Categorías
Salud

4 trastornos ocasionados por el uso excesivo de la tecnología

¿Eres capaz de dejar tu celular en casa sin sentir que algo te falta? ¿Revisas con bastante frecuencia las notificaciones de tus redes sociales? ¿Te sientes un poco ansiosa cuando nadie te escribe, o no te dan likes en tus posteos? Esta información acerca de los trastornos ocasionados por el uso excesivo de la tecnología te ayudará a darte cuenta de varias cosas en tu relación con la tecnología. 

El fácil acceso a la tecnología en la vida actual ha modificado la memoria, comportamiento y relaciones. Sin duda, la infancia de los niños de generaciones anteriores, como la tuya, fue totalmente diferente a la de tu hijo y mucho de esto se debe a la tecnología, que ha venido a facilitar la vida, aunque también crea una dependencia total desde muy pequeños.

Tu hijo, por ejemplo, no puede entender la vida sin celulares y tabletas, ¿cierto?

Un artículo presentó un resumen de lo que parecen ser nuevos trastornos cerebrales vinculados con la revolución digital. La escritora Tammy Kennon comenta que «hoy, nuestros cerebros se esfuerzan por adaptarse a toda prisa a la era digital».

Los neurocientíficos cognitivos dicen que todo el tiempo que las personas pasan frente a las pantallas ha cambiado la forma en que leen y entienden. Navegar por Internet ha reducido la capacidad de atención y la paciencia. Y también está teniendo efectos sobre la memoria.

Entre los nuevos trastornos cerebrales, Kennon describe los siguientes:

Nomofobia, un término que es una abreviatura de la frase en inglés «no-mobile-phone phobia», es decir, fobia a no tener el teléfono móvil a mano. En un estudio en Reino Unido, el 73% de los encuestados sentían pánico cuando perdían de vista su teléfono, explicaba Kennon. Y para otro, 14% ese pánico desembocaba en pura desesperación.

Technoference o tecnoferencia, el cual es un  fenómeno de la interferencia de las tecnologías digitales y los medios sociales en nuestras relaciones personales. Ocurre cuando al intentar mantener una conversación con alguien (incluyendo la pareja), éste está más interesado en los mensajes y sus respuestas son vagas o distantes. Un sorprendente 40% de los participantes afirmaron que han pospuesto el sexo debido al uso del smartphone y otros admiten terminar rápido para contestar mensajes.

Llamada fantasma, la sensación de que tu teléfono suena o vibra en tu bolsillo y ¡no sucede!, es como una especie de delirio.

Cibercondría, que es la preocupación obsesiva por la salud que lleva a investigar en Internet y autodiagnosticar afecciones imaginarias.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a mirar este video acerca de la relación con el uso de los dispositivos móviles y seguir los tips de nuestra experta para que el uso excesivo de la tecnología no dañe tus relaciones familiares, ni tu convivencia con tu hijo: 

Te invitamos a leer también:

¿Adicción al celular? Tips para evitar que tu celular te controle

Categorías
Salud

¿Adicción al celular? Tips para evitar que tu celular te controle

¿Revisas constantemente tu celular durante el día y te causa ansiedad si no lo tienes contigo? Podrías tener nomofobia, que es la adicción al celular. 

Los dispositivos móviles, tales como los smartphones o teléfonos inteligentes, forman parte fundamental de nuestra vida cotidiana, y resulta muy difícil separarnos de ellos. Si observas muy bien, hay quienes los están utilizando mientras comen, van en el transporte público o incluso mientras van caminando por la calle.

Y no falta quien se sienta ansioso si ha salido de casa y ha olvidado llevar consigo su móvil.

Si esta ansiedad es incontrolable, puede tratarse de nomofobia (no-mobile-phone-fobia), un miedo irracional de salir a la calle sin celular. También puede tratarse de comportamientos como nerviosismo al no poder revisarlo si suena un zumbido, si se enciende una luz o aparece una notificación en pantalla.

La adicción al celular puede ir más allá y afectar nuestras relaciones personales: muchos papás pasan más tiempo con su celular que con sus propios hijos. ¿Cuántos papás no has visto en el parque revisando su celular sin disfrutar cómo juegan sus hijos y vigilándolos?

