Categorías
Así Crece

10 cosas que tu hijo necesita de ti para tener un buen desarrollo escolar

Estudiar es el gran reto al que se enfrentan los niños, que tu hijo tenga un buen desarrrollo escolar puede volverse una presión para toda la familia, pues hay muchas expectativas por lo que debe lograr.

¿Qué puedes hacer para apoyarlo realmente? Aquí algunas ideas concretas que puedes aplicar para que su paso por la escuela sea más agradable y relamente lo prepare para la vida.

 

  • Reflexiona sobre las expectativas que tienes respecto el éxito de tu hijo. Desde el momento que supiste que ibas a tener un bebé se formó una imagen en tu mente: tu hijo siendo el mejor deportista, un doctor o el más social de su salón. Esto es totalmente normal, de hecho es parte del proceso, pero en este momento tu hijo ya está aquí, es una persona con habilidades, intereses y dificultades. La escuela te ayudará a conocerlo mejor y a que explote su potencial para que llegue a ser la mejor versión de sí mismo, alcanzando sus propios éxitos y sueños. 

 

 

  • Ayúdalo a encontrar motivación. La escuela es dificil y  los niños no tienen muy claro por qué tienen que asistir y esforzarse. Desde que es pequeño anímalo a asisitr diario y a alcanzar metas a corto plazo como lograr un proyecto que le interesa o compartir algo con los amigos. Conforme vaya creciendo puedes ayudarlo a entender que sus habilidades y conocimientos es lo que le ayudará a abrir muchas puertas. 

 

 

  • Fomenta su curiosidad. La base del aprendizaje y el pensamiento científico es la cuirosidad pues nos mueve a buscar respuestas. Involúcrate en su aprendizaje a través de preguntas de indagación que lo lleven a reflexionar. ¿Por qué la luna siempre está en el cielo pero de día no se ve?, ¿cómo vive la gente en otros países? Y cuando tengan preguntas, investiguen juntos para ampliar su conocimiento.   

 

 

  • Apóyate en sus intereses y habilidades. A veces ponemos la atención en los aspectos que se le dificulan pues son los que despiertan una alerta, pero es muy probable que en la vida tu hijo sobresalga por lo que se le da de manera más natural. Aprovecha esa habilidad o interés, por ejemplo, si no se le dan las matemáticas pero sí la música puedes encontrar la forma de relacionarlas para que, a través de la lectura de las notas entienda las fracciones. 

 

 

  • Encuentra formas de aplicar sus aprendizajes en su día a día. Ver la utilidad de lo que aprende lo llevará a buscar más conocimientos. Si está aprendiendo a sumar, que él pague entendiendo los billetes que debe dar para completar la cantidad, si está aprendiendo los sistemas de medición cocinen un pastel revisando cuántos gramos de cada cosa lleva la receta. 

 

 

  • Hazlo sentir seguro y en confianza. Es importante que tu hijo sienta la tranquilidad de contarte sus logros y sus preocupaciones sin sentir presión o exigencias. Escúchalo, cuando tenga una necesidad apóyalo buscando que poco a poco sea él quien encuentre las soluciones. 

 

 

  • Sean disciplinados. Para alcanzar el éxito escolar se necesita orden, horarios claros de trabajo después de la escuela y mucho esfuerzo. Cuando tenga un logro celébralo con él disfrutando el gozo que viene del trabajo duro. El impulso para ser cada día mejor viene de ahí, no de hacer las cosas por el premio o castigo que espera en casa. 

 

 

  • Mantén una sana comunicación con la escuela. Elegiste ese colegio por una razón y ahora son tu equipo. Cuida no volverte un abogado que va a “luchar” las causas de tu hijo, busca encontrar estrategias juntos.

 

 

  • Apoya sus amistad. Uno de los beneficios más grandes de la escuela es que les permite convivir con otros niños y crear lazos. El juego con sus pares es lo que le permitirá poner en práctica las habilidades sociales que vaya logrando. Busca que tengan momento libres de interacción. Los amigos van más allá del tiempo que pase en esa escuela y se volverán su apoyo incondicional. 

 

 

  • Ayúdalo a descansar. Tu hijo necesita tener momentos de juego, disperción y oscio para poder integrar todo lo que está aprendiendo en la escuela estar listo para el siguiente día. 

 

Por Lic. María Cristina Fernández, Gerente Pedagógico de Advenio.
FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Lo que sí y no debes hacer cuando ayudas a tu hijo en su tarea

 

Categorías
Salud

Niños que duermen poco sufren mayor envejecimiento celular, estudios

Los malos hábitos de sueño no sólo repercuten en la energía de los niños, un estudio revela otros efectos sobre la salud de los niños que duermen poco.

Niños que duermen poco…

Los niños que han dormido poco no solo pueden resultar más quejumbrosos o distraídos, sino que sufrirían mayor envejecimiento celular, un proceso que podría tener efectos a largo plazo para la salud ya que sus telómeros son más cortos, según Sarah James y Daniel Notterman, de la Universidad de Princeton.

