Categorías
Nutrición

¿Las leches vegetales nutren (o no) a tu hijo?

Son una bebida libre de lactosa, por tanto, una alternativa a la leche de origen animal. Por su aspecto blanco se les ha llamado leches, aunque en realidad tal término está reservado para el líquido proveniente de las mamas de los mamíferos. Te invitamos a conocer más de estas bebidas vegetales, saber si tu hijo puede beberlas y cuáles son sus características nutrimentales.

Las leches vegetales

Existen diferentes tipos de leches vegetales. Aquellas que provienen de cereales como arroz, avena, espelta o cebada, estos se caracterizan por su alto contenido en fibra, vitaminas y minerales.

También están las leches vegetales derivadas de los frutos secos como almendras, avellanas, sésamo o nueces; estas son muy nutritivas y son fuente de ácidos grasos de calidad y calcio.

Por último, se encuentran leches vegetales procedentes de las legumbres, como es el caso de la leche de soja, con un alto contenido en proteínas de alta calidad.

¿Cuál es mejor beber?

De soya: es la única leguminosa que tiene todos los aminoácidos esenciales que el organismo necesita, pero su calcio no se absorbe como el que proviene de la leche de vaca.

De avena: presenta la misma acción que realizan los lactobacilos, pero es pobre en proteínas: la leche de vaca presenta 6 g de proteínas por cada vaso y esta bebida contiene solo 2 g por vaso.

De almendras: tiene tres veces menos proteínas que la leche de soya.

De arroz: excesivamente baja en proteínas (10 veces menos que la de soya). Un vaso aporta 25 g de hidratos de carbono y menos de 1 g de proteínas.

De coco: no aporta proteínas y tiene alto contenido de carbohidratos y grasas saturadas. No la procures.

¿Recomendables para tu hijo?

The American Journal of Clinical Nutrition: los niños que consumen “leches alternativas” serían más bajos de estatura que el promedio para su edad en comparación con quienes optan por la de vaca.

Por cada taza de 250 ml de leche vegetal que consumen al día, los niños serían 0.4 cm más bajos, y por cada taza diaria de 250 ml de leche de vaca, 0.2 cm más alto.

Antes de los seis meses no se debe dar ninguna leche vegetal a los bebés. Entre los seis y los 12 meses se les pueden dar pequeñas cantidades en la preparación de algún plato, pero no como bebida o alimento principal. A partir del año pueden beber entre 1 y 2 vasos de leche vegetal al día, siempre que esté enriquecida con calcio.

No deben sustituir los lácteos para obtener calcio: estos aportan mayor absorción, por lo que estimulan el necesario crecimiento y desarrollo en las dos etapas más fundamentales: la niñez y adolescencia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Beneficios de la leche durante el embarazo

 

Categorías
Salud

Inventan galleta con sabor a vainilla o cacao, ¡contra la anemia!

¿Te imaginas que con solo dar a tu hijo cuatro galletas, sus niveles de hierro crezcan y el riesgo de que padezca anemia se reduzca? 

Un estudiante de la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga (UNSCH), en Perú, llamó a su invención Nutri Hierro; él es Julio Garay, un ingeniero agroindustrial, quien preocupado por los niveles de anemia en los niños de su país (donde cuatro de cada diez niños menores de tres años padece anemia) ideó una solución. ¡Y encontró esta galleta con sabor a cacao o a vainilla!

Julio declaró a la Agencia Efe que su sueño es poder reducir la anemia en su país, ya que tal enfermedad está dejando secuelas irreversibles en el desarrollo cognitivo de los niños. También informó que ya está produciendo en cadena las galletas en una pequeña planta de su localidad, llamada Ayacucho.

¿Qué son estas galletas?

  • El ingrediente principal de la galleta es sangre de res, muy rica en hierro y proteínas. Esta sangre transformada en puré conforma el 50% de cada galleta.
  • Otros ingredientes: 30% es quinoa, 10% harina de trigo y 10% cacao o vainilla, que sirve para disfrazar el sabor a sangre.

Sus características nutrimentales:

Cada 100 gramos de galletas tiene 20 miligramos de hierro, cuando en la misma cantidad de lentejas hay 7 miligramos y en la carne de res 3 miligramos. También tienen un 12% de proteínas, lo mismo que en 100 gramos de huevos y muy por encima de la leche (3%).

Tales características hacen que estas galletas eleven los niveles de hemoglobina hasta los valores mínimos aceptables (12 gramos por decilitro de sangre) o incluso por encima; para lograrlo basta con consumir un paquete de cuatro galletas al día, tan solo durante un mes; aunque, para que el tratamiento sea totalmente efectivo, se debe prolongar por lo menos seis meses.

Datos de anemia en México

  • 2 millones de niños en edad preescolar padecen anemia.
  • 6 millones de niños en edad escolar tienen anemia.
  • Las causas de la deficiencia de hierro: baja ingesta de alimentos que facilitan la absorción de hierro, como frutas y vegetales con vitaminas A y C; un alto consumo de alimentos vegetales fuentes de hierro no biodisponible (frijoles y otra leguminosas) que solo se absorben combinándolos con otros alimentos; y un alto consumo de alimentos que interfieren con la absorbión del hierro, como el maíz y el café.
  • Fuente: Instituto Nacional de Salud Pública.

 

Categorías
Nutrición

6 claves para una alimentación vegana sana para niños

Si han decidido que su hijo lleve una alimentación vegana igual que ustedes, sigan estas recomendaciones para garantizarle una nutrición adecuada, capaz de garantizar su buen desarrollo en todos los aspectos.

LO QUE SÍ O SÍ NECESITAS HACER

1. Lo más recomendable para todo niño es que su primer alimento sea la leche materna; le aporta mejoras en el sistema inmunitario, protección frente a las infecciones y un riesgo menor de alergias.

2. Procura que reciba por semana al menos 30 minutos de exposición al sol en pañal o dos horas totalmente vestido con la cabeza descubierta, para mantener un nivel normal de vitamina D (que estimula el desarrollo de los huesos); consulta con el médico la opción de suplementos.

3. Evita las leches vegetales antes de los dos años, no las uses para sustituir la leche materna o las fórmulas infantiles; no contienen la proporción adecuada de proteínas, grasas y carbohidratos, ni de muchas vitaminas y minerales para las necesidades infantiles.

4. Cuando inicie la alimentación complementaria, introduce uno a uno los cereales (avena, cebada, maíz…). La papilla de arroz es mejor como primer alimento sólido; constituye una buena fuente de hierro y tiene menos probabilidades de causar respuestas alérgicas. Mézclala con leche materna extraída o con fórmula de soya.

5. Una vez que acepte bien los cereales, introduce las frutas, los zumos de fruta y las verduras. A los ocho meses, empieza a diario con las fuentes de proteínas: legumbres, tofu, frutos secos, mantequilla de cacahuete, salchichas de soya, yogur de soya y hamburguesas vegetales.

6. La mejor manera de asegurar que tu niño alcance su ritmo de crecimiento ideal es darle la cantidad adecuada de calorías: el empleo racional de grasas (aguacate, frutos secos, semillas y cremas de semillas) proporciona una fuente energética concentrada necesaria para los niños veganos.

Fuente: “Alimentando niños veganos” por Reed Mangels, de The Vegetarian Resource Group.

Por Felipe Salinas

Te interesa: 41 ideas de recetas veganas para una dieta saludable