Categories
Así Crece

A los tres años, ¡ya disfruta la Navidad!

Podría decirse que a los tres años son las primeras fiestas navideñas de un niño: por fin tiene edad para vivirlas plenamente. Además, las navidades encajan a la perfección con la forma de relacionarse con el mundo de los niños de esta edad.

Podría decirse que a los tres años son las primeras fiestas navideñas de un niño: por fin tiene edad para vivirlas plenamente. Además, las navidades encajan a la perfección con la forma de relacionarse con el mundo de los niños de esta edad.

El año pasado sus zapatos amanecieron llenos de juguetes, pero él no le dio importancia. Es posible que nos pasáramos la Navidad poniendo los ojos como platos y gritando: «¡mira qué luces, qué figuras, qué regalos…!», ante su curiosa (y efímera) mirada. Pero este año no pasará. Nuestro hijo tiene ya tres años, y se emocionará más que nosotros. 

¿Por qué se divierten más a partir de los tres años? A esta edad, el niño ha empezado a desarrollar el juego simbólico, es decir, a disfrutar interpretando lo que no está. Así que la Navidad, esa gran historia representada socialmente con un nacimiento en cada esquina, un banquete en cada casa, luces por todas partes, es? ¡como un juego simbólico en el que participan todos! 

Ambiente navideño

Los cambios físicos que acompañan a estas fechas también le producen gran excitación, sobre todo la transformación del paisaje urbano: nacimientos, luces, música y Santa Claus por todos lados crean un ambiente festivo en todos los rincones de la ciudad. Y el 5 de enero tiene lugar la última gran representación: la llegada de los Reyes Magos. 

Fuera rutinas

A partir de los tres años, los niños tienen edad de sobra para disfrutar del abandono de las rutinas sin que suponga un problema, aunque debemos procurar no caer en los excesos.

Junto a la nueva y elástica hora de acostarse y la variedad en la mesa, también les gusta eso de no tener que ir al colegio y poder estar mucho más tiempo en una casa diferente a la de todos los días, llena de luces y de regalos.

1. Disfrutan de lo lindo acompañándonos a realizar todo tipo de encargos y tareas, sobre todo si son por el barrio.

2. Ayudan a poner el árbol de Navidad, el nacimiento, las luces.

3. Ven pelis especiales con papá y mamá.

4. Pueden ayudar en la cocina.

5. Salen a comprar «preparativos», regalos, o simplemente a pasear.