Categorías
Padres e Hijos

Recorre con tu hijo el puente más largo de Norteamérica

Recorre con tu hijo el puente más largo de Norteamérica y disfruta la espectacular vista con tu familia.

¿Tú y tu familia disfrutan el estar rodeados por la naturaleza? ¿Sus mejores vacaciones son estar alejados de la ciudad y el ruido?

Los bosques son perfectos para estimular la imaginación y la creatividad de los niños porque los invitan a encontrar formas en las ramas y rocas, arriesgarse a saltar troncos o trepar árboles, correr de los monstruos imaginarios, crear historias de duendes y hadas, apreciar la naturaleza, aprender a cuidar a los árboles y a los seres vivos, disfrutar del mundo que nos rodea, conocer nuevas especies…

Recorre con tu hijo el puente más largo de Norteamérica

Hoy, 17 de mayo de 2019 inauguraron el puente Skybridge en la localidad de Gatlinburg, en Tennessee, Estados Unidos.

¿Qué tiene de atractivo?

Gatlingburg es un pueblo en las montañas al este de Tennessee, Estados Unidos, el cual alberga al Parque Nacional llamado Great Smoky Mountans National Park el cual  ofrece muchas atracciones, desde una torre de observación, un teleférico de 3 kilómetros, ski, caminata, observación de aves y osos, ¡todo disfrutando de la naturaleza!

El Skybridge tiene una longitud de 2 kilómetros 230 metros y cruza las montañas Great Smoky Mountains.

Está suspendido a 460 metros de altura.

Es parte del Skylift Park, puedes caminar por el puente y apreciar la gran vista.

Es el puente colgante más largo de Norteamérica.

A la mitad del puente hay una zona en donde el piso es de vidrio y puedes observar hacia abajo la imponente vista.

Otros puentes largos en el mundo

  • El Kelowna Mountain en Canadá.
  • El puente Charles Kuonen en Suiza.

Si tienes miedo a las alturas, será mejor que te abstengas porque a la mitad del puente, tiene piso de cristal que te permite ver hacia abajo, a 460 metros de altura.

¿Te gustaría visitar este puente?

Foto: cortesía Boyne Resorts

¿Tu hijo ya te dijo «yo puedo solo, mami»?

Carta a mí: mi batalla más grande, el dejarlo ir