Categorías
Nutrición

El betabel previene el cáncer y aporta otros 15 beneficios

El betabel previene el cáncer y aporta otros 15 beneficios

Al betabel se le conoce con otros nombres como remolacha, betarraga, acelga blanca, beteraba… ¿Cómo se le dice en tu país?

¿Qué es el betabel?

El betabel es un tubérculo que tiene un color rojo intenso, proviene de África y se siembra sobre todo en climas fríos, tiene un sabor dulce y es ideal para comerlo crudo o cocido, en un jugo o ensalada, aporta 49 calorías.

El betabel previene el cáncer y aporta otros 15 beneficios

  1. Contiene betacianina, una sustancia que ayuda a prevenir el cáncer

  2. Evita el estreñimiento

  3. Reduce la hipertensión arterial

  4. Fortalece los huesos

  5. Es eficaz contra la anemia

  6. Ayuda a fortalecer el cerebro

  7. Estimula el flujo sanguíneo cerebral
  8. Mantiene la mente sana y previene enfermedades como el Alzheimer
  9. Regula la presión arterial

  10. Favorece la absorción de calcio

  11. Ayuda a prevenir la formación de quistes

  12. Previene el cáncer de mama
  13. Ayuda a prevenir cálculos renales

  14. Ayuda al buen funcionamiento del estómago

  15. Sus antioxidantes retrasan el envejecimiento

El betabel y tu hijo

Es recomendable que incluyas tubérculos como el betabel en la alimentación de tu hijo, ya que le aporta energía, vitaminas C y E y minerales como hierro y potasio, selenio y potasio, proteína y carbohidratos.

Betabel y embarazo

Consume betabel durante el embarazo y ayudará al buen desarrollo de tu bebé. El betabel aporta folato (ácido fólico natural), el cual evita defectos del tubo neural.

Evita su consumo si…

Eres una persona que padece diabetes, ya que este tubérculo es rico en azúcar.

Haz tuyos los beneficios del betabel y consúmelo diariamente en jugo y ensaladas.

¿Te gusta el sabor del betabel?

Mantén esta dieta y te verás más joven…

Sigue la dieta maya y evita envejecer

Categorías
Embarazo

Sacan a bebé del útero para operarlo ¡y lo vuelven a meter!

La ciencia está cada vez más adelantada, tanto que recientemente un grupo de cirujanos del University College London y del Great Ormond Street Hospital, junto a médicos belgas, extrajeron a un bebé del útero de su madre cuando tenía 24 semanas de gestación para ser operado.

El pequeño requirió de una cirugía fetal intrauterina, la cual consiste el abrir el útero y sacar al producto parcialmente para poder ser operado, debido a que presentaba problemas de espina bífida, misma que le podía generar consecuencias para caminar o parálisis.

La operación consistió en cerrar correctamente su tubo neural, el cual posteriormente forma la médula espinal y el cerebro, para que la médula espinal no formase un saco en la espalda y le impidiese mover las piernas en un futuro.

«Nos dijeron que nuestra pequeña tenía espina bífida. Nos ofrecieron continuar con el embarazo, terminar con el embarazo o una nueva opción llamada cirugía fetal, reparándola antes de que nazca. Tuvimos que hacerlo», dijo Bethon, madre del bebé al periódico The Mirror.

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA VERSIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE FEBRERO