Categories
Así Crece

Tu hijo no siempre debe ser el primero

¿Tu sobrino ya gatea y el peque de tu vecina ya habla, pero tu hijo aún no? ¡Tranquila! Es normal, cada bebé tiene su ritmo de desarrollo.

¿Tu sobrino ya gatea y el peque de tu vecina ya habla, pero tu hijo aún no? ¡Tranquila! Es normal, cada bebé tiene su ritmo de desarrollo.

Una de las preocupaciones más grandes de los padres es el desarrollo del bebé. Siempre nos estamos preguntando ¿cuándo gateará, hablará, caminará, etc.? Y sí, en todos lados nos encontramos con calendarios de hitos motores de los niños, pero casi nunca concuerdan con el desarrollo de nuestro hijo, porque él tiene su propio ritmo de crecimiento. 

 

Es importante tomar en cuenta que lograr los hitos psicomotrices previstos, está ligado en gran medida al ambiente físico y emocional que le ofrecemos a nuestros hijos. 

 

En este sentido, la regla general a la hora de favorecer el desarrollo del bebé en todas sus etapas es no forzándolo a hacer algo que aún no puede. Cada etapa se construye con naturalidad sobre la anterior y hay que permitir que el bebé asegure sus logros. ¡Poco a poquito!

 

TE INTERESA: 5 tips para una estimulación temprana efectiva

Foto: iStock

 

Si tu peque aún no camina o gatea, espera a que alcance el equilibrio y madurez que requiere para poder andar por sí mismo. Puede que se tarde un poco más que los demás niños, pero cuando lo haga lo hará más estable y seguro. En este caso y en todos los que incluyen un avance en su desarrollo, debemos ayudarlo para brindarle la seguridad que necesita para alcanzar sus logros. 

 

Así que más que preguntarte cuándo caminará o hablará, lo interesante es conocer el orden en que ocurrirá cada cosa y ayudarle a exprimir cada etapa, que es la raíz de la siguiente.

 

SIGUE LEYENDO: Todo a su tiempo.