Categorías
Así Crece

¿Tu hijo pega, araña y muerde?

Pocos son los niños que se han librado de algún arañazo o mordisco durante sus primeros años de vida, sobre todo cuando aún no son capaces de comunicarse con palabras.

Quién no ha sorprendido a su angelito usando las uñas y dientes con un compañero de juegos que pretende quitarle su coche preferido… Si tu pequeño pega, araña o muerde, no te alarmes. Si conduces bien “estos ataques”, será algo pasajero que desaparecerá cumplidos los 3 o 4 añitos. Te contamos por qué los niños suelen reaccionar de esta manera entre el primer y segundo año de edad cómo debes actuar en esos casos.

¿POR QUÉ LO HACE?

Cuando los niños se sienten amenazados, se defienden como pueden y saben: primero usan la boca; cuando manejan mejor las manos, arañan; cuando ganan estabilidad, empujan; y cuando toman mayor fuerza, dan patadas y golpes. Pero hay más razones que pueden explicarte esta reacción:

  • Afán de explorar. El morder está relacionado con la fase oral, que suele acabar aproximadamente a los tres años. Pero a esta edad todo lo chupan o muerden.
  • Una simple molestia dental. Las muelas comienzan a salir a los dos años, por lo que tienen las encías inflamadas y les duele la boca. Si ha coincidido además con que le quitaste el chupón, la cosa se complica porque está más irritable y sensible.
  • Una muestra de cariño. Todavía no son capaces de calibrar sus emociones; por eso, lo que en principio comienza como una demostración de afecto puede terminar con un mordisco. Justo en este momento debes decirle que se demuestra amor besando o abrazando, no lastimando.

¿QUÉ HACER?

Combinar firmeza y cariño. Si observas que tu hijo araña o empuja a otro niño, lo primero que debes hacer es acercarte al pequeño agredido y asegurarte de que está bien. Después, explica a tu hijo, sin levantar la voz, que ha actuado mal, que le ha hecho daño a su amiguito. Es suficiente con hacer que se siente en un lugar apartado y decirle: “Quédate aquí y observa. Ya no puedes jugar porque para jugar hay que saber estar tranquilo”.

Evita poner etiquetas. Tu niño se las puede creer y terminar actuando de acuerdo con ellas. Prefiere cuidar mucho el lenguaje y utilizar las pa- labras correctas, porque lo que le dices en la infancia lo acompañará el resto de su vida; lo que dice un pa-á o mamá es la verdad absoluta de un hijo. Lo mejor para este caso es que le digas: “Tú no eres malo, pero si arañas o pegas a tu amiguito, le haces daño y eso no se hace”. Se consigue mucho más hablando con los pequeños, quitándole presión a estas conductas negativas y potenciando las positivas o correctas, que castigándolo, gritándole, pegándole o diciéndole cosas hirientes.

¿Y SI LE PEGAN A MI HIJO? ¿LE DIGO QUE SE DEFIENDA Y DEVUELVA EL MORDISCO?

Para que tu hijo se defienda de las agresiones sin usar la fuerza, hay que enseñarle a actuar con firmeza. Si observas que lo han mordido o arañado, lo primero que tienes que hacer es acercarte a él y atender su herida con una buena dosis de mimos. Cuando esté más tranquilo puedes animarlo a que le diga al otro pequeño: “No me pegues, me haces daño”. Como aún no es capaz de usar tanto vocabulario, con un NO será suficiente. Él te entenderá: a esta edad su nivel comprensivo es superior a su nivel expresivo.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Evita que tu hijo vuelva a morder a otros niños

Categorías
Ser Mamá

Ponte en armonía con la báscula desde el embarazo

Después de los 35 años, a las mujeres les cuesta más trabajo bajar de peso y su metabolismo se hace más lento por la pérdida paulatina de tejido muscular, el cual facilita la quema de grasa. 

Entre todo el cúmulo de actividades diarias, ¡no queda tiempo para el gym! Y a veces ni para comer bien. Responsabilidades como junta en la escuela de tu hijo, la carga laboral, los quehaceres de la casa, el juego de futbol de tu niño, las clases de música de la niña, reuniones familiares, compromisos sociales de tu hijo…; ¿qué mamá tienen tiempo para pensar en su peso? Todas, incluyéndote. En verdad, si no empiezas a cuidarte, tu salud lo resentirá, igual que tu autoestima. Tú ya lo sabes: el gran secreto es seguir el régimen alimenticio y de ejercicios adecuados.

