Categorías
Especiales

Beneficios de la magia para tu hijo

Para su creatividad, afectividad, psicomotricidad… además de ser divertida, la magia tiene muchos beneficios para el desarrollo de tu hijo. ¡Conócelos!

A todos los niños les da mucha curiosidad la magia: ya sea un truco tan sencillo como sacar a un conejo de un sombrero o un increíble acto de desaparición, la magia es una forma de estimular habilidades psicomotrices de los pequeños. Aquí te presentamos unas cuantas:

Beneficios de la magia

Imaginación: a pesar de que se trate de magia (es decir, algo inexplicable), los niños se harán preguntas, tratando de resolver cómo el mago ha logrado realizar un truco sorprendente. Si en realidad les ha gustado mucho la magia, tratarán de realizar los mismos trucos o hacer los propios, desarrollando así su ingenio.

Habilidad para resolver problemas: los niños que practican trucos de magia tienen mayor capacidad para descifrar acertijos, resolver crucigramas y problemas matemáticos, entre otras habilidades.

Mejoran su memoria: cada truco tiene un paso y es importantísimo ejecutar cada uno a la perfección para que el truco salga bien, por lo que es importante memorizar no sólo los pasos, sino las fórmulas mágicas necesarias para ejecutar la magia.

Óptima coordinación: un mago debe ser hábil y muy rápido para sorprender a su público. En cada ensayo de sus trucos, los niños se vuelve más ágiles física y mentalmente.

Capacidad de improvisación: ¿el truco ha fallado? Todo buen mago debe saber cómo recuperar el paso, es decir, «tener un as bajo la manga».

Seguridad: Para un mago no hay un público intimidatorio, así que para ejecutar sus trucos debe sentirse seguro de que todo va a salir bien. Además, les ayuda a ser más sociables e independientes.

Diversión: esos pequeños trucos entretienen no sólo al mago, sino a su público. La magia puede convertirse en una divertida actividad para toda la familia.

Así que si a tu peque le gusta jugar a ser ?el mago?, no lo pienses más y conviértete en su mayor admiradora. Motívalo para que él mismo construya sus instrumentos de mago, como su varita mágica, su capa y su sombrero. ¡Se divertirán en grande!

Por Berenice Villatoro

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer acerca de esta otra actividad llena de diversión: 

5 razones para llevar a tu hijo al parque

 

Categorías
Ser Bebé

10 cuidados básicos del bebé en verano

10 cuidados básicos del bebé en verano

Te decimos los cuidados del bebé debes tomar en cuenta para disfrutar al máximo del verano.


10 cuidados básicos del bebé en verano

Protégelo del sol
Siempre procura tapar su cabecita con una gorra o sombrero de algodón.Manténlo fresco
Trata de que tu bebé siempre esté fresco, ponle sólo ropa de algodón, déjalo sin calcetines o en puro pañalero.Ponle protector solar
Procura ponerle en todo su cuerpo protector solar aunque el día esté nublado, ponle detrás de las orejas, en manos y pies, su piel es muy delicada, evita quemadura por el sol.

Mira cómo proteger a tu piel del sol y evitar el envejecimiento

8 hábitos que hacen un cambio radical en tu cutis

A la alberca
Con todas las precauciones mete a tu bebé a la alberca, con gorro, protector solar y en ningún momento lo sueltes. Báñalo después de haber tenido contacto con agua de mar y para retirarle el cloro de la alberca. Ponle pañales especiales para la alberca y mar para prevenir accidentes.Si tiene piel atópica
Consulta con tu pediatra los mejores cuidados para tu hijo en particular, quizá te recomiende no exponerse al sol, por lo que siempre tendrás que buscar los lugares con sombra y también te indicará algún producto para aliviar la comezón de su piel.Abundantes líquidos
Dale agua a libre demanda, procura que sea agua simple, ya que las aguas azucaradas no le quitarán la sed. Dale también durante el día traguitos de suero especial para el calor, para ayudarle a recuperar los electrolitos y minerales perdidos.

