Categorías
Nutrición

¿Es recomendable que tu hijo sea vegano?

¿Es recomendable que tu hijo sea vegano?

Por Rodrigo González y Mayra Martínez

¿Pueden los bebés tener una dieta sin carne? Si se decide que los niños se alimenten de esta forma, la planificación y el conocimiento son fundamentales, por lo cual se recomienda consultar con un profesional de la salud experto en alimentación vegetariana.

Asegúrate de que tu hijo coma aguacate…

10 beneficios de comer aguacate

¿Es recomendable que tu hijo sea vegano?

Es un tema que genera controversias, detrás de las cuales acecha la idea de que los adultos son libres de hacer lo que quieran con su vida y su salud, pero no con sus hijos.

En 2016, de hecho, una diputada italiana presentó un proyecto de ley para sancionar -hasta con penas de prisión- a padres veganos que aplicaran a sus niños una misma dieta de las mismas características.

Surge entonces la gran pregunta: ¿pueden los bebés y niños ser vegetarianos?

La respuesta es que sí, pueden ser vegetarianos e incluso veganos. «Las dietas vegetarianas planificadas de manera apropiada son saludables, nutricionalmente adecuadas, y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades», explica la Academia Estadounidense de Nutrición (ADA, por sus siglas en inglés), la asociación de dietistas y nutricionistas más importante del mundo.

Esta ensalada le encantará a tu familia…

Cómo hacer una ensalada caprese

Una postura oficial

En un documento en que plantea su postura oficial sobre la cuestión, la ADA añade que «las dietas vegetarianas y veganas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluidos el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia».

Ante estas afirmaciones, muy pronto acude a la mente un factor nutricional: las proteínas.

Las proteínas

Tradicionalmente ha existido el temor de que una dieta sin carne -tanto carne roja como de pollo, pescado u otros animales- no pueda cubrir las necesidades nutricionales y energéticas de los niños (ni de los adultos). Hoy en día se sabe que sí puede hacerlo, ya que las proteínas incluidas en las legumbres y sus derivados, frutos secos y semillas, y también en algunos cereales como el trigo, la avena y la quinoa, son de la misma calidad que las incluidas en la carne.

Los expertos aconsejan que la mitad de la ingesta se componga de verduras y frutas, más una cuarta parte de cereales. Es en la cuarta parte restante, la de los alimentos más proteicos, en la que se establecen las diferencias: además de las legumbres, frutos secos y semillas, las personas no vegetarianas comen carne y pescado, y los ovolacteovegetarianos también comen huevos.

Prepara esta ensalada en casa…

Prepara una ensalada de arúgula con fresas

La clave

Por lo tanto, se puede afirmar que la clave en la buena alimentación reside siempre en el equilibrio y la planificación. En su capítulo dedicado a «dietas no omnívoras en la edad pediátrica», el Manual Práctico de Nutrición en Pediatría, apunta que los primeros humanos, hace millones de años, solo comían vegetales. El texto apunta que, para estar bien nutrido, un adulto que pesara 60 kilos debía comer 5 kilos de vegetales por día, por lo cual dedicaba a su alimentación unas ocho horas diarias.

Tómate el tiempo

La sociedad moderna permite dedicar menos tiempo a la alimentación, pero hay que tener claro que proponerse una dieta vegetariana o vegana para los bebés y niños puede demandar más tiempo que una que no lo sea. Y también es fundamental saber que dietas de esas características «si no se planean con cuidado y conocimiento pueden suponer un riesgo de deficiencias nutricionales y energéticas».

Si deseas que tu hijo se alimente con una dieta que no incluya carne debes consultar a un profesional de la salud experto en alimentación vegetariana, sino, podrías acarrearle desnutrición o enfermedades fatales.

¿Tu hijo quiere ser vegano?

Foto: Getty Images

Mira cómo incluir más vegetales en tu alimentación…

Sigue la dieta maya y evita envejecer

Categorías
Nutrición

10 beneficios de la mantequilla de maní que te encantarán

La mantequilla de maní es una excelente alternativa para acompañar tu desayuno con un pan tostado, con un plátano. Te mostramos 10 beneficios de la mantequilla de maní que la convertirán en tu opción favorita. ¡A disfrutar!

También puedes usarla para dippear con apio, pues su delicioso sabor combina a la perfección con muchos alimentos.

Beneficios de la mantequilla de maní:

  1. Provoca saciedad: es perfecta para la hora del desayuno, pues te hace sentir satisfecho durante horas, por lo que no caerás en tentación de probar otros alimentos antes de la hora de la comida.
  2. Es buena para el corazón: posee una proporción equilibrada de grasas saturadas e insaturadas, por lo que ayuda a disminuir el colesterol malo en la sangre.
  3. Es rica en fibra: la mantequilla de maní ayuda a una buena digestión. ¡Olvídate del estreñimiento!
  4. Rica en nutrientes: posee antioxidantes, magnesio y potasio, necesarios para la construcción ósea y el mantenimiento muscular.
  5. Energética: impulsa los niveles de energía del cuerpo que necesitas para estar activo durante todo tu día.
  6. Te mantiene joven: la mantequilla de maní posee resveratrol, un antioxidante que ayuda a reducir el envejecimiento prematuro.
  7. Mejora la circulación de la sangre: gracias a su contenido en cobre, magnesio, hierro y potasio.
  8. Ayuda a prevenir el cáncer: sus antioxidantes reducen la actividad de los radicales libres, causantes del cáncer.
  9. Mejora el metabolismo: gracias a su contenido en niacina, la actividad metabólica del organismo es más óptima.
  10. Rica en proteína: es una excelente opción para una dieta vegana. Su proteína ayuda al crecimiento de los músculos y a mantenerlos fuertes.

