Categorías
Padres e Hijos

Cómo preparar a tu hijo para un examen

¿A tu hijo le cuestan trabajo los exámenes? Se pone nervioso, se le complica memorizar las lecciones, se distrae fácilmente al estudiar… Te decimos cómo preparar a tu hijo para un examen, pues tal vez a ti ya te suene muy lejano todo aquello de las pruebas, tareas y trabajos finales, pero para tu hijo es un constante reto.

Apóyalo no sólo para que salga con buenas notas, sino para que disfrute al máximo su etapa escolar.

Aquí te dejamos unos consejos para que apoyes a tus pequeños en temporadas de exámenes:

1. Alimentación: es fundamental para que tu pequeño mejore su concentración y memoria. Te recomendamos que en temporada de exámenes lo alimentes con frutas secas, como nueces, almendras y arándanos. Y ojo con las frituras y otras golosinas: éstas le roban hierro, por lo que es factible que no las consuma demasiado. Pero tampoco se las quites porque lo sentirá como un castigo.

2. Horarios de estudio: son muy importantes definirlos y lo recomendable es que sean de 1 a 2 horas por día, semanas antes de su examen. Es recomendable planificarlo, ya que le servirá de poco estudiar días antes del examen todo el día, pues es más difícil que su cerebro retenga información, además de que tu pequeño se sentirá muy presionado.

3. No todo son libros: puedes elaborar junto con él un memorama de los temas que va a ver en los exámenes. Es una forma divertida y didáctica de aprender.

4. Ambiente para estudiar: a la hora de repasar, evita que haya sonidos fuertes y distractores, como el de la licuadora o la televisión. También evitar otro tipo de distractores como el celular o la computadora. Además, si vas a estudiar con él, procura hacerlo a su lado, no de frente ni de espaldas a él, y yendo a su ritmo. No lo presiones tratando de que aprenda algo a la primera. Necesitarás armarte de paciencia.

5. Un poco de ejercicio: después de estudiar, salgan a caminar o a jugar a un parque. Su mente descansará y procesará mejor la información. Además, se relajará y no verá el estudio como un castigo.

6. No todo en la vida es un 10: Los niños en ocasiones se presionan pensando que han fallado si no sacan un 10 redondo en sus materias. Si ha salido bien en sus notas, felicítalo; si no ha salido tan bien, pregúntale con confianza y afecto qué es lo que le cuesta aprender.

Como mamá o papá, puedes hacer que la etapa escolar de tu hijo sea fructífera, divertida, productiva y muy agradable.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Factores que afectan el rendimiento escolar de tu hijo

Categorías
Salud

Tips para cuidar la alimentación de tu hijo en este regreso a clases

Volvemos a la rutina y es un muy buen momento para comenzar nuevos hábitos con opciones saludables; te damos estos tips para cuidar la alimentación de tu hijo en este regreso a clases. 

Como papás, una de nuestras prioridades es cuidar la nutrición del niño desde la primera infancia, pues esto juega un papel fundamental en su predisposición a desarrollar enfermedades cuando crezcan. Vigilar su alimentación mientras están en casa puede resultar sencillo, pero cuando es época de volver a la escuela la situación se complica un poco.

Si este tema del lunch te preocupa… ¡relax!; aprender cómo brindar a tu hijo la mejor alimentación es más fácil de lo que crees. La Dra. Maya Adams, profesora de Stanford, desarrolló un curso ideal para este tipo de casos llamado «Cocina y Nutrición para los más chicos»en Coursera,  donde aprenderemos cuál es la dieta ideal para los niños y cómo preparar platillos sencillos y deliciosos.

A continuación, te compartimos algunos de sus tips para que logremos que el lunch sea su momento preferido del día:

El secreto está en cuidar las porciones.

No tienes que negarle a tu hijo un dulce o botana, como Maya Adams dice: «si practicas la moderación ningún alimento está prohibido, solamente necesitas crear un buen equilibrio entre carbohidratos, proteínas y grasas.

Aprende a elegir los mejores productos.

Lo mejor es que aprendas a leer las etiquetas, ya que esto te ayudará a identificar más rápido los productos saludables. Además, recuerda que entre menos alimentos con etiquetas consumas es mejor, porque esto significa que estás dando a tu familia productos frescos.

Recuerda que la familia es un equipo.

Ellos son tus mejores aliados para preparar un lunch rápido y saludable, para lograrlo incluye a tu pequeño en la preparación de sus comidas con cosas sencillas como armar un sándwich o lavar la fruta. Lo más importante es que siempre promuevas un espacio divertido y relajado alrededor de los alimentos, por lo que, aunque estés contra el tiempo, permítete disfrutar del momento en un ambiente entretenido y de unión.

La clave está en la planeación.

A veces puede resultar complicado porque con los niños lo que hoy les gustaba mañana ya no, y viceversa, pero un poco de organización nunca viene mal. Trata de enseñarle a tus hijos que hay un orden para la semana, dándoles siempre un espacio para disfrutar de algún antojo durante el día o el fin de semana.

La comida es más que sólo comida.

No es secreto que en ocasiones ellos solamente quieren comer rápido para ir a jugar, por lo que debes esforzate en inculcar a tu hijo que comer es un momento para cuidar de su cuerpo, ayudarlo a crecer y adquirir la energía que necesita para continuar con sus momentos favoritos del día.

Por Berenice Villatoro