El equipo extrajo ADN de muestras de saliva de los niños y examinó la longitud de sus telómeros (los extremos de los cromosomas, cuya función principal es la estabilidad estructural de los cromosomas en las células eucariotas, la división celular y el tiempo de vida de las estirpes celulares) y se dieron cuenta que eran cortos.

Los telómeros cortos se relacionan con:

  • cáncer, enfermedades del corazón y deterioro cognitivo, y aunque estos niños no mostraron signos de estas enfermedades (probablemente debido a su corta edad),  pueden tener un mayor riesgo de desarrollar estos trastornos en la vida adulta.

Los investigadores no saben si el acortamiento de los telómeros puede revertirse con más sueño, pero señalan que el estudio reitera la importancia de dormir mucho y por ello recomendaron que los niños deben dormir entre 9 y 11 horas.

Te invitamos a leer acerca de este padecimiento:

10 síntomas de cáncer infantil que debes conocer

GATTY IMAGES

Categorías
Salud

Aguas infusionadas: deliciosa solución para que tu hijo tome más agua

A veces, ¿te cuesta mucho trabajo que tu hijo tome agua? ¡Aquí te compartimos una opción que podría gustarle mucho, ¡inténtala!

Si tu hijo es de los que no toman mucha agua porque no le gusta el sabor del agua natural y sólo busca los jugos, te tenemos una solución mucho más sana que estas bebidas llenas de azúcar.

Ya que el estar mal hidratado en temporadas de calor puede llegar a ser muy peligroso para la salud de los niños y de los adultos. Pero si el agua natural les es desagradable por su sabor, eso puede llegar a ser un problema, ya que debemos tomar al menos 2 litros diarios.

¿Por qué necesita que le des agua? Mira…

9 beneficios del agua que tu hijo necesita para su desarrollo cognitivo

 

Deliciosa solución para que tu hijo tome más agua

Para esto casos, hay algunas opciones como las aguas infusionadas. Se trata de agua natural a la que se les agrega frutas, pero sin licuar el líquido; esto hace que el agua tome solo un poco de sabor proveniente de las frutas, o de hojas como la menta, dándole un sutil gusto a tu bebida. Además para ellos puede ser atractivo ver la fruta en su bebida. ¡Inténtalo!

Te recomendamos prepararlas con esta fruta, por sus beneficios para la salud de la familia:

Las manzanas previenen la osteoporosis

Te invitamos a leer también:

Beneficios del agua de coco para mantener a tu hijo hidratado

Categorías
Salud

Lesiones del oído que tu hijo podría padecer, según el deporte que practica

Cuida la salud auditiva de tu hijo, revisa las lesiones del oído que tu hijo podría padecer para prevenirlas. A partir de las lesiones que se producen desde afuera hacia adentro del oído y a partir de las lesiones menos severas a las más severas, estas lesiones son:

Lesiones en la oreja. Ocurren cuando se abre la piel de la oreja o se crea un hematoma cuando se acumula sangre debajo de la piel. El hematoma auricular si no se trata a tiempo, puede causar que la oreja se deforme por lo que puede tener consecuencias estéticas muy importantes. Son lesiones que deben de ser tratadas por especialistas y de forma inmediata.

El deporte que pone en riesgo de padecer ese tipo de lesiones es principalmente el box, pero puede suceder en cualquier deporte donde se pueda recibir un golpe directo a la oreja como a causa de un codazo o un raquetazo; esto puede ser en futból, básquet ball, o deportes de raqueta.

Otitis externa. Se trata de infecciones del oído externo; son lesiones que se generan con frecuencia en deportes acuáticos ya sean clavados, natación, water polo o esquí acuático. Este padecimiento, generalmente, es el menos problemático, ya que la mayoría de las veces se trata con gotas de antibiótico.

Perforación del tímpano. Puede ocurrir por un golpe directo en la oreja por cualquiera de los deportes que he mencionado anteriormente; por una caída al realizar esquí acuático, si se cae directamente en el agua, o si una ola entra directamente por el conducto auditivo externo.

También puede ocurrir con la práctica de buceo, como he comentado, al no compensar adecuadamente la presión. Cabe mencionar que una perforación del tímpano dependiendo del tamaño que tenga puede a veces sanar sola, nada más es cuestión de vigilarla.

Pero hay veces que si no cierra sola se necesita una cirugía para repararlo. Asimismo, el mismo tipo de lesión si es más intenso, puede también lastimar los huesecillos que están detrás del tímpano y eso es bastante más grave; en este caso, si no se opera, no hay forma de tratar la pérdida auditiva.

Además, puede abrir el oído interno y causar una pérdida de audición que puede ser permanente, por lo que este tipo de lesiones deben tratarse con urgencia por un especialista en oído.

