Categorías
Así Crece

Juega con tu bebé frente al espejo, ¡tiene grandes beneficios!

Durante los primeros años de vida, el desarrollo de los niños es uno de los elementos más importantes. Los espejos, como parte de nuestro día a día, son una gran herramienta para estimular el conocimiento básico de uno mismo.

Cuando nuestro bebé se mira al espejo, se promueve en él tres áreas importantes en su desarrollo:

CONOCIMIENTO DE UNO MISMO

El pequeño o la pequeña empieza a tener conciencia de sus habilidades, posibilidades y cómo luce para el exterior. Con ello comienza a crearse una imagen sana de si mismo.

SU ENTORNO

Esta área consiste en aprender a relacionarse con todo lo que le rodea: familia, amigos, juguetes y distintos ambientes en los que se desenvuelve.

LENGUAJE

En esta área de la comunicación, entiende cómo hacerse entender con los demás por medio de gestos, palabras y su propio estado de ánimo.

PEXELS

 

Desde los años 30 los expertos han encontrado que antes de los seis meses, los niños no asocian su imagen en el espejo con ellos mismos, pero si comienzan a interactuar con lo que ven.

A partir de los seis meses, lo que ven en el espejo les resulta familiar; será a los 10 meses cuando empiece a tener más interacción con su reflejo. A los 18 meses, el niño seguirá disfrutando de mirarse al espejo y comenzará a hacer caras y poco a poco comenzará a relacionar la imagen que ve con la de él.