Esteriliza todo el tiempo
En lugares en donde la humedad y el calor son altos, es más probable la proliferación de bacterias, busca esterilizadores de viaje, hay unos muy prácticos para el microondas, ya sea que la habitación donde te hospedes e tus vacaciones cuente con ese servicio o pidas ayuda en el hotel.

Respeta sus horarios
A pesar de las actividades de las vacaciones, trata en la manera de lo posible seguir con su rutina de tomas de leche, de baño, de siesta y de sueño para que no esté irritable y todos disfruten el viaje.

Uso de aire acondicionado
A pesar de que haga mucho calor en el cuarto, evita el uso del aire acondicionado o ponlo en lo más bajito para evitar que tu hijo se enferme por el cambio de temperatura, prefiere el uso de ventiladores y no expongas a tu bebé a que le dé el aire directo.

Aplica todas sus vacunas
Antes de irte de vacaciones, procura tener en regla todas las vacunas de tu bebé, ya que en los lugares calurosos siempre es mayor la exposición a bacterias y virus, no querrás que tu bebé se enferme en las vacaciones.

Alimentos frescos
Dale abundantes frutas y verduras a tu hijo, lo más frescas posibles, trata de darle también alimentos cocidos, nada crudo y si no les has dado ciertos alimentos, ten en mente que las vacaciones  no son el mejor momento para experimentar, evita que se enferme o tenga alguna alergia.

Disfruta al máximo de tus vacaciones de verano en familia.

¿Irás a la playa con tu bebé?

Foto: Getty Images

Mira cómo cuidar la delicada piel de tu bebé

Cómo cuidar la piel de tu bebé

Categorías
Ser Bebé

¿Cómo saber si tu bebé tiene calor o frío?

Entre las lluvias, los días calurosos, o bochornosos, te decimos cómo puedes saber si tu bebé tiene frío o calor de manera práctica y segura.

Una de las preguntas más frecuentes que escuchamos por parte de los papás, sobre todo cuando son primerizos, es cómo saber si su bebé tiene calor o frío. Quizá el sentidos común nos haga pensar que si nosotros tenemos frío, ellos también; lo mismo para el calor. Sin embargo, debemos comprender que no es la manera correcta.

La temperatura de los bebés no es la misma que la nuestra, en gran medida porque aún no pueden regularla y porque su circulación sanguínea apenas se va desarrollando. Por ello, no es bueno que hagas la comparación. Para determinar la temperatura de tu bebé, más allá de usar un termómetro para saber si tiene frío o calor, lo normal es hacerlo a través del tacto.

La mejor manera de averiguar si necesita más abrigo es tocándole las piernas, los brazos o el cuello. La pérdida de color en las mejillas también puede indicar que el bebé está pasando frío. Aún así, debes tener en cuenta que, debido a su circulación, prácticamente todos los bebés tienen fríos los pies y manos.

Para saber si tu bebé tiene más calor de lo habitual, puedes sentir su pancita y frente, además de que posiblemente sude un poco de su cabeza y esté de mal humor. De se así, lo recomendable es llevarlo a una habitación fresca, quitarle la ropa, darle aire con un abanico y hacerle tomar mucho líquido. Si su temperatura no cambia, usa el termómetro y, de ser necesario, acude con su médico.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer: 

¿Cómo prevenir que tu hijo padezca alergia al sol?

Categorías
Salud

¿Cómo prevenir que tu hijo padezca alergia al sol?

Se produce cuando la piel expuesta al sol reacciona anormalmente. La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica define la alergia solar como una reacción inmunológica, causada por la sensibilidad a la luz solar, fenómeno conocido como fotosensibilidad. ¿Qué puedes hacer para prevenir que tu hijo desarrolle alergia al sol? 

La mayoría de las veces esta respuesta del sistema inmunológico no está producida directamente por el sol, sino que el sol sería el detonante. Es decir, se requiere que la persona alérgica tenga una predisposición de base, que puede ser una enfermedad o estar bajo tratamiento con algún fármaco o crema que reaccione al ser expuesta a una fuente de luz.