+ HÁBITOS INTELIGENTES

  • No te fijes cuántos kilos has perdido sino cuántas tallas has bajado, ya que la masa muscular puede hacer que peses más, pero que te veas más delgada.
  • Tener obsesión por la báscula y pesarte a diario no sirve de nada, sólo te provocarás estrés y frustración.
  • No te saltes ninguna comida: haría que la siguiente ocasión que comas te excedas en la ingesta de calorías.
  • Mastica lento, así tu cerebro manda al estómago la señal de saciedad.

NUTRICIÓN

Elige una pieza de alguno de los tres grupos de alimentos como tu colación; recuerda que son dos colaciones al día.

  • FRUTA: una pieza de fruta para llevar es la mejor opción.
  • PROTEÍNA: 1 yogur bebible, 1 amaranto o 1 puño de almendras o nueces
  • HIDRATO DE CARBONO: 1 barrita, 1 paquete de galletas integrales (6 piezas).

*Un capuchino light, a media mañana, puede considerarse como una colación.

– CALORÍAS NO SON SOLUCIÓN

El cuerpo, en lugar de utilizar las pocas que le quedan para energía, las almacena en forma de grasa porque no sabe cuándo volverás a consumir más calorías, lo cual dificulta la pérdida de peso.

+ pollo y pescado (que carne roja). Elige los ricos en omega 3 y 6, como el salmón, el atún y la sardina. – carbohidratos refinados

+ ricos en fibra, vitaminas y minerales. Tortilla de maíz, las leguminosas y los cereales, las pastas y pan integrales.

+ grasas vegetales o monoinsaturadas. Aguacate, almendras y aceite de oliva, canola o soya.

– productos procesados y con azúcares refinados.

+ alimentos horneados, asados y empapelados.

– fritos o capeados.

+ opciones ricas en calcio. Yogur, leche y queso.

+ agua natural al día.

+ 2 colaciones al día.

EJERCICIO

+ ejercicio aeróbico: correr, nadar, caminar, andar en bici… cinco veces a la semana, mínimo 30 minutos.

+ rutinas de fuerza, con pesas, ligas y/o pelota tres veces a la semana para aumentar tu tejido muscular.

El organismo necesita glucosa y como primera opción la obtiene del músculo, donde se almacena como glucógeno. Al hacer esto, nuestro cuerpo pierde masa muscular y nuestro metabolismo se hace lento. Si quieres evitarlo, consume proteína (encargada de formar las estructuras musculares).

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Tips para reducir la pancita después del embarazo

Categorías
Belleza

Secretos para mantener tu cabello hermoso durante el embarazo

En el embarazo tu cabello luce más espectacular que nunca; te ayudamos a mantenerlo así. Las vitaminas, una buena alimentación y los tratamientos naturales serán tus aliados.

Cabello hermoso durante el embarazo

ALIMÉNTATE SANO

La alimentación del cabello proviene de la sangre, por eso, comer sano es la clave para tener una cabellera fuerte, sana y abundante. Elige alimentos que contengan vitaminas del grupo B, ya que le dan fuerza, lo hacen más resistente, incrementan su brillo y sedosidad.

Las encuentras en el huevo, lácteos, hígado, vísceras, carne, pollo, cerdo, atún y salmón.

Todas las vitaminas del complejo B (con excepción de la vitamina B12, que sólo se encuentra en productos de origen animal), están también en comestibles de origen vegetal, como leguminosas (frijoles, lentejas, habas, alubias…), en algunos cereales integrales (arroz, trigo, avena…), en el germen de trigo, los vegetales de hoja verde oscura, las setas y nueces.

Puedes obtenerlas también de la espinaca, semillas de girasol, lechuga romana, col de Bruselas, berenjena, almendras, aguacate, arándanos, cerezas, champiñones, apio, berros, pimiento, cacahuate, jitomate, zanahoria, coliflor, papa, melón y guayaba.

