Categorías
Padres e Hijos

10 datos curiosos de los gemelos

Estos datos curiosos de los gemelos seguro te van a sorprender. ¡No te los pierdas!

Tener gemelos es una de las cosas más lindas y una doble fortuna para los padres. Es algo mágico y único, tanto como sus características, de las que tanto se ha hablado y estudiado. Si bien pueden existir muchos mitos acerca de los gemelos, existen algunos datos curiosos que a cualquiera sorprenden. Aquí te dejamos algunos de ellos.

10 datos curiosos de los gemelos

1. Los gemelos tienen el mismo ADN, sin embargo, no siempre tienen las mismas características físicas. Muestra de ello es que tienen distintas huellas dactilares.

2. Alrededor del 10% de la población mundial es zurda, de las cuales, 22% son gemelos.

3. Estudios indican que las mamás que tienen gemelos viven más años, son más altas y suelen tener mejor estado de salud que el resto de las mamás.

4. La cuarta parte de los gemelos idénticos presentan «apariencia espejo»; es decir, idénticos en su apariencia, además de que tienen patrones cerebrales muy similares. Lo mismo sucede con sus personalidades.

5. Uno de los signos más frecuentes para diferenciar a dos bebés gemelos cuando nacen es el ombligo, el cual suele ser distinto en ambos.

6. Es mentira que exista el llamado «gemelo malvado». Pero lo que sí pueden compartir es la empatía ante las mismas cosas o personas.

7. Criptofasia es el nombre usado para designar el lenguaje secreto que pueden llegar a desarrollar dos gemelos.

Conoce más de este lenguaje especial de tu gemelos:

El lenguaje secreto de los gemelos

8. La comunicación y entendimiento entre gemelos es algo único, ya que es un vínculo que se desarrolla desde que están en el vientre materno.

9. Cuando los padres son gemelos (especialmente las mamás) tienen casi un 90% de probabilidad de tener hijos gemelos.

10. Si los gemelos reciben los mismos estímulos desde que son pequeños, cuando crezcan es muy común que tengan gustos y estilo de vida similares.

Y tú, ¿conoces algún mito o dato curioso de los gemelos? ¡Cuéntanos!

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

10 nombres para gemelos que amarás

Categorías
Padres e Hijos

Hijos, videojuegos y cómo sobrellevarlos

Los videojuegos pueden ser un dolor de cabeza para las mamás y papás porque los hijos quieren pasar muchas horas frente a la pantalla jugándolos; mejor sigue estos tips para saber cómo permitir a tu hijo usar los videojuegos, con límites sanos. 

Los videojuegos pueden tener ciertas ventajas como el incremento mental y la coordinación motriz, la ubicación espacial y la buena memoria de nuestros hijos.

También desarrollan la imaginación e incluso muchos son educativos. Sin embargo, es necesario establecer reglas para que las cosas no se salgan de control. La aplicación de control parental que ahora incluyen varias consolas pueden ser de gran ayuda.

Claudia Ortega, pedagoga de la Universidad Panamericana de México, aborda el rol de los padres de familia al elegir el título indicado para los menores:

«Es importante identificar qué tipo de videojuegos están jugando y no satanizarlos, porque habrá los que desarrollen las habilidades de pensamiento, pero otros dan un mensaje de violencia o tienen lenguaje explícito» indicó la especialista.

«Los niños y adolescentes no se detienen en eso, pero es papel del adulto revisar y permitir que los hijos lo utilicen y después, poner el tiempo que lo van a ocupar».

Otra especialista, Erika Acosta, que también es pedagoga, confirma que hay que cuidar no sólo que los menores no elijan los títulos nocivos, sino que también no vean a los adultos usándolos.

«Cuando son más grandes, de 8 a 10 años, poner un acuerdo de 45 minutos, una hora o media, lo que los papás autoricen, y que en más pequeños no se debe negociar cuánto tiempo se usará» sugirió la pedagoga.

Por otro lado, la psicoterapeuta Laura Gil, dice que se debe evitar el uso de videojuegos como entretenimiento para los niños en edad preescolar, pues pueden retrasar su desarrollo madurativo.

«El niño menor de 6 años debe jugar con otras cosas, deben hacer uso de sus sistema motriz, necesitan correr, aprender a brincar, coordinar sus movimientos, todo eso lo hace naturalmente cuando se está jugando. Para que su cerebro madure, los niños necesitan jugar con su cuerpo, jugar activamente», sentenció.

