Categorías
Embarazo

Conoce la herida emocional que puede dejarte una cesárea

Este procedimiento quirúrgico, como cualquier otro, conlleva riesgos tanto para el recién nacido como para la mamá, que pueden crear un ambiente emocional negativo en la mamá. Mira a qué nos referimos con esta herida emocional que puede dejarte la cesárea.

Aunque muchas veces hemos dicho que la llegada de un bebé para muchas mujeres es sinónimo de felicidad, la forma en la que viene al mundo también puede significar mucho para las mujeres, pues no es lo mismo que su bebé nazca por parto natural que por cesárea.

De acuerdo con Patricia Roncallo, psicóloga especializada en maternidad, las reacciones emocionales son muy amplias.

“Mientras algunas mujeres pueden expresar tranquilidad o agradecimiento, para otras puede ser una experiencia enormemente abrumadora y sentir una gran tristeza o incluso presentar síntomas de trastorno de estrés postraumático. Algunas madres pueden sentir desconocimiento hacia el bebé y otras no percibir la intervención como algo significativo, hasta que no se encuentran de nuevo embarazadas o les falta poco para parir”, señala.

Una constante entre las mujeres que fueron sometidas a esta cirugía está la separación que sufrieron de sus pequeños al nacer, lo que a muchas les resultó traumático.

Es a raíz de de esta situación que nació el concepto de cesárea respetada, mediante la cual, mamás, médicos, doulas… proponen que la cesárea debe estar justificada por motivos médicos, se deben compartir las alternativas si es que las hay y entonces las mamás dar su consentimiento para realizarla, y no hacerla por mero procedimiento médico.

“Salvo causa de fuerza mayor, la mujer debe estar consciente, acompañada de la persona que elija, y no se le debe separar de su bebé en ningún momento. Se debe facilitar el comienzo de la lactancia de forma inmediata. Estas premisas hacen que la mujer viva la intervención de una forma menos traumática, favorecen el establecimiento del vínculo con su bebé y hacen que sea mucho más probable el establecimiento de una lactancia exitosa”, comentó la especialista.

Al respecto, Roncallo explica que este procedimiento no sólo implica la pérdida del parto fisiológico, sino que también añade “la vulnerabilidad en que la sumerge el alejamiento de su pareja, la separación temprana de su bebé, no iniciar la lactancia espontáneamente y una recuperación lenta y dolorosa que puede dificultar el cuidado del bebé”.

¿Tu estás a favor o en contra de la cesárea, mamá? ¡Comenta en nuestras redes sociales!

Por Ericka Reyes

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos también a leer esta nota:

Conoce cómo es un parto humanizado

 

 

Categorías
Padres e Hijos

5 emociones que papá tiene después del nacimiento de su bebé

Papá también está pasando por un cambio en su vida personal que lo lleva a vivir emociones profundas; tener un hijo es toda una experiencia de vida, por esto, suele experimentar muchas emociones, bonitas y encontradas, tras el nacimiento de su bebé.

Ahora, papá no solo se sabe responsable de un ser pequeño y vulnerable, también, el amor que le tiene a su pareja le hace sentir preocupación por el bienestar de ella y la necesidad de proteger a su familia y descendencia. Por esto…

Tras el nacimiento de su bebé, suele sentirse…

Paternal

Quizá ahora solo quiera quedarse con su familia, es normal. Los hombres disminuyen sus niveles de testosterona en esta etapa, por lo que son menos agresivos y más sensibles. Quieres estar seguro de que ellos están bien y quieres protegerlos. Sí, tienes mucho trabajo, pero sin duda tu cabeza puede estar sólo en que tu bebé esté sano y bien. Si te es posible, no dudes en pedir la licencia paternal en tu trabajo.

Admiración

No deja de sorprenderte lo que el cuerpo femenino es capaz de hacer. Si presenciaste el parto de tu bebé, con mayor razón sentirás una gran admiración hacia tu pareja, lo cual es maravilloso porque eso profundiza su vínculo emocional y los fortalece como pareja frente a su nuevo papel como papás.

Celos

Llegará un momento es que extrañes a tu  pareja y ella sienta que en este momento sólo tiene tiempo para atender al bebé; o puede ser incluso que sientas celos de la cercanía emocional que ella tiene con su bebé. Como sea, debes comprenderte y ser paciente contigo mismo; no eres malo por ello.

Sin embargo, es necesario que te acerques a tu pareja y le cuentes tu sentir, que no lo guardes porque se podría convertir en resentimiento. Si en este momento no quieres molestar a tu pareja,  hazlo con algún amigo que haya pasado ya por el nacimiento de su bebé.

