Categories
Así Crece

Aprender a poner límites a los hijos

Establecer límites a los niños es fundamental en su educación. Aquí te decimos cómo aprender a decir no a tus hijos.

Establecer límites a los niños es fundamental en su educación. Aquí te decimos cómo aprender a decir no a tus hijos.

La ausencia de límites en el seno familiar puede tener consecuencias negativas en la educación de los niños. A continuación te contamos por qué es bueno decir que no.

 

Lo que más les gusta a los niños es jugar y pasarla bien todo el día, pero en ocasiones no saben que también deben cumplir con sus obligaciones como hacer la tarea o levantar sus juguetes, y es aquí donde entra su labor como padres. 

 

¿Cómo le digo que no?

 

Como primer paso es importante que aprendas a tolerar algún berrinche o que el niño te desobedezca, pero cuando las cosas son buenas para él, debes mantenerte firme, ya que esto es muy importante en la educación de tu hijo. De esta forma, el niño sabe y se da cuenta de que lo que estás haciendo es por su bien, esto a largo plazo previene traumas. Cuando le prohíbas que no puede salir a jugar porque tiene que hacer su tarea, tal vez  se enoje pero en el fondo sabe que es por su bien. 

 

Un claro ejemplo de que los niños terminan aceptando y entendiendo las reglas de sus padres está en la manera de cómo se relaciona con los demás. Por ejemplo, sino lo dejas ir de paseo, cuando él hable con sus amigos dirá que tampoco le importa no poder ir porque no le gusta demasiado. Esto quiere decir que los niños adoptan tus normas. Jamás pensará que solo es una imposición tuya. 

 

Foto: Pinterest

 

El miedo de provocar traumas

 

Una de las principales preocupaciones de los padres es la de no ser demasiado estrictos para no provocar traumas en los niños.  Y esto no es así, ya que los niños sólo se traumatizan cuando alguien les hace daño, ya sea físico o psicológico. Pero cuando le impones un castigo educativo, pones límites a su conducta o los prohíbes ciertas cosas por su bien, jamás le producirás un trauma. 

 

Finalmente, hay que tomar en cuenta que los niños quieren que les compres y les des todo. Sin embargo, hay que enseñarles que se pueden obtener las cosas con esfuerzo y dedicación y, que si no las obtienen no es malo. Como padres hay que ayudarlos en este importante proceso.