Por Rodrigo González

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Beneficios de los videojuegos para niños

Categorías
Así Crece

¿Cómo ayudar a tu hijo a desarrollar la resiliencia desde sus primeros años de edad?

Se estima que la resiliencia será la habilidad humana del futuro; es una capacidad que valorarán las empresas del mañana. Y los primeros años de vida son clave para aprender a ser resilientes. Te invitamos a saber más de esta importante habilidad y de cómo ayudar a tu hijo a desarrollar la resiliencia desde sus primeros años de vida.

El mundo cambia de manera acelerada, la diferencia entre lo que vivió una generación y otra se acentúa más cada vez. Los avances en la tecnología, el cambio climático, la evolución en el pensamiento y las exigencias dentro del mundo laboral nos lleva a reflexionar…

¿Cómo preparar a los niños hoy para un panorama que
no sabemos cómo se verá cuando sean adultos? 

Habilidades como la memorización o seguir instrucciones prevalecían en generaciones anteriores porque el mundo laboral lo requería. Hoy el éxito profesional y personal depende de otro tipo de factores. Las capacidades socioemocionales han tomado un mayor peso en los perfiles que demandan las empresas en crecimiento.

En específico, la RAE la define como “la capacidad que tiene una persona o un grupo de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando al futuro”. Para entenderlo mejor, pensemos en las palmeras. Frente a una tormenta fuerte, suelen no romperse, se flexionan. Al pasar las fuertes lluvias, pudieron haber modificado su forma, pero siguen de pie.

Las habilidades sociales comienzan a desarrollarse desde muy temprana edad en momentos cotidianos. Es en ese día a día y en esa rutina donde los niños descubren cómo relacionarse consigo mismos y con lo que los rodea.

Estas recomendaciones te ayudarán en casa para desarrollar la resiliencia de tus hijos, desde que son muy pequeños:

  1. Busquen retos para resolver. Encuentra algo que sea desafiante pero posible de lograr. Dependiendo de la edad puede ser subir una rampa, jugar escondidillas, aventarse de una resbaladilla un poco más alta o hacer un rompecabezas. Cuando tu hijo se esfuerza para lograr algo y descubre que lo superó se sentirá capaz de enfrentar un reto mayor.
  2. Atrasa la recompensa. Los niños no son pacientes, está comprobado que si les das a elegir entre tener un bombón en este momento o dos si esperan más tiempo, preferirán comérselo sin importarles que pudieron haber tenido un beneficio mayor (experimento del bombón de Stanford). Ayudar a los niños a generar esa disciplina para mantener el enfoque hacia un fin, les permitirá enfrentar momentos difíciles en la vida. Intenta poner metas concretas a corto plazo que puedas ir extendiendo poco a poco, valora el esfuerzo que requiere hacer para lograrlo. Un ejemplo es juntar monedas para después ir a comprar un juguete.
  3. Mantén límites claros y constantes. Es esencial que tu hijo sepa lo que está permitido y lo que no, eso ayuda a controlar su frustración. Probablemente habrá momentos en que rete ese límite y es normal, pero descubrir que sea cual sea su reacción, el límite no se modifica, le ayudará a generar estrategias internas para entender y superar sus sentimientos.
  4. Busca momentos para educar. Cuando tu hijo hace una pregunta del tipo “¿pero por qué..?”, cuando está jugando a la mamá o representa una pelea entre muñecos; tienes una puerta al diálogo que puedes guiar para entender cómo funcionan los sentimientos y qué podemos hacer, por ejemplo, cuando estamos tristes. Pero cuando está viviendo la frustración o el berrinche, no es un momento para educar, su sistema tiene niveles de estrés que le impiden razonar o entender, mejor espera a que pase acompañándolo y validando la emoción, en otro momento hablen sobre sus sentimientos y estrategias como respirar o expresar lo que le angustia.
  5. Sé paciente. Las habilidades socioemocionales se practican como cualquier otra. Un niño necesita intentar muchas veces antes de poder caminar, comer solo o cualquier otro logro en su desarrollo. Es igual con las habilidades sociales, nadie lo domina en el primer intento. Los niños necesitan practicar y que los apoyes recordándoles las estrategias que puede utilizar antes de contar con esa herramienta en la vida.

Si bien no sabemos cómo será el mundo cuando los niños de hoy crezcan, si podemos prepararlos para adaptarse, mantener la calma frente a la adversidad y superar las crisis e incluso aprender de ella.