Excluido

La mayoría de los padres se sienten fuera del vínculo mamá-hijo; esta relación es muy natural, recuerda que ella lo llevó dentro de su pancita nueve meses y el bebé prácticamente ya la conoce. Además, para el bebé ella es su mayor fuente de sobrevivencia pues ella es quien lo alimenta.

A ti te está reconociendo. Y justo por esto ahora más que siempre necesitas vincularte con tu bebé y lejos de tomar una actitud indiferente a causa de este sentimiento de exclusión, acércate  tanto a tu pareja como a tu bebé. Involúcrate. Si tu pareja no te involucra, pídeselo. Explícale tus razones y lo importante que es para el bebé que los tenga a ambos.

Azoro

Muchos aspectos cambian en tu vida al convertirte en papá. Empezando porque desde ahora serás responsable del bienestar de una personita completamente desvalida; tendrás noches de desvelo y tu dinero ya no será solo para tus gustos. Pero será en los pequeños y asombroso detalles de la vida cotidiana los que te dejarán con el ojo cuadrado frente a tu paternidad: como cuando tu bebé salpique pipí en tu playera, o vomite sobre tu hombro o te ofrezca el bocado de comida que no le gustó y sacó directo de su boca. Sin duda tu vida de ahora en adelante estará llena de sorpresa. ¡Y maravillosas¡

Fuente: Voy a ser papá. Armin A. Brott

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Por qué todo niño necesita pasar tiempo a solas con papá «sin mamá»?

Categorías
Ser Pareja

9 cosas que tocan hacer a papá si presencia el parto

La realidad es que eres indispensable durante el nacimiento de tu bebé; en el parto serás esencial para tu pareja. Al estar ahí y participar creativamente harás la gran diferencia.

De hecho, la mujeres cuyas parejas las apoyan en el parto, los tienen más cortos y experimentan menos dolor; también tienen una actitud más positiva frente a la maternidad.

Cosas que tocan hacer a papá durante el parto

  1. Recuérdale que desacelere su respiración, inhalar lenta y largamente por cinco segundos pata luego exhalar durante otros cinco; puede calmarla.
  2. Procura que gima durante las contracciones y descanse entre ellas; gritar no es efectivo para enfrentar el dolor .
  3. Ayúdala a relajarse; obsérvala: cuando sienta mucho dolor apretará la mandíbula y los puños, tensará los hombros y contendrá el aliento; eso no ayuda. Mírala a los ojos y sé directo, esto puede parecer agresivo pero funciona. Dile qué hacer: relaja la mandíbula, abre los puños, relaja los hombros, respira.
  4. Muéstrale tú mismo lo que debe hacer mientras avanza el parto; hazlo tú. Afloja tu cuerpo, gime , respira, relaja los puños…
  5. Ofrécele tragos de agua, pedazos de hielos o compresas frías.
  6. Ofrécele un masaje de espalda, manos, pies o lo que quiera. Pregúntale qué le ayuda más…
  7. Dile que está haciendo un buen trabajo: ¡buen trabajo amor, sí podemos, amor! Estas palabras viniendo de ti la ayudarán mucho más de lo que piensas.
  8. Asegúrate de que vaya al baño una vez cada hora. Si no lo hace con esta frecuencia le hace falta hidratarse.
  9. Procura que se levante y se mueva; al estar de pie la gravedad ayudará a que el niño descienda. Esto debe hacerlo durante las primeras contracciones, y en las avanzadas, entre una y otra.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Papá, ¿sientes miedo al parto?

Categorías
Ser Bebé

Decirle No a llevarlo en brazos también le da una importante lección

Aunque llevarlo en brazos genera un vínculo especial entre los padres y su hijo, la cuestión es ceder justo lo necesario: saber si tu hijo requiere brazos demasiado a menudo y si es capaz de soportar un no por respuesta.

Es muy cierto que a veces no exigen brazos por necesidad, siempre que los piden los desean, ¿y quién puede decir que la necesidad es un argumento de más peso que el deseo?

Pero, aunque es importante abrazarlo para vincularlo mejor a mamá o a papá, darle seguridad emocional, también lo es permitirle experimentar el malestar para que aprenda a tolerarlo.

Él necesita que lo ayudes a que soporte las esperas y el cumplimiento de sus deseos; a tolerar la frustración. 

A los dos años, su nivel de comprensión del lenguaje es avanzado, y ya puede entender que tú también estás cansada. Pero que lo entienda no es razón suficiente para que deje de pedirte que lo cargues. Su autocontrol es escaso y no puede soportar su malestar, a pesar del tuyo.

En cualquier caso, explícaselo, porque algunas veces resulta que… ¡funciona!