12 TIPS PARA NUTRIRLO

  1. Lava tu cabello sólo cinco días a la semana.
  2. Utiliza champús y acondicionadores específicos para tu tipo de cabello.
  3. Lávalo con agua tibia o fría para evitar que el calor lo deshidrate.
  4. Consulta al dermatólogo ante cualquier anomalía, como caída difusa o por zonas, caspa o seborrea e irritación en el cuero cabelludo.
  5. Evita frotar el cabello cuando lo estés secando.
  6. No lo desenredes con cepillo cuando esté mojado, mejor usa un peine de dientes anchos.
  7. Evita el uso de secadora.
  8. No es recomendable el cabello recogido, con trenzas o colas de caballo a diario.
  9. Elige champús con vitamina E, antioxidantes y filtro UV, que protegen el cabello y mantienen tu tono natural más brillante.
  10. Cepíllate en la noche, antes de dormir, para eliminar el polvo, las fibras capilares rotas y sueltas, así como las células muertas.
  11. Utiliza un cepillo de cerdas naturales para estimular el riego sanguíneo en el cuero cabelludo y en las raíces. 
  12. Masajea el cuero cabelludo cada noche o antes de bañarte. Hazlo con unas gotitas de aceite esencial de jojoba o lavanda: estimulará la circulación en el cuero cabelludo.

CUÍDALO SEGÚN TU TIPO DE CABELLO

Es importante que conozcas cómo es tu cuero cabelludo para darle el cuidado que necesita.

  • Seco: es áspero, apagado y frágil. Para volverlo a la vida, lávalo cada tercer día con un champú y acondicionador hidratantes; luego aplica tratamientos ricos en vitamina B y queratina.
  • Normal: se ve brillante y con mucho volumen. Para mantenerlo sano, lávalo diario con un champú suave, rico en vitaminas o proteínas, y aplica acondicionador para desenredarlo.
  • Graso: se ve seboso y apelmazado. Lava cada tercer día con un champú astringente sin sal y agua fría para cerrar los poros del cuero cabelludo, y así disminuir la secreción sebácea.

Y por último…

TINTE ¿SÍ O NO?

Los expertos recomiendan que esperes hasta el cuarto mes de embarazo para teñirte el cabello, después de que tu bebé desarrolle la mayor parte de los órganos vitales. Deberás buscar tintes sin amoniaco y con sustancias naturales: aceite de oliva, jojoba, uva y aguacate, que protegen las fibras capilares y nutren el cuero cabelludo.

Por Mayra Martínez

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

10 tips para no perder cabello después del embarazo

Categorías
Así Crece

¿Qué hago con mi adolescente rebelde?

¿Qué hago con mi adolescente rebelde? Seguro es una pregunta que te has hecho una y mil veces…

¿Cuántos años de diferencia le llevas a tu hijo? Toma en cuenta que la diferencia generacional es importante y una de las causas que genera más conflictos entre adolescentes y papás.

¿Por qué se ha vuelto tan rebelde?

Hace apenas un par de años podías platicar con tu hijo con total libertad, veían películas juntos, te acompañaba al súper, te ayudaba a hacer labores del hogar sin rezongar, era dulce y amoroso contigo, pero, ¿qué pasó? La respuesta es muy simple: ahora necesita autoafirmarse. Tu hijo quiere demostrar que puede elegir qué hacer y qué no, que se respete su opinión.

La rebeldía de tu hijo es señal de que ha empezado a ser independiente.

Cuando tu hijo te reta, crea una especie de juego en el cual lo único que quiere es medir hasta dónde puede llegar. Ojo, por más que te rete, en el fondo, necesita tu ayuda y que lo orientes a tomar la mejor decisión.

La adolescencia es una etapa en la que papás e hijos pelean mucho, ¿te pasa?

¿Qué piensa un adolescente?

  • Que ya no es un niño 
  • Cree que ya es grande
  • Piensa que puede mandarse solo
  • Que no necesita el consejo de nadie

¿Qué hago con mi adolescente rebelde? ¿Qué necesita mi adolescente de mí?