Es importante desprender la mirada del móvil y fijarnos en lo que estamos perdiendo a nuestro alrededor, empezando con una pregunta. ¿Soy dueño de un celular o el celular es mi dueño?

Si la respuesta de esta pregunta te incomoda, posiblemente necesites cambiar tus hábitos respecto a tu teléfono móvil y dejar de depender de él. Para lograrlo, te damos los siguientes tips:

  1. No contrates planes de megas ilimitados: al saber que tienes un límite, gestionarás mejor su uso y reducirás el tiempo y la forma en que lo utilizas.
  2. Elimina apps innecesarias: si crees que hay juegos o aplicaciones que absorben mucho tu tiempo, lo mejor es eliminarlas.
  3. Desactiva las notificaciones de las apps.
  4. No lleves contigo el cargador. Déjalo en casa. Así aprenderás a ahorrar la energía y lo usarás menos.
  5. Procura revisar tus redes sociales cuando no estés en compañía de tu familia.
  6. Salte de grupos de WhatsApp que sean innecesarios, explica a tus contactos que no puedes estar tan al pendiente del celular.
  7. Haz un propósito de descansar, por lo menos, los fines de semana de la tecnología.
  8. Lleva otro recurso para entretenerte: si te gusta revisar el celular mientras vas en el transporte, lleva una alternativa contigo, como un libro.
  9. Haz otras actividades entretenidas: compra pinturas, un libro de mandalas, repara o pega algo en tu hogar… estas pequeñas actividades podrán entretenerte y controlar la ansiedad de revisar tu celular.
  10. Dale tu atención a cada actividad: no tengas el celular en la mesa a la hora de la comida, ni lo conectes cerca cuando te vayas a dormir. De preferencia, apaga el Wi-fi por las noches y enciéndelo cuando te despiertes.

Por Josselin Melara

FOTO GETTYIMAGES

Te invitamos a ver este video en nuestro canal de You Tube: Nuestra experta te da buenísimos consejos para aprender a convivir con tu hijo en medio de la conectividad del mundo actual. Recuerda que no es malo usar ni entretenerte con este medio, tampoco te hace mala mamá, pero puedes aprender a ponerle límites a tu comportamiento para que no llegue a afectar tu vínculo afectivo con tu familia ni hijo. No te pierdas esta entrevista… 

Te invitamos a leer también:

https://www.padresehijos.com.mx/asi-crece/estudio-redes-sociales-generan-ansiedad/

Categorías
Ser Mamá

Sácale más provecho al internet con estos tips

Internet abre multitud de posibilidades para la participación y la interacción, tanto con diferentes especialistas como con otras madres. Esto te permite encontrar la mejor información, aquella que te ayude a resolver las dudas que tienes como mamá o de cómo cuidar a tu bebé. Pero, es necesario tomar en cuenta algunos detalles.

Sin duda, la experiencia de otras mamás es a menudo un ejemplo para poder evitar errores e inquietudes; también para conocer algunos buenos tips de cuidados y crianza. Pero, por más sociable que seas, tu círculo de amigas con hijos se limitará a unas pocas, por no hablar de la falta de tiempo, la complejidad para moverse con un bebé…

Y aunque el teléfono sea un recurso sencillo para una consulta rápida, las diferencias de horarios (y el importe de las facturas) limitan bastante su uso. Pero ahí está la Internet, repleta de mamás como tú, dispuestas a intercambiar experiencias o trucos.

El experto en casa

La salud y el crecimiento de tu bebé te preocupa, siempre, 24 horas al día. Y salvo que hayas ganado algún premio multimillonario en la lotería, no puedes tener al pediatra todo el tiempo en casa como quisieras. ¿O sí?

La pediatra Sara Vázquez, comenta que en internet «se puede encontrar bibliografía y artículos médicos veraces y actualizados». Y, de hecho, es un vehículo cada vez más usado por los profesionales de la medicina para publicar y compartir sus hallazgos. De modo que «si se busca en los sitios adecuados, el usuario puede tener acceso a información muy completa y confiable».

Para la doctora Vázquez, el balance de la influencia del creciente uso de internet por parte de las madres, en materia de salud infantil, es irregular: «Ayuda en nuestra labor, ya que tratas con padres más preparados, que asisten a la consulta con menos dudas; pero también pueden dificultarla. Lo que sucede en estos casos es que esos mismos padres asimilan la información de modo equivocado o alarmista».