Fístula perilinfática. Contamos con dos membranas en el odio, la que llamamos normalmente el tímpano que es la que da hacia afuera, y otra que se le llama el tímpano secundario o “la membrana de la ventana redonda” que es mucho más delicada y que va hacia adentro, hacia el oído interno. Si esa membrana se rompe, provoca que el líquido del oído interno se fugue al odio medio, lo que puede generar una pérdida de audición permanente.

Contusión laberíntica. Esta lesión se genera cuando la fuerza del golpe es suficientemente grande como para causar lesión de las células del oído interno; estaríamos hablando de golpes en la cabeza muy severos que nos los podemos encontrar, por ejemplo, en el ciclismo, de ahí la importancia de usar casco, o en el box.

Si el golpe es más severo se puede, inclusive, fracturar el hueso temporal que es el hueso que alberga al oído, y eso puede provocar también daño en el oído interno o una parálisis facial, ya que el nervio que genera el movimiento de la cara pasa por el oído y una fractura de éste hueso del oído puede afectarlo, lo cual también requiere tratamiento inmediato.

Para prevenir este tipo de lesiones:

Lo primero que deben hacer es, precisamente, prevenir este tipo de lesiones. Para ello, es importante que sus hijos usen equipo de protección, o sea, cascos para el ciclismo, por ejemplo. Se debe de usar siempre el equipo de protección, acorde a cada deporte. Cuando el deporte permite o requiere uso de protección, nunca brincárselo.

Asimismo, es importante que cualquier lesión de oído sea tratada por un especialista en oído, ya que horas de retraso en el diagnostico y tratamiento pueden hacer que algo que es tratable se haga permanente.

Por Dr. Gonzalo Corvera Behar, Director del Instituto Mexicano de Otología y Neurotología S.C., y Presidente y Fundador de la Asociación Mexicana para la Audición “Ayúdanos a Oír”, A.C. (Amaoír). Tel: 55-5081-8249 / Twitter: IMON_salud / Facebook: oires.amaoir

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Deportes que pueden afectar el oído de tu hijo

Categorías
Padres e Hijos

¿Tu hijo se sigue chupando el dedo? Ayúdalo a dejarlo

Si tu hijo ya tiene tres años y se sigue chupando el dedo, es momento que lo ayudes a dejarlo. Sigue estos consejos. 

Los más recomendable es que desde que es bebé le sustituyas el dedo por un chupón, pues es un hábito mucho más sencillo de acabar.

Ayúdalo a dejarlo: 

  1. Platícalo con tu hijo o hija, si lo involucras en la tarea verás que querrá participar y hasta te puede dar el mejor método a emplear.
  2. Puede darse el caso que se chupe el dedo para llamar la atención; si es así lo mejor es no prestarle atención y con eso es suficiente para conseguir que lo deje.
  3.  No lo castigues, por el contrario, anímalo a conseguirlo; dale mini recompensas que irás aumentando en la medida que tenga éxito. Tú mejor que nadie conoces a tu hijo, así que incentívalo como más le guste.
  4. Lleva un control del tiempo en que logra dejar el dedo y registra sus avances en un calendario.
  5. Observa con atención e identifica qué provoca que se lleve su mano a la boca; hay que descubrir el problema real y ayudarlo a poner en práctica estrategias fáciles y eficaces para terminar con este hábito.
  6. No critiques ni ridiculices a tu pequeño por tener este hábito. Trabaja con tu hijo para aprender señales personales que solo ustedes sepan de lo que se trata; de esta manera él o ella podrá corregir su conducta sin que otras personas se den cuenta.
  7. Identifica y limita los lugares donde suele chuparse el dedo. Si lo hace en la escuela, explicarle que otros niños podrían burlarse por eso, así que mejor lo haga únicamente en casa. Posteriormente limítale los lugares del hogar donde lo pueda hacer, así como los horarios, poco a poco y por eliminación no tendrá donde ni cuando hacerlo.

¿Sabías que es una manera con la que tu hijo se relaja?

Es una conducta propia de la edad temprana que suele dejarse de hacer naturalmente. Sin embargo si te percatas de que después de los tres años tu hijo lo sigue haciendo recurrentemente, ya no es tan normal.

Es muy importante que ayudes a tu hija o hijo a dejar este hábito, de lo contrario podría presentar problemas tales como:

  • Deformaciones de la cavidad bucal;
  • deformaciones de los dientes;
  • problemas del habla;
  • problemas en la piel;
  • deformaciones en el dedo o problemas sociales.
  • Además, el exceso de humedad en el dedo podría deformar la uña, haciéndola quebradiza o provocando que se entierre.

Sí el problema reaparece luego de que tu hijo lo haya dejado, basta con explicarle lo que está pasando y recordarle por qué lo dejó;
eso ayudará mucho a que no lo vuelva a hacer.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

5 tips para que tu hijo deje el chupón