajes mientras tu hijo está en casa, dale tu tiempo.
  8. Disfruta de paseos familiares al menos los fines de semana.
  9. Cada día, haz poco a poco las tareas domésticas, no dejes todo para el fin de semana.
  10. Organicen vacaciones en familia al menos una vez al año.
  11. Hagan deporte en familia.
  12. Cuando estés en casa, no estés pegado al celular, tableta, laptop o tele.
  13. Vayan al parque entre semana.
  14. Compartan el desayuno o la cena en familia.
  15. Aunque estés en la oficina está al pendiente de tu hijo mediante una llamada telefónica.
  16. Revisa la tarea de tu hijo al llegar a casa.
  17. De vez en cuando, disfruten juntos de un rico helado.
  18. Vayan a un concierto en familia.
  19. Evita el drama de las mañanas, levantándote unos minutos más temprano y dejando listas algunas cosas una noche antes.
  20. Si es posible, ve si en tu trabajo te pueden dejar salir antes de la hora normal para estar más tiempo con tu hijo.
  21. Por más compromisos que tengas, nunca faltes a una actividad escolar de tu hijo.
  22. El fin de semana cocinen juntos, por ejemplo, ¡hagan una pizza!
  23. Cuéntale un cuento a tu hijo antes de dormir.
  24. Vean un partido de su equipo favorito.
  25. Jueguen con las almohadas antes de dormir.
  26. Cuiden de una planta o un árbol.
  27. Al llegar a casa, cuéntale a tu hijo cómo te fue en el día y que él también te cuente qué hizo, cómo se sintió.
  28. Aprovecha el momento de ponerle la pijama, para una sesión de cosquillas.
  29. Antes de irte al trabajo, abraza a tu hijo y dile lo mucho que lo quieres.
  30. De vez en cuando, sorpréndelo con un detalle, no debe ser material precisamente, puede ser una bolsa de galletas, un globo, una tarjeta que hayas hecho…

Para que tu hijo se sienta seguro debe sentir que en su casa es aceptado y querido.

¿Qué haces para mantener el equilibrio en tu vida?

¿Tienes algunos kilos de más? Mira qué hacer

Dónde acumulas grasa y qué hacer

 

Categorías
Padres e Hijos

Dale 30 minutos de juego al día ¡y será más inteligente!

Se recomienda jugar con los niños por lo menos 30 minutos al día y que sea tiempo de calidad en el que toda nuestra atención esté enfocada en ellos. ¿Por qué? Los primeros años de vida son muy importantes en el desarrollo de los niños, es la etapa donde más plasticidad cerebral hay y durante el juego, se brinda estimulación temprana de una manera asertiva, estimulante y natural. 

La estimulación temprana es el conjunto de medios, técnicas y actividades que se realizan en forma sistemática, secuencial y constante que se recomienda aplicar en niños de los 2 meses hasta los cuatro años, con el propósito de desarrollar y favorecer al máximo las habilidades cognitivas, físicas, emocionales y sociales.

Los niños tienen que descubrir, tocar, vivenciar, manipular y explorar todos los elementos de su entorno para integrar, enriquecer sus experiencias y expandir sus conocimientos y aprendizajes. Tomando en cuenta que las sensaciones y recuerdos positivos, tienen un gran impacto en el aprendizaje, el juego es la principal herramienta y medio de aprendizaje, así como una estimulación integral asertiva y natural. 

Es muy importante tomar en cuenta que se aprende a jugar, por lo que implica nuestro tiempo, dedicación y constancia. Debemos considerar mientras jugamos la edad, el nivel de pensamiento, nivel de desarrollo, motivación e interés, ya que mientras se juega se favorece el vínculo, la comunicación, lenguaje, pensamiento, coordinación mano ojo, motricidad, construcción de esquemas, rutinas, memoria, atención y nos permite acompañar a los niños en su proceso evolutivo identificando y respetando sus necesidades.

Por Lic. Gala María Gómez Miranda, terapeuta de lenguaje, aprendizaje, psicomotricidad y voz (niños, adolescentes y adultos). Tel.55 2898-0558 / email: gala.gomez.terapeuta@gmail.com / www.galagomezterapeuta.com.mx/ FB: Terapia de Lenguaje, aprendizaje y voz