Padres e hijos

¿Quieres que tu hija sea “una mujer perfecta” o una mujer feliz?

Publicado por

Creado:

Actualizado:

Algunas de tus conductas pueden estarle enseñando a tu hija a ser la mujer perfecta, aquella que solo siendo «impecable» es aceptada y amada. Te invitamos a identificarlos y cambiarlos.

Ocurre que tenemos muy arraigados patrones conductuales que aprendimos desde niños y que sin desearlo, los enseñamos a los hijos. Revisa si tienes alguno de estos hábitos; te invitamos a cambiarlos por una propuesta que ayudará a tu hija a ser más ella, genuina y feliz.

Le enseñas a ser la mujer perfecta cuando…

Hábito: Tratas de evitar pleitos con tu pareja o que los miembros de tu familia se enojen. Con esta conducta, tu hija aprende que que el enojo y el conflicto son malos, por lo que cuando adulta hará hasta lo imposible por «mantener la paz» aunque ella sufra maltrato.

Lo que puedes hacer: haz espacio para el enojo, tanto el tuyo como el de los demás. Deja que tu hija esté enojada, trata de no terminar las peleas entre tus hijos, mejor oriéntalos a tratarse con respecto y resolver los conflictos con acuerdos.

Hábito: Necesidad desesperada de ser puntual. Tu hija aprende a no tolerar las imperfecciones de otros, quizá, ni siquiera la de ella misma.

Lo que puedes hacer: Deja de actuar como si llegar tarde fuera una catástrofe. Evita apresurar a tu hija para que llegue a tiempo a la clase de baile y no te obsesiones con llamar para avisar que van tarde.

Hábito: Necesidad compulsiva de arreglar todo en casa constantemente: los cojínes, el papel de baño, el suelo reluciente… Tu hija aprende a preocuparse demasiado por la imagen y por la apariencia de las cosas, en lugar de por su estado interior y necesidades.

Lo que puedes hacer: deja que el desorden se acumule por un periodo más largo, delega responsabilidades al resto de la familia.

Hábito: Rara vez tienes tiempo para ti misma. Tu hija aprende a sacrificar sus necesidades por los demás.

Lo que puedes hacer: haz más por ti misma, di no la próxima vez que en la escuela te pidan hacer algo que no puedes y toma actividades para ti.

¿Qué significa ser la mujer perfecta? En realidad, nadie es perfecto y cuando las personas crecen con tan alta expectativa, suelen sentirse muy insatisfechas consigo mismas y frustradas al darse cuenta que por más que hagan es un objetivo imposible. Porque cada persona tiene su parámetro de perfección.
Entonces, puede llegar a caer en buscar complacer a todos excepto a sí misma, incluso aceptar violencia con ta de ser aceptada.

Fuente. Rachel Simmons. La maldición de la niña buena.

Te ayudará leer también:

¿Tienes una Einstein en casa? Descubre si tu niña (o niño) podrían brillar en la ciencia

Por niñas con alta autoestima, evita decirles alguno de estos comentarios

FOTO GETTY IMAGES

tracking

Recomendamos en...

Recomendamos en...

Recomendamos en...

Recomendamos en...

Recomendamos en...

5e32c5c25bafe85c0a73a393

Las terribles consecuencias de no dejar gatear a los bebés

No todos los bebés gatean antes de empezar a andar. Muchos comienzan a ponerse de pie directamente, sin pasar por este paso. Pero, si lo hace, es mejor dejarlo: los podólogos advierten de las consecuencias de que nos dejemos a los bebés gatear.