En la adolescencia, la comunicación entre papás e hijos es limitada, ¿la razón? Nadie quiere ceder. Entonces, ¿qué hago con mi adolescente rebelde?

Primero, debes entender que si tu hijo se comporta como un rebelde insoportable es porque está atravesando por un mar de emociones y NO sabe qué hacer con ellas ni cómo comunicarlas.

Segundo, tu hijo lo que desea es ser independiente, ¿recuerdas como te sentías tú? ¿Por todo lo que pasaste en la adolescencia? Los jóvenes se vuelven “rebeldes” porque quieren ir en contra de las personas que son la autoridad. Tu adolescente necesita de ti…

Comprensión

Validación de sus sentimientos

NO quiere sermones, ni consejos, necesita que lo escuches

Se empático para que te permita entrar a su vida

Comunicarte con tu hijo, va más allá de las palabras, abrázalo, sonríe, hazle su platillo favorito, dile una palabra cálida, un te amo le hará sentir tu apoyo y amor

Busca formas creativas de comunicarte con tu hijo, quizá por medio de frases de su película favorita, juega videojuegos con él, haz algo que a él le guste

No insistas en que tienes la razón o la última palabra

No generes más frustración en tu hijo

Por más que te enfurezca, no le digas groserías y mucho menos, lo golpees

Evita ponerte al tú por tú, lo único que ganarás es que tu hijo siga haciendo o haga más actividades que a ti no te gustan

No llegues a la confrontación, ambos saldrán lastimados

Ármate de paciencia

Antes de gritarle a tu hijo, cierra los ojos y cuenta hasta 10, 15, la cantidad que sea necesaria

Tu hijo debe entender que necesita de una negociación en donde podrá exponer sus opiniones y deseos

No impongas actividades con autoritarismo, explícale el por qué de las cosas

Tu hijo no debe tenerte miedo, debe sentir por ti respeto y amor

Debes entender que tu hijo necesita espacio

Pon límites sin ser asfixiante

No le castigues las cosas que más «le duelen» como su celular, mejor haz que realice otras actividades como ayudar a lavar los platos o hacerse cargo de la mascota, una vez que acabe esas actividades, podrá usar el celular

Nunca permitas que te falte al respeto, dile que te lastima cada vez que hace esa acción y que entre la familia siempre debe haber respeto

No dejes que caiga en adicciones. Debes estar muy pendiente de las actividades que hace tu hijo, si percibes algo sospechoso, que cambia de actitud, que no come, que siempre trae ropa de manga larga o cuello alto, siempre viste de cierta forma o empieza a ocultarte cosas, ¡pon atención es un foco rojo!

Realiza actividades en familia tomando en cuenta lo que más le gusta a tu hijo

Propónle a tu hijo que sugiera las actividades del fin de semana

Conoce a sus amigos, debes estar muy pendiente de las personas más cercanas de tu hijo, de ser posible, conoce a los papás, hermanos de estos chicos…

Deja que tu hijo invite a sus amigos a tu casa y convive con ellos, te darás una idea de cómo son y en qué pasos puede andar metido tu hijo

No seas un papá o mamá posesivo, debes tener en mente que tu hijo no te pertenece

¿Qué hago si mi hijo todo el tiempo está pegado al celular o a la computadora?

Cada día te preguntas, ¿ahora qué hago con mi adolescente rebelde? Quizá recuerdes con nostalgia que “antes” jugabas más, hacías actividades al aire libre, tenías  horarios específicos para ver la televisión, te ponías a leer, a colorear, a armar un rompecabezas… Sí, eso fue “antes”, lo primero que debes hacer para vivir la adolescencia de tu hijo más feliz, es aceptar que el tiempo ha cambiado, que tu hijo hace cosas propias de su generación y del tiempo en el que le tocó vivir. Piensa que tú pusiste en sus manos ese dispositivo electrónico, y también debes ponerle ciertos límites, quizá de horarios, que para dormir debe dejar el celular en tu cuarto, que de vez en cuando revisarás sus conversaciones para ver que todo esté en orden, no es que no confíes en él, pero debe entender que hasta que sea mayor de edad, tú estás a cargo de su seguridad.

No sufras la adolescencia de tu hijo, es una etapa en donde necesita mucho de tu amor y comprensión.

