Padres e hijos

Los niños no necesitan ser los mejores, ¡sólo felices!

Este es un mantra de vida que debemos seguir siempre los padres.

Publicado por

Creado:

Actualizado:

Este es un mantra de vida que debemos seguir siempre los padres. Es muy común exigirle a nuestros hijos ser los mejores, pero ¿es eso lo mejor para que tu hijo sea feliz?

El mundo y la sociedad se trata de competir y eso ha ocasionado la conocida hiperpaternidad, papás que sólo buscan una cosa: que sus hijos sean siempre los mejores en todo. Que sean los número uno en la escuela, en las actividades deportivas, que consigan un buen trabajo, que sean exitosos y logren tener todos los bienes materiales.

Pero este modelo de enseñanza lo único que genera es presión sobre los niños, una presión que ellos no piden.

Y bajo esa presión, intentarán ser los más obedientes y pueden llegar a alcanzar los resultados que sus padres les piden pero, nunca serán seres autónomos e independientes en su pensamiento ni habilidades.

Como padres debemos darles el espacio y libertad para encontrar su propio camino, de tomar sus propias decisiones, experimentar y desarrollar su identidad.

Al querer o buscar que siempre den los mejores resultados los estamos privando de disfrutar su infancia, pierden el entusiasmo por aprender, aventurarse y vivir nuevas cosas, crece en ellos el miedo al fracaso como lo peor que puede pasar y cuando no consiguen ser «los mejores» su autoestima se ve realmente afectada.

Ellos deben saber que son amados, aun cuando fracasen, que tienen libertad de ir a su propio ritmo y hacer lo que les gusta por placer y no por obligación. Los niños no necesitan ser siempre elogiados, sino aceptados y amados.

Por Berenice Villatoro

 

tracking

No te pierdas...

Recomendamos en...

Recomendamos en...

Recomendamos en...

Recomendamos en...

Recomendamos en...

5e32c5c25bafe85c0a73a393

Las terribles consecuencias de no dejar gatear a los bebés

No todos los bebés gatean antes de empezar a andar. Muchos comienzan a ponerse de pie directamente, sin pasar por este paso. Pero, si lo hace, es mejor dejarlo: los podólogos advierten de las consecuencias de que nos dejemos a los bebés gatear.