Categorías
Ser Mamá

6 hábitos positivos que cambiarán tu vida

6 hábitos positivos que cambiarán tu vida en todos los sentidos.

¿Hay días en los que sientes que con nada estás contenta? ¿Piensas que algo te hace falta pero no sabes qué es? ¿Estás feliz con tu familia, pero quisieras hacer más cosas? Debes encontrar un equilibrio, pon en práctica estos consejos.

6 hábitos positivos que cambiarán tu vida 

1) Sonríe todos los días

¿Has oído la frase «al mal paso darle prisa»? Si vas con una actitud positiva ante la vida, es más probable que durante el día te sucedan cosas positivas, además, si le regalas una sonrisa a alguien, puedes cambiar también su día.

2) Cuida tu apariencia

Estudios indican que verte bien frente al espejo, mejora tu estado de ánimo, aunque estés muy apurada en casa o no te sientas bien, ponte ropa linda, tu perfume favorito, péinate bonito…

3) Dedica tiempo para ti

Guarda al menos unos minutos al día para ti. Cierra los ojos y pregúntate cómo te sientes, haz un repaso de lo positivo y negativo del día. Respira profundo y trata de tener tu mente en blanco aunque sea un minuto.

4) No te compares

Eres única, siempre debes tener en mente tus cualidades, logros y virtudes, sácales jugo todos los días.

5) Duerme y come bien

No te malpases, si tienes un horario para comer, síguelo y asegúrate de comer alimentos ricos en nutrientes, vitaminas, minerales que ayuden a que todo tu cuerpo funcione bien. Y cuando sea la hora de dormir, relájate, olvida las preocupaciones, apaga todas las luces y no dejes aparatos electrónicos encendidos.

6) Inténtalo

¿Hay algo que quieres hacer pero no te animas? No tengas miedo a equivocarte, aún si las cosas no pasan como esperabas, también de los errores se aprende y te harán crecer personalmente.

Puedes realizar cada cambio poco a poco, el objetivo es que te sientas bien contigo y que tu vida fluya de una forma más feliz y ligera.

¿Qué hábito positivo realizas todos los días?

La filosofía tibetana podría ayudarte

Equilibra tus emociones y vive feliz según la medicina tradicional tibetana