Por Lic. María Cristina Fernández Arellano, Gerente Pedagógica de Advenio

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Tips para enseñar a tu hijo a afrontar el estrés

Categorías
Ser Bebé

¿Qué hacer cuando aparecen los primeros dientes del bebé?

Llegó el séptimo mes y ya le están saliendo los primeros dientes a tu bebé. Te dejamos algunos consejos para disminuir sus molestias.

Los primeros dientes del bebé

La salida del primer diente es todo un acontecimiento en la vida del bebé y de su entorno familiar: «¡Mira,mira!, ya se le ve», exclama emocionada mamá. Ha terminado la prolongada y a veces molesta espera hasta que la primera piececita erupciona.

¿Cómo le irán saliendo sus primeros dientes?

En la mayoría de los niños, los primeros dientes en salir son los incisivos centrales inferiores (entre los seis y los diez meses) y superiores (entre los siete y los 12 meses). Los colmillos superiores suelen aparecer bastante más tarde (entre los 16 y los 24 meses) y los inferiores un poco antes que éstos (entre los 15 y los 21 meses).

Pero cada nene tiene su propio patrón de desarrollo. En muchos bebés la salida de los dientes se retrasa o adelanta a esas fechas sin que ello resulte un problema.

¿Le dolerá?

En realidad, mucho se dice sobre la dentición de los bebés, pero lo cierto es que cada pequeño es un mundo. Algunos están más molestos y otros ni se enteran. En todo caso, lo que sí provoca es: aumento de la saliva, necesidad de morder, encías inflamadas y, en ocasiones, irritabilidad, problemas de sueño y rechazo al alimento.

Y lo que no produce son enfermedades, fiebre o dolor (aunque es una creencia muy extendida durante generaciones). Sí está más irritable y llora más, lo que le puede estar ocurriendo al bebé de siete meses es que esté atravesando un proceso infeccioso (catarro, faringitis) que sí puede provocar fiebre alta.

Y, al subir la temperatura corporal, el metabolismo se acelera causando que el diente que estaba a punto de aparecer salga más deprisa.

¿Cómo aliviar sus molestias?

Los trozos de fruta y las mordederas alivian las encías inflamadas. Dan la posibilidad al niño de llevarse a la boca algo duro para frotar sus doloridas encías. Además, cumplen la función de limar «poco a poco» la piel, dejando salir antes el diente. Y si el mordedor está fresco, mejor: así se insensibilizan sus encías y se reducen las molestias.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

5 dudas sobre los primeros dientes de tu hijo

Categorías
Padres e Hijos

¿Tu hijo se sigue chupando el dedo? Ayúdalo a dejarlo

Si tu hijo ya tiene tres años y se sigue chupando el dedo, es momento que lo ayudes a dejarlo. Sigue estos consejos. 

Los más recomendable es que desde que es bebé le sustituyas el dedo por un chupón, pues es un hábito mucho más sencillo de acabar.

Ayúdalo a dejarlo: 

  1. Platícalo con tu hijo o hija, si lo involucras en la tarea verás que querrá participar y hasta te puede dar el mejor método a emplear.
  2. Puede darse el caso que se chupe el dedo para llamar la atención; si es así lo mejor es no prestarle atención y con eso es suficiente para conseguir que lo deje.
  3.  No lo castigues, por el contrario, anímalo a conseguirlo; dale mini recompensas que irás aumentando en la medida que tenga éxito. Tú mejor que nadie conoces a tu hijo, así que incentívalo como más le guste.
  4. Lleva un control del tiempo en que logra dejar el dedo y registra sus avances en un calendario.
  5. Observa con atención e identifica qué provoca que se lleve su mano a la boca; hay que descubrir el problema real y ayudarlo a poner en práctica estrategias fáciles y eficaces para terminar con este hábito.
  6. No critiques ni ridiculices a tu pequeño por tener este hábito. Trabaja con tu hijo para aprender señales personales que solo ustedes sepan de lo que se trata; de esta manera él o ella podrá corregir su conducta sin que otras personas se den cuenta.
  7. Identifica y limita los lugares donde suele chuparse el dedo. Si lo hace en la escuela, explicarle que otros niños podrían burlarse por eso, así que mejor lo haga únicamente en casa. Posteriormente limítale los lugares del hogar donde lo pueda hacer, así como los horarios, poco a poco y por eliminación no tendrá donde ni cuando hacerlo.

¿Sabías que es una manera con la que tu hijo se relaja?

