Categorías
Especiales

Primer mes: Cómo sujetar al bebé

Lo sientes tan frágil que te da miedo hacerle daño… No te preocupes, te decimos cómo sujetar a tu tesoro.

Lo sientes tan frágil que te da miedo hacerle daño… No te preocupes, te decimos cómo sujetar a tu tesoro.

Parece tan frágil… a veces hasta nos da miedo tomarlo en brazos, como si pensáramos que se va a romper. Pero nada más lejos de la realidad. Tu recién nacido es vulnerable y te necesita para todo; sin embargo, la naturaleza es sabia: los «cachorros humanos» están «fabricados» para que todas las mamás y los papás puedan cargarlos, tomarlos, besarlos, darles apapachos, acunarlos… sin que corran ningún riesgo. Es cierto, durante el primer mes aún no sostienen la cabecita, y eso produce cierta inseguridad. Pero, en realidad, lo único que tienes que hacer es sujetarla firmemente con una mano. Si se le va hacia atrás o de lado, el bebé se asustará porque tendrá la sensación de que va a caerse, y llorará.

No lo incorpores tirando de sus manos o brazos hacia arriba (aún es muy pequeñito). Mejor coloca tu mano debajo de su nuca y sujeta el cuerpo con la otra. Después haz una especie de cuna con tu brazo, procura que su cabeza repose a la altura del codo, y con la mano sujeta sus pompis.

TRASLÁDALO. Con un brazo mantenlo pegado a ti sujetando todo su cuerpo y su cabeza. Con el otro haz un asiento para que se apoye.

INCORPÓRALO. Lo primero, sostén su cabeza para que no se le vaya hacia atrás. Después, coloca la mano más o menos hacia la mitad del cuerpo y levántalo suavemente y con seguridad.

DALE LA VUELTA. Pon una mano debajo de su axila y la otra sobre la espalda. Ahora, gira su cuerpo, a la vez que sujetas su cabeza, hasta que el bebé quede boca abajo. Antes de dejarlo sobre su pancita, coloca sus brazos hacia adelante para que se apoye y sujétale la cabeza. La posición final, en la que lo tomas con un brazo por debajo, también es ideal para trasladarlo de un sitio a otro.

EN EL BAÑO. Al principio puede dar miedo que se te resbale. Lo mejor es sujetar con la mano izquierda la parte superior de su cuerpo, tomándole el brazo por debajo de la axila y dejando que apoye su cabecita también en tu brazo. Así te queda la mano derecha libre para lavarlo y acariciarlo.

QUÉ ESPERAR DE TU BEBÉ ESTE MES:

? Conserva los reflejos con los que nació: succión, búsqueda de puntos cardinales, prensión palmar, reflejo de Moro y de la marcha.

? Levanta ligeramente la barbilla, tanto cuando está boca arriba como boca abajo.

? Cierra sus manos con fuerza

? Puede fijar la mirada en un objeto que se desplace lentamente dentro de su campo visual (en un arco de no más de noventa grados). Su campo visual alcanza la distancia aproximada que hay entre él y los ojos de su madre cuando lo amamanta.

? Responde a ciertos sonidos. Le tranquiliza la voz de mamá

? Sonríe (sobre todo en el sueño) ? Prefiere fijar la vista en el rostro, en particular el de su madre

? Se pasa la mayor parte del día durmiendo. Sólo se despierta por hambre o incomodidad.