Padres e hijos

¿Qué son los perfiles sensoriales y cómo afectan a tu pequeño?

Cuando un estímulo particular es demasiado irritante para tu hijo/a podrías estar ante la necesidad de una Terapia de Integración Sensorial

Creado:

Actualizado:

Siempre nos han dicho que existen solo cinco sentidos. Todos los conocemos y sabemos que es así porque los podemos percibir. Pero en los años 70 la terapeuta ocupacional y neurocientífica estadounidense Jean Ayres, publicó estudios basados en la relación entre niños y niñas con problemas de aprendizaje y un procesamiento sensorial alterado. A esto le llamó: Teoría de Integración Sensorial.

Según Ayres, la integración sensorial es la capacidad del niño de sentir, comprender y organizar las sensaciones que recibe de sí mismo -de su cuerpo- y de su entorno, haciendo posible utilizar el cuerpo de manera eficaz en su contexto.

Esta teoría involucra dos sistemas desconocidos hasta ese entonces: el sistema vestibular y el sistema propioceptivo, que en un momento explicaremos. 

La teoría defiende que los diferentes comportamientos que se observan en el ser humano están directamente relacionados con el funcionamiento de cada sistema sensorial. Estos comportamientos pueden ser: 

  • la habilidad para la concentración
  • organización
  • autoestima
  • autocontrol
  • habilidad para el aprendizaje académico
  • capacidad de abstracción
  • pensamiento y/o razonamiento
  • especialización de cada lado del cuerpo

Sistema vestibular: el sentido de movimiento y equilibrio

Nos permite saber dónde se sitúa nuestro cuerpo en el espacio, si nos movemos o si es nuestro entorno que se mueve. Nos informa de la dirección del desplazamiento de nuestro cuerpo y su velocidad.

Los receptores están situados en el oído interno. Se graban todos nuestros movimientos, todos los cambios de posición de nuestra cabeza por el movimiento y la gravedad.

Sistema propioceptivo: el sentido de la posición

Informa a nuestro cerebro sobre el emplazamiento de las diferentes partes de nuestro cuerpo y qué están haciendo. Además, nuestro cuerpo se adapta constantemente a nuestro entorno sin que seamos plenamente conscientes. Los receptores se sitúan en nuestros músculos, tendones, ligamentos.

niña sensorial

niña sensorialTatiana-Syrikova - Pexels

Ciertos niños perciben mal su cuerpo. Esta falta de percepción genera una molestia a nivel del control motor: de la planificación de la motricidad global, gestos finos. Estos niños están también obligados a mirar para ver qué hace su cuerpo para poder realizar ciertos gestos diarios: abrochar su abrigo, salir de la cama en la oscuridad, etc. 

Cuando un niño tiene un sistema propioceptivo deficiente es torpe, se cae, se golpea, se tropieza con sus pies al caminar, le cuesta subir o bajar los escalones, le cuesta vestirse, desvestirse, lavarse, no se pone bien en abrigo y le cuesta dosificar los movimientos.

Esto puede explicar por qué a algunos niños les incomoda e irrita tanto que los rocen o les toquen determinada parte del cuerpo, por ejemplo un brazo, o por qué algunos niños pierden la noción de su cuerpo, parecen más “torpes”, se caen o desorientan.

Cómo lo puede identificar un padre/madre y qué medidas puede tomar para apoyar a su hijo/a puede ser de gran ayuda. 

tracking

Recomendamos en...

Recomendamos en...

Recomendamos en...

Recomendamos en...

La espirulina como suplemento alimenticio

Promueven alga como superalimento

Presentan el alga como un superalimento, destacando sus beneficios nutricionales, propiedades saludables y versatilidad en la cocina, brindando información sobre su contenido de nutrientes, potenciales efectos positivos en la salud y sugerencias creativas para incorporarla en la dieta diaria.

Recomendamos en...