Es una conducta propia de la edad temprana que suele dejarse de hacer naturalmente. Sin embargo si te percatas de que después de los tres años tu hijo lo sigue haciendo recurrentemente, ya no es tan normal.

Es muy importante que ayudes a tu hija o hijo a dejar este hábito, de lo contrario podría presentar problemas tales como:

  • Deformaciones de la cavidad bucal;
  • deformaciones de los dientes;
  • problemas del habla;
  • problemas en la piel;
  • deformaciones en el dedo o problemas sociales.
  • Además, el exceso de humedad en el dedo podría deformar la uña, haciéndola quebradiza o provocando que se entierre.

Sí el problema reaparece luego de que tu hijo lo haya dejado, basta con explicarle lo que está pasando y recordarle por qué lo dejó;
eso ayudará mucho a que no lo vuelva a hacer.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

5 tips para que tu hijo deje el chupón

Categorías
Ser Bebé

5 tips para que tu hijo deje el chupón

No es una ley exacta, solo se recomienda que los niños dejen el chupón a los dos años. Te damos algunos tips para lograr que tu hijo deje el chupón. 

¿Sabías que el chupón le proporciona a tu hijo a lo largo de su etapa sensorio-motriz (dura hasta los dos años) una forma física de autoconsuelo? Y el niño de esta edad cada vez tiene más capacidad de desarrollar estrategias que no son físicas, casi todas relacionadas con el juego y el apoyo emocional.

Solo necesitarás darle un empujoncito:

1. Elijan juntos un lugar físico para el chupón: estará ahí y él te lo podrá pedir cada vez que lo necesite (díselo, claramente). Ya no está completamente a la mano y es más fácil que se olvide de él o solo lo busque en los momentos clave.

2. Anímalo a sustituirlo por otro objeto de consuelo, como un muñeco. Ambos pueden convivir durante un tiempo, no pasa nada.

3. Fíjate en los momentos en los que te pide el chupón: ¿Cómo se siente? ¿Triste, aburrido, agobiado? ¿Es posible que si lo acompañas, juegas con él y lo abrazas no necesite el chupón para afrontar el momento?

4. No lo regañes por pedirte el chupón o llorar por él, eso podría causarle más tensión; ofrécele alternativas. Si aun así quiere su chupón, dáselo. La idea es sustituir una forma de encontrar consuelo por otra que consideres más apropiada o saludable.

5.  Explícale que, como ya es mayor, no lo necesita. ¿Acaso papá o mamá van por ahí con el chupón a todas partes?

6. No cedas ante el primer llanto. De lo contrario, la despedida será aún más difícil. Si ante su llanto desconsolable optas por negociar (por ejemplo, le dices que puede seguir usándolo, pero sólo un día más), cuando llegue el momento, la rabieta se multiplicará.

Espera el momento adecuado para quitarle el chupón; recuerda que a él le ayuda a tranquilizarse y lo reconforta.

¿Esperamos un poco, entonces?

No olvides el papel que desempeña el chupón en la vida de tu hijo: consuela y calma, así que no es necesario provocarle estrés o ansiedad quitándoselo antes de tiempo. Si está en una etapa de grandes cambios (la llegada de un hermano, el inicio de la escuela) o ves que sufre mucho, deja que lo use en tanto termina tal situación.

No hay que forzar

Al obligarlo a dejar el chupón corres el riesgo de que lo sustituya por el dedo. Si lo forzamos con métodos drásticos como tirarlo a la basura, ponerle algo amargo o cortarlo, pueden aparecer otros síntomas, como mojar la cama o morderse las uñas.

El objetivo no es solo que deje el chupón, también consiste en ayudarle a elaborar estrategias para enfrentarse a las dificultades de la vida.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Tips para calmar a tu hijo el día de la vacuna

 

Categorías
Así Crece

¿Qué tipos de hermanos son tus hijos?

Los hermanos representan las primeras interacciones sociales de los niños. ¿Sabes qué tipo de hermanos son tus hijos? ¡Identifícalos! Ayúdalos a llevarse mejor y a crecer el amor entre ellos. 

Todos los niños son diferentes, así como sus personalidades, por ello te describimos a continuación…

Los tipos de hermanos más representativos:
 

El amigo
Este tipo de hermano siempre está dispuesto a escuchar, cuidar a los hermanos menores y jugar con ellos. Nunca defraudará la confianza de alguien y siempre estará para cuando lo necesiten.

El Bully
Este tipo de hermano es el que golpea o simplemente molesta por juego.

