Categorías
Embarazo

¿Importa el tamaño de la panza en el embarazo?

¿Importa el tamaño de la panza en el embarazo?

Por Miguel Soria y Mayra Martínez

El saber si importa o no el tamaño de la pancita es algo que muchas mamás se preguntan, sigue leyendo…

¿Importa el tamaño de la panza en el embarazo?

Al estar embarazada, el tamaño de la pancita es uno de los temas que preocupa… ¿Será muy grande? ¿Muy pequeña? ¿Será normal que la tenga grande (o pequeña) con el número de semanas que tengo de embarazo?

Las creencias populares dicen que si tu vientre es en un punta tendrás un niño, pero si es redonda será una niña. Estas son solo unas curiosas ideas sobre el sexo de tu bebé, pero en nada se relacionan con la barriga mostrada durante el embarazo.

No pierdas la conexión con tu pareja…

Sexo en el embarazo por qué es importante

Razones por las que se debe medir la barriga de la embarazada

Estas las razones por las que se debe medir la barriga en el embarazo:

  • La pancita es más ancha si el bebé se sitúa en la parte posterior del útero. 
  • El vientre es más pronunciado en el segundo embarazo y más bajo si es el tercero debido a la falta de tonicidad en la barriga después de cada parto. 
  • La menor o mayor cantidad de líquido amniótico también determinan su tamaño. 
  • Según tu peso y estatura tu pancita debe ir creciendo y se debe monitorear para revisar si tu bebé tiene un buen desarrollo.
  • Finalmente, si eres primeriza, el útero aún no se ha distendido, así que la panza tardará más en notarse.

El tamaño de tu pancita depende también del peso de tu bebé.

¿Ha crecido mucho tu pancita?

Foto: Getty Images

Con estos consejos, vive un embarazo feliz…

17 consejos para un parto feliz

 

Categorías
Ser Mamá

Mujer embarazada vuelve a embarazarse… ¡y de diferente padre!

Jessica Allen jamás pensó que le sucedería el increíble caso de estar esperando dos bebés al mismo tiempo y de dos diferentes padres.

La mujer de 31 años alquiló su vientre para una pareja y fue sometida a fertilización in vitro en California, Estados Unidos. Todo marchaba correctamente, quedó embarazada y a las seis semanas fue notificada que esperaba gemelos.

Allen supuso que el embrión de la pareja se había dividido en dos y que por eso podría darles gemelos idénticos, explicó la mujer a la cadena estadounidense ABC.

Foto: Especial

Cuando nacieron los bebés se descubrió que no eran idénticos. Se les realizaron pruebas de ADN obligatorias por la situación del alquiler de vientre y arrojaron que uno de ellos era hijo biológico de Jessica, mientras que el otro era producto de la fecundación in vitro.

A este peculiar embrollo se le conoce como superfetación y hasta el momento menos de 12 casos han sido documentados.

«Alquilé mi útero, y casi se llevaron a mi propio hijo» , señaló Allen al New York Post y agregó que tuvo que pasar por un proceso legal para recuperar a su bebé y poder criarlo junto a su pareja.