Padres e hijos

Claves para crear un ambiente emocionalmente positivo a la hora de dormir

Para que tu hijo pueda descansar correctamente, te contamos cómo crear un ambiente emocionalmente positivo a la hora de dormir.

Publicado por

Creado:

Actualizado:

Para que tu hijo pueda descansar correctamente, te contamos cómo crear un ambiente emocionalmente positivo a la hora de dormir.

La hora de dormir, cada día se prolonga más, y acaba con enfados, gritos y discusiones entre los padres. Por tal razón, los niños se acuestan tensos y con el tiempo se acostumbran a ello, lo cual puede dañar su salud emocional. 

 

Sabe que todas las noches, antes de acostarse, dice que no se quiere ir a la cama y que sus padres se enfadan y lo amenazan hasta lograr acostarlo. Después se levantará un sinfín de veces, y sus padres le suplicarán que se duerma o volverán a enfadarse hasta que caiga rendido de sueño y agotamiento. Más tarde, cuando sus padres estén durmiendo, se levantará y se meterá en su cama. Al principio le dirán que se vaya a su cuarto, pero acabarán claudicando y dejándole dormir con ellos. 

 

Nos sentimos desbordados, ignoramos cómo actuar; estamos hartos de una situación que se repite a diario y que no sabemos cómo afrontar. La hora de dormir no debería ser una ocasión para medir fuerzas entre padres e hijos. Por lo tanto, los padres no deberían adoptar una actitud de súplica: «Duérmete, te lo ruego», ni autoritaria: «Duérmete, te lo ordeno». La actitud suplicante conduce a la sobreprotección: acunar al niño, dormirlo en brazos, quedarse con él hasta que se duerma o dejar que se duerma en el sofá y acostarlo sin que se entere de que lo estamos llevando a su cuarto indica al niño que lo tienen que dormir, que no es él quien se duerme. 

 

TE INTERESA: Dormir temprano a los niños mejora la salud mental de los padres.

Foto: iStock

 

La actitud autoritaria genera agresividad, gritos, descalificaciones, enfado, tensión. Los padres deberían transmitir a sus hijos seguridad y serenidad: «Ni te ruego, ni te ordeno que te duermas. Tampoco te duermo yo. Te duermes tú. Yo te proporciono el ambiente idóneo para dormir. Te ofrezco mi apoyo y mi cariño, acompañándote a tu lugar de dormir». Dormir es una necesidad vital del niño, no debería ser una imposición de los padres. El niño aprende a dormir siguiendo su impulso natural. No necesita que le duerman. Duerme cuando tiene sueño. 

 

Los recién nacidos necesitan dormir casi todo el día. Pero a partir de los tres meses, permanecen cada vez más tiempo despiertos. Lentamente asocian su necesidad de descanso con la noche y el momento de la siesta. Asocian las diferentes horas del día con su actividad personal: «Después de comer duermo la siesta, después de cenar me acuesto». Aprenden a adaptarse a su medio si establecemos un horario ordenado que les permita percibir sus diferentes actividades a lo largo del día. 

 

NO DEJES DE LEER: 10 tips para dormir bien. 

 

Del libro ?Educar a niños y niñas de 0 a 6 años?, de Maite Vallet 

 

 

tracking

Recomendamos en...

Recomendamos en...

Recomendamos en...

Recomendamos en...

En la reserva de Cozumel habita una gran variedad de especies tanto de flora como fauna

Un gran acuario natural: Parque nacional, arrecifes de Cozumel

Entre las 26 Áreas Naturales Protegidas pertenecientes a la región península de Yucatán y el Caribe mexicano, destaca el Parque Nacional Arrecifes de Cozumel que, localizado al sur de la isla quintanarroense, es una importante reserva de la biosfera y un destino turístico internacional.

Recomendamos en...