Categorías
Así Crece

Batman le ayudará a tu hijo a perder el miedo a la oscuridad

¿Tu hijo es fan de Batman? ¡Buenas noticias! Batman le ayudará a tu hijo a perder el miedo a la oscuridad.

Batman es uno de los superhéroes más grandes del mundo, ¿lo mejor de él? Que no posee superpoderes, sino que con su astucia y habilidades siempre logra derrotar a los villanos y uno de sus primeros retos a vencer desde niño, fue perder el miedo a la oscuridad.

Antes de convertirse en el Caballero de la Noche, Batman también fue niño, además, un niño asustado y temeroso por la muerte de sus padres, la situación más dolorosa a la que tuvo que sobreponerse.

¿Tu hijo le tiene miedo a la oscuridad?

Puedes usar la historia y ejemplo de Batman para enseñarle a tu hijo cómo ser valiente. Batman ha trabajado mucho para conquistar sus miedos.

Quizá puedas decirle a tu hijo: “yo pienso que Batman cree que la oscuridad puede dar mucho miedo, pero por eso, la hace su aliada y así vence a los villanos, recuerda que lo llaman el Caballero de la Noche”.  

Pijama de Batman, ¡al rescate!

Otra gran opción para empoderar a tu hijo: ¡una pijama de Batman! Ponerse un atuendo que sea referente a su superhéroe favorito puede ayudar a tu hijo a sentirse poderoso y valiente, ¡como Batman! Cada noche puedes crear una rutina en donde después del cuento nocturno y el beso de las buenas noches, le recuerdes que no hay por qué temerle a la oscuridad y que él es tan valiente como Batman.

¿Por qué los niños le temen a la oscuridad?

  1. El miedo a la oscuridad es uno de los más recurrentes entre niños de 3 a 6 años.

  2. La mayoría de los niños asocia a la oscuridad con pesadillas, monstruos y a que mamá y papá no están.
  3. Si tiene un hermano, amigo o primo o ve alguna serie de televisión o película en donde alguien le tema a la oscuridad, puede adoptar la actividad por imitación.

Estos tips ayudarán a que tu hijo supere el miedo a la oscuridad

Jugando. Inventa algún juego que tenga que ser de noche o con la luz apagada, podría ser escondidillas o leer cuentos (que no sean de terror), “gallinita ciega”, que es como las escondidillas pero quien busca debe tener los ojos vendados, así caerá en la cuenta de que jugar en la noche puede ser algo genial.

Pinten a oscuras. Existen muchas marcas de pinturas, plumones, colores, plumas y hasta masa moldeable ¡que brillan en la oscuridad! Así que pueden ponerse creativos en familia y hacer algo de arte, ¡a oscuras! Tip extra: pongan música feliz o relajante para que sea una experiencia aún más placentera para tu hijo.

Cacería de monstruos. Apaga todas las luces de tu casa y ve con tu hijo recorriendo cada rincón y habitación sólo usando una lámpara, enséñale que no hay nada qué temer, que no hay monstruos bajo su cama ni dentro del clóset, que su casa es la misma tanto de noche como de día.

Prepara una rutina relajante y feliz antes de dormir. Dale un baño con agua caliente a tu hijo, una merienda rica en frutas, verduras y proteína, evita los azúcares y carbohidratos, canten una canción juntos, lean una linda historia, dale un masaje en pies y manos con una crema de lavanda, apapáchalo con su peluche favorito… Todo lo que sea necesario para que tu hijo se vaya a la cama tranquilo y descanse bien.

Lean juntos. Léele un cuento en donde el protagonista supere su miedo a la oscuridad.

Felicítalo. Cada mañana al despertar, felicítalo y hazle saber lo orgullosa que estas de él si una noche antes no se despertó con miedo, velo empoderando para que solito ya no sienta miedo.

Prémialo. Si cumple al menos una semana sin despertarse con miedo, prémialo por ser cada día más valiente.

Obras de teatro. Creen juntos un entretenido teatro de sombras e imaginen las historias más chistosas.

Cine en la pared. Proyecta imágenes o una película en la pared.

Ponle más atención. Hagan actividades divertidas y alegres durante la tarde para que tu hijo se acueste contento.

Un poco de luz. Si tu hijo tolera un poco de luz, podrías dejarle una pequeña lámpara encendida. Deja encendida alguna lámpara en el pasillo o baño.

No a los monstruos. Si tu hijo tiene de uno a 9 años, no lo dejes ver películas o animaciones que sean de terror, traten de zombies, hombres lobo, vampiros o que mencione que los monstruos salen en la noche. Tu hijo estará preparado para ver estos contenido alrededor de los 10 años.

Siempre cerca. No cierres completamente la puerta de su habitación, así se sentirá acompañado.

Dale apoyo. Si tu hijo llora en la noche porque tiene miedo, consuélalo pero no enciendas ninguna luz, hazlo sólo cuando se calme. Si prendes la luz para ayudar a tranquilizarlo, no superará su miedo.

Enfrenten su miedo. Si tu hijo tiene miedo a la oscuridad, lo mejor que puedes enseñarle es a enfrentarlo (y así con cualquier miedo que tenga). Debes enseñar a tu hijo a afrontar lo que le llena de temor dándole tu amor, comprensión, empatía, apoyo y seguridad. Nunca te burles de él ni minimices la situación, acuérdate de cuando eras niño, ¿a qué le temías? ¿Cómo lo superaste?

Si has hecho todas estas actividades y tu hijo no supera el miedo a la oscuridad, lo más recomendable es que lo lleves con su pediatra y quizá te recomiende la visita a algún psicólogo que le pueda ayudar a que esa situación no afecte su desarrollo personal y escolar. Ojo, si tu hijo no lo supera en la infancia, el problema puede agravarse y convertirse en una fobia (nictofobia).

¿Tu hijo tiene pesadillas recurrentes? ¿Tu hijo le teme a la oscuridad?