El protegido
Suele ser el hermano más pequeño. Generalmente, es quien resulta más útil para convencer a los papás de algo. Es el más protegido de papá y mamá para que no se aprovechen de él.

El bribón
Es el típico hermano que siempre echa de cabeza y no desaprovecha oportunidad para poner a cualquiera de sus hermanos en evidencia con sus padres.

El cómplice  
Ambos pueden cubrirse el uno al otro, puede ayudar a inventar pretextos y no delega a sus demás hermanos o amigos.

La fashionista
Es la  hermana que siempre está al último grito de la moda, leyendo revistas juveniles y revisando lo ‘trendy’ de la semana.

La popular
Es la típica hermana que siempre está lista para salir con sus amigas y cuando un hermano le pide que le presente a unas de sus amigos, ella no lo permite y se molesta.

Te invitamos a leer también:

Amor de hermanos, ¡un mundo de emociones que los beneficia!

 

Categorías
Así Crece

7 formas para criar niños y niñas independientes y seguros

Sentirse seguros de sí mismos les permitirá lograr sus sueños y metas. Y esto nos es cuestión de género; tanto niños como niñas merecen tener una vida llena de satisfacción, bienestar y felicidad. Mira cómo lograr criar niños y niñas independientes y seguros.

Ayuda a tu hijo a convertirse en una persona independientes y segura de sí misma, capaz de cuidar de sí; ¡eso lo hará también saber cuidar de los otros, en el mundo!

Hazle saber que es capaz de cualquier cosa

¡Ayúdale a darse cuenta de sus fortalezas! Es lindo decirle lo hermosa o guapo que es, pero además hazle saber que es inteligente, capaz y con un enorme potencial para hacer realidad sus sueños.

Celebra sus logros

Todos los niños necesitan ser valorados, ¡hazlo tanto con tu hijo como con tu pequeña! Y también busca la oportunidad para demostrarle que es capaz de hacer lo mismo que cualquier otro niño o niña. Cuéntale de importantes mujeres médicos, científicos, líderes, empresarias y políticas; o de exitosos bailarines, gimnastas, músicos, artistas…

Fomenta su independencia

Anímalos a probar cosas nuevas, arriesgarse a nuevos retos y que intenten resolver las cosas por sí mismos. Hazle saber que confías en él o ella, en sus decisiones y en que es capaz de hacer lo que le apasione. ¡Si descubres una habilidad por algo, como un deporte, las matemáticas o la ciencia, ¡busca actividades que refuercen su talento!

Deja que falle

¡De los errores también se aprende! Puedes enseñarle que no siempre será fácil, pero debe confiar en sus propias capacidades y aprender a manejar la decepción, esto le  ayudará a intentarlo de nuevo.

Déjalos pensar

Según una obra del Dr. Janet Rose Wojtalik llamada Los Siete Secretos de Parenting Girls, sugiere que los padres pidan las opiniones de sus hijos sobre cualquier tema: ¿Qué piensas de eso? ¿Por qué crees que pasó? ¿Cómo darse cuenta de eso? Tu atención y aprobación le darán la confianza para expresar sus pensamientos siempre.

Equidad en casa

Tu hijo e hija son tus mejores imitadores. Cuando las niñas ven a que su padre participa en las labores de la casa, asumen que el género  no importa y el trabajo de una familia debe ser equitativo. Si tu hijo ve que papá respeta el trabajo de su mamá, existe amor entre ustedes y su mamá es una imagen de independencia, ¡él se convertirá en un hombre fuerte e independiente, capaz de valorar al género femenino, además.

Darse a respetar

Aunque es un tema muy importante para niñas y niños, hazles saber que su cuerpo es su templo, su mayor tesoro y que nadie puede lastimarlos. ¡La violencia no debe estar permitida, ni de juego!

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

8 cosas que NO debes permitir le digan a tu hijo varón

 

 

Categorías
Ser Mamá

8 cosas que NO debes permitir le digan a tu hijo varón

Los varones crecen con estereotipos sobre lo que no puede hacer un niño; a diferencia de las niñas que sufren críticas sobre su cuerpo, a ellos la sociedad les dice las cosas que no está bien que hagan. Por eso, mira estas cosas que no debes permitir le digan a tu hijo varón.

Tampoco se las digas tú…

Como mamá, deseas con todo tu corazón que tu hijo crezca sano, física y emocionalmente; que se sienta bien. Y justamente por esto, es importante no solo alimentar su cuerpo, también su corazón, ayudándolo a aceptarse, reconocerse, amarse a sí mismo.