Por tanto, si tu hijo tiene esta predisposición, es más probable que padezca de alergia al sol. Por eso es importante prevenir y que procures protegerlo de la luz solar.

Síntomas de la alergia al sol

Las reacciones de la alergia al sol son muy variadas; pueden presentarse erupciones similares a la urticaria hasta la aparición de eritemas parecidos a las quemaduras. Se producen especialmente en las zonas de la piel más expuestas al sol, y generalmente ceden al retirarse de la luz durante varios minutos.

Si la alergia al sol no es muy grave, puede mejorar si expones a tu bebé a pequeñas dosis de luz solar, siempre evitando las horas de más calor y empleando protección como sombrillas, gorros y bloqueador solar. Si las reacciones son más graves hay que evitar los lugares con mayor exposición solar como la playa.

¿Cómo prevenir la alergia al sol?

  • Evita exponer a tu hijo al sol entre las 10 a.m. y las 4 p.m.
  • Evita la exposición repentina a mucha luz solar, sobre todo en primavera o el verano, que la luz del sol es más brillante e intensa.
  • Asegúrate de proteger a tu hijo con una gorra o sombrero de ala ancha.
  • Evítale las telas delgadas o de tejido suelto; los rayos UV puedan pasar a través de ellas.
  • Usa un protector solar.
  • Si identificas que una determinada sustancia provoca la reacción de su piel, como un medicamento o crema, evítala de inmediato.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Razones por las que familia debe usar protector solar todos los días

Categorías
Nutrición

Prepara sabrosas paletas de hielo frutales

Prepara sabrosas paletas de hielo frutales, ¡que le encantarán a tu hijo!

Los niños adoran las paletas de hielo, mira estas fáciles recetas para hacerlas con fruta natural.

Te interesa: Paletas heladas de yogur y cereal

Prepara sabrosas paletas de hielo frutales

Paleta de naranja y mango

Ingredientes:

  • 2 tazas de pulpa de mango
  • 3 tazas de jugo de naranja
  • Moldes para paletas

Cómo se prepara:

1. Licúa la pulpa de mango y el jugo de naranja.

2. Vierte en moldes para paleta y congela.

3. Para desmoldar fácilmente, retira del congelador 10 minutos antes de comerlas.

Paletas de sandía

Ingredientes

  • 1 sandía mediana
  • 250 g de azúcar
  • 1 l de agua

Cómo se prepara:

  1. Licúa todos los ingredientes.
  2. Vierte la mezcla en moldes para paleta.

Paletas de frambuesa

Ingredientes:

  • 1 taza de frambuesas
  • 2 tazas de yogur natural
  • 1 taza de granola

Cómo se prepara

  1. Licúa las frambuesas con 1 taza de yogur natural.
  2. En moldes para paletas vierte la granola, la otra taza de yogur y la mezcla de frambuesas licuadas con el yogurt. Congela.

Mango con chile

Ingredientes:

  • 4 mangos
  • 1 taza de agua
  • 1/2 taza de azúcar
  • Chamoy líquido

Cómo se prepara

  1. Vierte un poco de chamoy en moldes para paletas y congela.
  2. Licúa todos los ingredientes (menos el chamoy), y vierte sobre el chamoy congelado y vuelve a congelar.

Paletas de menta

Ingredientes

  • 5 gotas de esencia de menta
  • 3 gotas de colorante verde
  • 3 tazas de yogur natural

Cómo se prepara

  1. Licúa todos los ingredientes.
  2. Vierte en moldes para paletas y congela.

Fresa con yogur

Ingredientes:

  • 250 g de fresas
  • 2 tazas de agua
  • 100 g de azúcar
  • 1 taza de yogur de coco

Cómo se prepara

  1. Licúa todos los ingredientes, pero reserva algunas fresas picadas.
  2. Vierte en los moldes para paleta y congela por tres horas. Saca, agrega yogur de coco y congela por otras tres horas. Saca y pon más fresas naturales, vuelve a congelar.