¿Cuántos años tiene tu hijo?

Échale un ojo…

Ayuda a tu hijo adolescente con las redes sociales

 

Categorías
Salud

Si tu bebé suda demasiado, ¡cuidado!

Es normal que tu bebé llegue a tener sudoraciones, puede deberse a varios factores, sin embargo, si tu bebé suda demasiado, es importante que descubras si no se acompañan de otros síntomas. Conoce por qué.

Un recién nacido puede llegar a sudar demasiado por diversas causas, como el medio ambiente cálido, beber algo demasiado caliente para él, dormir con demasiada ropa o muy envuelto, incluso fiebre, sin embargo, en ciertos casos, también podría llegar a ser síntoma de una enfermedad cardiaca.

En algunas ocasiones, aunque en un bajo porcentaje, este tipo de sudor se atribuye a que el bebé tenga algún defecto cardiaco. Es poco probable que la insuficiencia cardíaca se manifieste sólo en forma de sudores, no obstante es importante tener cuidado si esto se acompaña de los siguiente síntomas:

  • Se fatiga constantemente
  • Le cuesta comer seguido, hace pausas. No se acaba los biberones o succiona muy poco cada vez.
  • Se ve pálido o bien se le ponen amoratados los labios o los dedos.
  • Ha subido poco peso.
  • Tiene las piernas inflamadas o parece hinchado.

Si detectas alguno de estos síntomas que acompañen las sudoraciones en tu bebé, no te alarmes, lo importante es que acudas con su pediatra para tener un diagnóstico adecuado. Recuerda que es una condición poco frecuente que presente un «soplo» en el corazón, sin embargo se debe descartar o confirmar. ¡Cuídalo!

Te invitamos a leer también:

¿Es normal el corazón de mi bebé?

 

 

Categorías
Padres e Hijos Ser Bebé

5 tips para decirle NO a tu hijo

5 tips para decirle NO a tu hijo

Todo le llama la atención y no tiene noción del peligro. ¿Conclusión? Hay que estar todo el día detrás de él para evitar accidentes.

5 tips para decirle NO a tu hijo

La lista de cosas peligrosas o inadecuadas que se le pueden ocurrir a un pequeño es tan larga como los minutos que anda por ahí correteando.

Esto podría interesarte…

7 razones por las que se pierde el interés por la pareja

El universo de posibilidades a cada paso es ilimitado: «Oh, un árbol, voy a ver qué hay dentro de este agujerito. Vaya, ¿qué son estos animalitos negros? ¿Se comen?». Así debes explicarle que hay cosas que no se pueden hacer:

1. Dale información adecuada y precisa

«Si metemos los dedos en los cajones o entre las puertas y cerramos, los deditos se machucan» (lo puedes ilustrar con una zanahoria, que aunque resulta un poco impactante, cuando el pequeño ya ha tenido algún accidente, funciona).

2. Enseñarle a hacer las cosas bien

Subir y bajar un escalón, bajarse de la cama (con la barriga apoyada en el colchón y deslizando los pies hacia abajo), empujar las puertas suavemente, cerrar los cajones con las manitas en el tirador, son algunas acciones que puedes «ensayar» con él.

3. Modificar el espacio

El que amerita la ocasión. Todavía es pequeño para eludir según qué tentaciones y por ese motivo es mejor que retires de su vista todo aquello que puedas anticipar como un futuro «no toques eso» (desde objetos de porcelana hasta aparatos eléctricos  o medicinas).

También es el momento de proteger los espacios (venden cierres para cajones y tapas de inodoro, topes para las ventanas, protectores para enchufes, etc.).

¿Tu hijo hace berrinches?

Controla los berrinches sin perder la paciencia

4. Distracción

A veces es necesario llevar a cabo un «cambio de escenario». No se trata de un castigo y por tanto no debes enfadarte ni plantearlo como tal («nos vamos al parque porque no paras de tocar la computadora de papá»), si no de un cambio de aires que ayude al pequeño a interesarse por otras cosas más adecuadas.

5. Distinguir entre situaciones negociables y aquellas que no lo son

Si tu hijo es menor de 3 años, no puedes hablar de «negociación», pero sí puedes hacer un acto de reflexión sobre qué cosas puedes permitirle y cuáles claramente no.