Tu hijo, sea niña o niño, necesita crecer sano y libre para ser él mismo, capaz de elegir qué creer, sentir, decir… Respetando a los demás, pero siempre actuando en pro de su bienestar, sin preocuparse del qué dirán o de las expectativas sociales que pueden llegar a pesar mucho sobre sus hombros.

Mira, pensando en esto te dejamos esta otra nota donde justamente hablamos de la importancia de ayudarlos a ser libres…

La importancia de darle más libertad a tu hijo

Y bueno, estos son las cosas NO debes permitir le digan a tu hijo:

1.“Sólo las niñas lloran”

Obviamente cualquier niño o niña se ve “feo” llorando, pero esta es una manera de expresar sus emociones, y debemos dejar que lo hagan. ¡Ojo! Hay mucha diferencia entre llorar y hacer un berrinche.

2. «Pelear a golpes esta forma de solucionar los problemas con otros niños»

Tu hijo no es “menos hombre” por solucionar sus problemas hablando, como padres debemos dejar de fomentar el bullying en todas sus expresiones.

3. “Jugar con muñecas es cosa de niñas”

Que tu hijo juegue con muñecas lo ayudará a ser más empático con sus hermanos menores y otros bebés, así como con sus hijos en el futuro.

4. “Las tareas del hogar son cosas de mujeres”

Es importante que inculques en tus hijos varones y niñas que deben ayudar con las tareas de la casa, pues tiene grandes beneficios para su desarrollo e integración a la sociedad.

5. Si agrede a una niña “es porque le gusta”

Si notas que tu hijo quiere llamar la atención de una niña, dale opciones razonables como darle regalos o hacer cumplidos. No fomentes que la moleste, pues así le indicas que la violencia contra la mujer está bien.

“6. El rosa es un color de niñas”

Si tu hijo quiere una prenda de vestir rosa, está bien, dejemos de fomentar los estereotipos.

7. “El cabello largo es cosa de mujeres”

Ya sea en vacaciones o que en la escuela se lo permitan, deja a tu hijo experimentar con su estilo, ello le ayuda a crear y establecer su personalidad.

“8. Tienes que practicar futbol”

Fomenta en tu hijo el hábito del deporte, cualquiera que él elija, recuerda que todas las disciplinas requieren de esfuerzo físico que le ayudará a crecer sano.

Si algo te causa conflicto sobre lo que tu hijo escucha en la escuela o dentro de tu familia y requieres ayuda, no dudes en buscar a un psicólogo infantil;
él sabrá como ayudarte.

Por Odethe Figueroa

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

7 formas para criar niños y niñas independientes y seguros

 

Categorías
Así Crece

¿Príncipe destronado? Ayuda a tu hijo mayor a adaptarse a la llegada de su hermano

La llegada de su hermano es un cambio muy fuerte para el primer hijo, pero tu amor y paciencia pueden facilitarle el proceso de convertirse en el hijo mayor.

Los niños mayores se adaptan mejor a la llegada del nuevo bebé cuando los papás compensan con atención y tiempo extra la dedicación de las mamás a los recién nacidos. Aquí algunos tips para que tu hijo no se sienta excluido con la llegada del nuevo integrante de la familia.

¿Cómo ayudar a tu hijo mayor a adaptarse a la llegada de su hermano?

1. Permítele tener contacto con el bebé, si es posible desde su nacimiento, explicándole que puede acariciarlo con cuidado para evitar que se lastime, y supervisa siempre que sea así.

2. En el primer encuentro, dirígete al bebé para presentarle a su hermano mayor, mencionando que este es un niño al que toda la familia quiere mucho y del que podrá aprender muchas cosas.

3. Nunca lo rechaces, reprendas bruscamente o corras de la habitación por motivos relacionados con el recién nacido. Si es tosco con el bebé, solo recuérdale que su hermanito es muy chico y necesita que él, como hermano mayor, lo quiera y cuide. Insiste en que por más grande, sabe muchas cosas que el bebé necesita aprender.

4. No lo compares con el bebé de modo que enfatices defectos o virtudes de cualquiera de los dos.

5. Pídele que cuide a su hermanito por periodos cortos, siempre y cuando estés segura de que no tendrá con él una conducta hostil, y muéstrate muy agradecida cada vez que lo haga, si es posible con un pequeño premio, como su postre favorito.

Te invitamos a leer también: 

Crea entre tus hijos una buena relación de hermanos