Paletas de naranja

Ingredientes:

  • 4 tazas de jugo de naranja
  • 300 ml de agua
  • 2 cucharadas de menta picada
  • Chamoy líquido
  • Endulzante al gusto

Cómo se prepara

  1. Mezcla el jugo de naranja con la menta y el agua y añade algún endulzante al gusto.
  2. Vierte en moldes de paleta y congela.
  3. Sirve con un poco de chamoy.

Las paletas de hielo frutales son un postre rico, fresco y nutritivo.

¿Cuál es la fruta favorita de tu hijo?

Mira cómo lograr que tu hijo coma frutas y verduras

 

Categorías
Ser Mamá

¿Cuándo comenzar a hacer yoga con tu bebé?

Quieres hacer yoga con tu bebé porque además de ayudarte a guardar la línea después del parto, sabes que te ayudará a mejorar tu desempeño como mamá; pero, ¿cuándo comenzar a ponerse en movimiento?

Para Nicole Bishop, practicante de Hatha Yoga (un tipo de yoga) desde hace más de 10 años: «Practicar esta actividad con el bebé hace a las mamás más intuitivas y serenas a la hora de atenderlo, y al pequeño lo ayuda a conectarse mejor con su nuevo medio, de una manera más sana, amable y natura». Por ello, pon en marcha estos consejos; te ayudarán a iniciar del mejor modo para ti y tu bebé.

¿Cuándo empezar?

Como al principio lo más importante no es el ejercicio físico sino la vinculación con el niño, no necesitas estar completamente recuperada del parto para empezar a realizar posturas yóguicas, siempre y cuando la fuerza de éstas no recaiga sobre el abdomen.

El peque, por su parte, también puede beneficiarse con esta disciplina desde los primeros días de su nacimiento.

Puedes comenzar, por ejemplo, recostándote junto con el pequeño y colocando una de tus manos sobre su ombliguito, mientras colocas la otra sobre tu abdomen, cierras tus ojos y te concentras en el ritmo de la respiración de ambos. Es una forma completamente inofensiva (y muy yóguica) de hacer conciencia sobre la llegada de ese pequeño ser a tu vida.

Desde luego, los ejercicios cuya fuerza recaen directa o indirectamente sobre los  músculos del abdomen, debes dejarlos para después; a partir del mes y medio tras el nacimiento del nene, si el parto fue vaginal, y para después del segundo mes posparto, en el caso de que haya nacido por cesárea.

De hecho, practicar yoga con el nene debe ser una actividad relajada, tranquila; si al principio él se rehusara a cooperar, no te preocupes, pospón la sesión y, en tanto, disfruta dándole tu atención, percibiendo su ritmo cardiaco, mirándolo…

Por Felipe Salinas

Categorías
Embarazo

Dile adiós a la celulitis ¡y hola a tu biquini!

La celulitis es un problema típico del embarazo, debido a los cambios físicos y hormonales que las futuras mamás viven. Checa estas soluciones que te ayudarán a aminorarla.

La celulitis es una deformación estética, una inflamación del tejido adiposo de la dermis (la capa que se encuentra debajo de la piel o epidermis), la cual funge como soporte de la piel. Aunque 95% de las mujeres somos propensas a tener celulitis, también surge en pieles que se rompen con facilidad, pues tienen un tejido de sostén débil.

Cómo se forma

Las mujeres tenemos tejido adiposo, que se agrupa en racimos, en las capas profundas de la piel. Cuando se multiplican, invaden una capa superior en la que no deberían estar, la hipodermis (debajo de la dermis). Si la dermis tiene un tejido de sostén débil, suben hasta ella, se estancan, liberan y retienen agua provocando el aspecto de “piel de naranja”.

Dónde aparece

La grasa de la celulitis, que es ondulada, se concentra en la parte interna y externa de las piernas, en glúteos, en la parte baja de la espalda, atrás de los brazos y atrás de las rodillas. No hay edad para que aparezca, por lo general sucede en la adolescencia por toda la descarga hormonal. Por el mismo motivo, puede acentuarse durante el embarazo.