La solución, para la experta, es «utilizar páginas de Internet que cuenten con el asesoramiento de pediatras y que permitan la consulta y el intercambio de opiniones, no sólo la lectura de síntomas y patologías».

Busques lo que busques…

…Lo encuentras en el ciberespacio. Claro que hay que saber buscar, pero eso se aprende rápido. Una buena página especializada no sólo te ofrece artículos, consultas y foros, también noticias de actualidad. Y es que en un mundo en el que casi a diario se promocionan nuevos descubrimientos no puedes quedarte atrás.

Otra ventaja de las páginas web especializadas es la de contar con acceso a los archivos con temas relacionados, que te permiten profundizar hasta donde tú quieras.

Internet es una lupa con la que puedes buscar lo que necesites: un local para celebrar el cumpleaños de tu pequeño, la dirección y el catálogo de tiendas y marcas especializadas, reservar vacaciones… Y todo sin moverte de casa ni tener que desplazarte con tu bebé. Simplemente presionas unas teclas y ¡listo! avanzado de la enfermedad.

Te invitamos a leer:

Consejos de seguridad para usar Internet, útiles para toda la familia

Categorías
Ser Mamá

Cuidado con el Dr. Internet, ¿cómo saber qué información es la correcta?

El internet es una presencia ineludible en nuestras vidas, y las consultas médicas on line son una realidad. ¿Cuál es la mejor manera de usar esta herramienta sin arriesgar la salud de nuestros pequeños? 

La que esté libre de culpa… ¡que muestre el historial de su web! Aquí entre nos, sabemos que casi ninguna mamá saldría incólume. Y es que, aunque estamos conscientes de los riesgos del autodiagnóstico y la automedicación, ¿cómo evitar la tentación de consultar on line cuando hay un enfermo en casa y tenemos la computadora al alcance de la mano?

Sin embargo, la presencia del internet en tu vida es innegable y tiene un valor. Tampoco hay que satanizarlo. Con sentido común, puedes obtener beneficios a favor de tus hijos y también de la familia completa. En primer lugar, hay que tener muy claros los límites del doctor Internet. La regla de oro es que de ninguna manera se puede sustituir al médico por la recomendación virtual; ésta solo complementa y apoya su intervención. No hay que olvidar que cada paciente tiene sus particularidades, así como características y factores que deben considerarse en contexto.

Por otro lado, debes estar consciente de que alarmarte innecesariamente o tomar decisiones equivocadas, son dos riesgos frente a los que tienes que estar muy alerta cuando llevas a cabo la búsqueda en internet. Y ni hablar de la cantidad de información falsa, errónea e inventada que navega en el ciberespacio.

Para remontar estas situaciones y formarte un criterio que pueda ayudarte, existen varias claves muy valiosas, dadas por diversos especialistas. Conocerlas y ponerlas en práctica es una obligación de los papás modernos.

El uso correcto de la información

➜ Uso adecuado: La información que saques de internet, siempre debe ser comentada con tu pediatra. El objetivo es trabajar en equipo. Al médico le puede servir para hacer un mejor diagnóstico y a los papás, para disipar sus dudas y apoyar de una mejor manera el tratamiento de sus hijos.

➜ Clasificación: Existen cuatro tipos de sitios: Los creados por profesionales para el uso del público, los dirigidos a especialistas, los foros de gente común que habla de sus experiencias y los patrocinados por marcas comerciales que buscan vender sus productos. Toma esto muy en cuenta cuando hagas tu búsqueda.

➜ Uso de términos: Los portales médicos dirigidos al público en general tienen que manejar un lenguaje sencillo y accesible. Hay que prender los focos rojos cuando tengan venta de productos o peor aún, cuando afirmen poseer remedios para la enfermedad.

➜ Información seria y evidencias: Hay que checar que los documentos y textos sean de fecha reciente. También que estén respaldados por estudios u opiniones médicas de calidad.

➜ Privacidad: La información de salud debe ser confidencial. Si te piden que proporciones información personal, no olvides checar la política de privacidad para ver si te satisface.

➜ Certificación: Busca sitios acreditados por instituciones médicas o certificadas por el sello HonCode que garantiza su seriedad y confiabilidad.