Explícale con palabras sencillas a tu hijo las consecuencias de ciertas cosas.

¿Le pones límites a tu hijo?

Foto: Getty Images

Esto podría ayudarte…

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Categorías
Nutrición

4 deliciosas recetas con guacamole para disfrutar con tu familia

4 deliciosas recetas con guacamole para disfrutar con tu familia

Por Berenice Villatoro y Mayra Martínez

Para hacer esta salsa mexicana no es necesario que seas una experta en la cocina. Disfruta de su sabor mientras pruebas las mejores recetas de guacamole. Además, aprende nuevas maneras de prepararlo y en qué platillos puedes utilizarlo deliciosamente.

Te interesa: Lo que debes saber del té de hueso de aguacate y sus beneficios

Qué es el guacamole

El guacamole es una deliciosa salsa hecha a base de aguacate y chile. Su nombre se deriva de la palabra náhuatl Ahuacamolli, misma que se que se compone de las palabras Ahuacatl, aguacate y molli, mole o salsa. Los mexicanos amamos el picante y el aguacate por igual, sobretodo si estos dos están acompañados y nos proporcionan de la gran delicia llamada guacamole. 

Mira esta opción muy nutritiva

Prepara una ensalada de aguacate con pollo

El aguacate es el ingrediente principal del guacamole, por ello es muy importante que sepas más sobre él. Su nombre proviene del náhuatl ahuacatl, que significa “testículos del árbol”, nombre dado por la semejanza entre el fruto y esta parte del cuerpo. En el transcurso de la historia, los españoles modificaron el término y crearon las palabras aguacata y avocado. Como dato curioso, la palabra guacamole deriva del náhuatl ahuacamolli, que significa “salsa de aguacate”.

Tipos de aguacate

El género persea tiene unas 90 especies que abarca lo que era Mesoamérica, México y todo Centroamérica. Se reconocen tres razas o variedades botánicas:

  • Mexicana o auácatl, Persea americana var. drymioflia. Es originaria de las zonas del centro y del este de México.
  • Guatemalteca o quilauácatl, Persea americana var. guatemalensis. Es originaria de las zonas altas de Guatemala.
  • Antillana o tlacozalauácatl, Persea americana var. americana. Se dice que es originaria de la zona de Las Antillas, pero se cree que los primeros ejemplares pudieron ser introducidos desde México durante el periodo de colonización.

En México se han documentado 20 especies silvestres emparentadas con Persea americana, como la Persea cinerascens, Persea Pallescens, Persea schiedeana y Persea steyermarkii. La mezcla de estas tres especies ha dado como resultado una gran cantidad de híbridos, pero no fue hasta 1900 que comenzó su producción para fines.

Una forma distinta de disfrutar el guacamole es este totalmente licuado, ideal para untarse en lo que quieras. ¿Qué comida te gustaría acompañar con esta delicia?

Hamburguesa mexicana con guacamole

Prepara una rica hamburguesa mexicana con guacamole. ¡Te chuparás los dedos! Conoce los ingredientes que necesitas y ¡a cocinar! Da clic.

Guacamole con frutas

Prueba este riquísimo guacamole con frutas. Sin duda, usar estos nuevos ingredientes le brindan a la receta un sabor súper fresco y delicioso. En tu próxima reunión en casa sorprende a todos con esta salsa. Da clic.

guacamole con frutas

Tostada de champiñón y guacamole

¡A comer! Prepara esta riquísima pero sencilla tostada con champiñón y guacamole. Te recomendamos esta receta si quieres disfrutar de una cena ligera. ¡Te encantará! Da clic.

Tostada de champiñon y guacamole

Hamburguesa de pollo crunchy con guacamole

Mira esta hamburguesa de pollo crunchy y guacamole. Sigue leyendo y conoce los ingredientes que harán mega deliciosa a esta hamburguesa. ¡Da clic!

Hamburguesa de pollo crunchy con guacamole

El aguacate tiene grasas saludables y una buena cantidad de ácido fólico.

¿A tu familia le gusta el guacamole?

Foto: Getty Images