Mitos comunes

  1. Aparece con el sobrepeso: falso. Aunque sí afecta la alimentación, una persona delgada también puede tenerla, pues es un problema exclusivo de las mujeres, sin importar su talla.
  2. Desaparece con ejercicio: falso. La grasa de la celulitis no es la misma que la grasa normal. Cuando haces ejercicio o dieta quemas la grasa normal, que está en la hipodermis, la celulítica se aloja en la dermis por lo que se queda atrapada dentro de la piel y no responde ni a la dieta ni al ejercicio.

Cómo combatirla

No se puede eliminar, pero sí combatir con un tratamiento integral que incluye:

  1. Tomar suplementos (lecitina y glucosamina), porque revitalizan el tejido de sostén de la piel.
  2. Cuidar la alimentación, incluir frutas, verduras, Omega 3, eliminar de la dieta la cafeína y el alcohol.
  3. Aplicar productos específicos (anticelulíticos) en las zonas dañadas.
  4. Recurrir al drenaje linfático, masajes manuales o con aparatos especiales.
Categorías
Padres e Hijos Ser Familia

Huerting, conoce los 6 beneficios de esta actividad para las vacaciones de los niños

Enséñalos, literalmente, a cosechar lo que siembran. Aprovecha las vacaciones de los niños para hacer un huerto y acercarlos a la naturaleza. Los niños pueden colaborar en pequeñas tareas de mantenimiento, por ejemplo, regar o recoger las hojas secas del jardín, pero es más divertido si en medio de unos arbustos colocas un tomate o un laurel que ellos vean crecer. Hacer un huerto les trae muchos beneficios; ponla como una actividad para la vacación.

Puedes utilizar macetas, maceteros, jardineras o adquirir una mesa de cultivo. No es buena idea plantar en varias alturas porque las de la parte de abajo se quedarán sin sol. Para que en tu huerto esté creciendo algo durante todo el año, es conveniente combinar cultivos de ciclo corto (pasa muy poco tiempo entre lo que siembren y que recojan la cosecha), como las lechugas, y otras de ciclo más largos, por ejemplo, las zanahorias. Las plantas aromáticas dan unas flores muy bonitas. La idea es combinar el aspecto ornamental de las plantas con otras utilidades como aprender, disfrutar comer y cosechar.

¿Por qué tener un huerto?

  • Aprenden sobre la naturaleza: Josep Mª Vallés, autor de Mi primera guía sobre el huerto urbano (ed. La Galera), lo explica: “Es mejor que una clase de ciencias porque no es algo teórico, sino que se aprende en contacto con la realidad, tocando la tierra con las manos, oliendo, observando… algo que es fundamental para los niños. Se despierta la imaginación porque es un proceso muy dinámico. Cada cosa que pasa da lugar a una pregunta, a una nueva experiencia. Una de las cosas que aprenden es que todos los seres vivos tienen un papel. Por ejemplo, si a la planta que tenemos en el balcón le sale una manchita hay una catarina que se alimenta de ella y los dos tienen derecho a vivir”.
  • Asumen responsabilidades: A esta edad ya puedes encomendarles tareas fáciles como regar las plantas (si tienen una regadera de su tamaño, mucho mejor). Ver cómo crecen las plantas que ellos mismos han cultivado les hará sentirse orgullosos de sí mismos, les enseñará que, con paciencia y dedicación, se obtienen muy buenos resultados, y también que algunas veces las cosas no salen como planeamos.
  • Menos tiempo de tele: Trabajar con plantas es relajante y produce bienestar. Disfrutar de un tiempo de huerting con los niños no sólo sirve para comunicarnos y estrechar lazos; también nos quita un rato de “peligros caseros” como demasiada TV o videojuegos.
  • Comen mejor: Las frutas y las verduras son de los alimentos más rechazados por los niños, pero, ¿quién se resiste a comerse una ensalada con una lechuga plantada por ellos mismos?