Categorías
Especiales

Mujer es encarcelada por castigar a su hija quitándole el móvil

Jodie estaba en casa amamantando a su bebé de cuatro semanas cuando la policía llamó a la puerta

 

La historia se ha hecho viral en las redes sociales por lo curioso del caso

Mujer es encarcelada por castigar a su hija quitándole el móvil. Una madre decidió castigar a su hija quitándole el móvil sin saber que ésta acabaría denunciándola y que ella sería detenida por la policía.

La protagonista de esta historia se llama Jodie May y vive en Michigan, Estados Unidos. Como madre, al ver que su hija estaba dejando de lado sus estudios por estar demasiado pendiente del móvil, decidió castigarla quitándole el teléfono sin saber Los que su acto acarrearía unas serias consecuencias.

«Una madre fue arrestada después de quitarle el celular a su hija adolescente como castigo. El ex marido de Jodie May afirmó que era el dueño del teléfono y presentó cargos contra ella. Resulta que la hija, de hecho, era dueña del teléfono, por lo que los fiscales retiraron los cargos. ¡La mamá habría enfrentado hasta 93 días en la cárcel!

Jodie estaba en casa amamantando a su bebé de cuatro semanas cuando la policía llamó a la puerta. Los agentes le comunicaron que tenían una orden de arresto contra ella por un robo. “Me dijo que me iba a arrestar y le pregunté si podía entregarme el lunes siguiente porque tenía un nuevo bebé y aún no se alimentaba”, explicó la mujer en Facebook al publicar su propia historia.

Sin embargo, la policía no hizo caso y se la llevó detenida. Jodie ingresó en una celda y allí permaneció durante unas horas hasta que fue liberada bajo una fianza de 200 dólares.

Su ex-marido la denunció después de que ella le quitase el móvil a la hija que tienen en común alegando que el dispositivo, un iPhone, estaba a su nombre. Por este delito la mujer tuvo que ir a juicio, aunque vale decir que el fiscal se quedó atónito al saber a razón por la que Jodie se había quedado con el teléfono pues nadie había mencionado antes que se trataba de un método de castigo.

Por fortuna, se descubrió que el teléfono móvil pertenecía a la niña y no a su padre, con lo que Jodie quedó libre. No obstante, cabe destacar que la mujer se enfrentaba a una pena de 93 años de prisión por este tipo de hurto. Su historia se ha hecho viral en las redes sociales y en Youtube encontramos vídeos con entrevistas en los que Jodie narra aún con estupefacción todo lo que le ha pasado.

 

“Fue algo ridículo. No puedo creer que haya que tenido que vivir esto, que mi hija me pusiera en esta situación, pero estoy feliz con el desenlace”, ha expresado esta madre.