Por Josselin Melara

Te invitamos a leer también: 

Los mejores alimentos para cuidar el corazón de tu hijo

Categorías
Nutrición

¿Las leches vegetales nutren (o no) a tu hijo?

Son una bebida libre de lactosa, por tanto, una alternativa a la leche de origen animal. Por su aspecto blanco se les ha llamado leches, aunque en realidad tal término está reservado para el líquido proveniente de las mamas de los mamíferos. Te invitamos a conocer más de estas bebidas vegetales, saber si tu hijo puede beberlas y cuáles son sus características nutrimentales.

Las leches vegetales

Existen diferentes tipos de leches vegetales. Aquellas que provienen de cereales como arroz, avena, espelta o cebada, estos se caracterizan por su alto contenido en fibra, vitaminas y minerales.

También están las leches vegetales derivadas de los frutos secos como almendras, avellanas, sésamo o nueces; estas son muy nutritivas y son fuente de ácidos grasos de calidad y calcio.

Por último, se encuentran leches vegetales procedentes de las legumbres, como es el caso de la leche de soja, con un alto contenido en proteínas de alta calidad.

¿Cuál es mejor beber?

De soya: es la única leguminosa que tiene todos los aminoácidos esenciales que el organismo necesita, pero su calcio no se absorbe como el que proviene de la leche de vaca.

De avena: presenta la misma acción que realizan los lactobacilos, pero es pobre en proteínas: la leche de vaca presenta 6 g de proteínas por cada vaso y esta bebida contiene solo 2 g por vaso.

De almendras: tiene tres veces menos proteínas que la leche de soya.

De arroz: excesivamente baja en proteínas (10 veces menos que la de soya). Un vaso aporta 25 g de hidratos de carbono y menos de 1 g de proteínas.

De coco: no aporta proteínas y tiene alto contenido de carbohidratos y grasas saturadas. No la procures.

¿Recomendables para tu hijo?

The American Journal of Clinical Nutrition: los niños que consumen “leches alternativas” serían más bajos de estatura que el promedio para su edad en comparación con quienes optan por la de vaca.

Por cada taza de 250 ml de leche vegetal que consumen al día, los niños serían 0.4 cm más bajos, y por cada taza diaria de 250 ml de leche de vaca, 0.2 cm más alto.

Antes de los seis meses no se debe dar ninguna leche vegetal a los bebés. Entre los seis y los 12 meses se les pueden dar pequeñas cantidades en la preparación de algún plato, pero no como bebida o alimento principal. A partir del año pueden beber entre 1 y 2 vasos de leche vegetal al día, siempre que esté enriquecida con calcio.

No deben sustituir los lácteos para obtener calcio: estos aportan mayor absorción, por lo que estimulan el necesario crecimiento y desarrollo en las dos etapas más fundamentales: la niñez y adolescencia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Beneficios de la leche durante el embarazo

 

Categorías
Salud

Inventan galleta con sabor a vainilla o cacao, ¡contra la anemia!

¿Te imaginas que con solo dar a tu hijo cuatro galletas, sus niveles de hierro crezcan y el riesgo de que padezca anemia se reduzca? 

Un estudiante de la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga (UNSCH), en Perú, llamó a su invención Nutri Hierro; él es Julio Garay, un ingeniero agroindustrial, quien preocupado por los niveles de anemia en los niños de su país (donde cuatro de cada diez niños menores de tres años padece anemia) ideó una solución. ¡Y encontró esta galleta con sabor a cacao o a vainilla!

Julio declaró a la Agencia Efe que su sueño es poder reducir la anemia en su país, ya que tal enfermedad está dejando secuelas irreversibles en el desarrollo cognitivo de los niños. También informó que ya está produciendo en cadena las galletas en una pequeña planta de su localidad, llamada Ayacucho.

¿Qué son estas galletas?

  • El ingrediente principal de la galleta es sangre de res, muy rica en hierro y proteínas. Esta sangre transformada en puré conforma el 50% de cada galleta.
  • Otros ingredientes: 30% es quinoa, 10% harina de trigo y 10% cacao o vainilla, que sirve para disfrazar el sabor a sangre.

Sus características nutrimentales:

Cada 100 gramos de galletas tiene 20 miligramos de hierro, cuando en la misma cantidad de lentejas hay 7 miligramos y en la carne de res 3 miligramos. También tienen un 12% de proteínas, lo mismo que en 100 gramos de huevos y muy por encima de la leche (3%).

Tales características hacen que estas galletas eleven los niveles de hemoglobina hasta los valores mínimos aceptables (12 gramos por decilitro de sangre) o incluso por encima; para lograrlo basta con consumir un paquete de cuatro galletas al día, tan solo durante un mes; aunque, para que el tratamiento sea totalmente efectivo, se debe prolongar por lo menos seis meses.

Datos de anemia en México

  • 2 millones de niños en edad preescolar padecen anemia.
  • 6 millones de niños en edad escolar tienen anemia.
  • Las causas de la deficiencia de hierro: baja ingesta de alimentos que facilitan la absorción de hierro, como frutas y vegetales con vitaminas A y C; un alto consumo de alimentos vegetales fuentes de hierro no biodisponible (frijoles y otra leguminosas) que solo se absorben combinándolos con otros alimentos; y un alto consumo de alimentos que interfieren con la absorbión del hierro, como el maíz y el café.
  • Fuente: Instituto Nacional de Salud Pública.