Categories
Especiales

Los cambios de tu bebé a partir del sexto mes

Aunque el ritmo de crecimiento no es tan rápido como en los meses anteriores, sigue imparable. Ah, y le comienzan a salir los dientes.

Aunque el ritmo de crecimiento no es tan rápido como en los meses anteriores, sigue imparable. Ah, y le comienzan a salir los dientes.

Ha llegado a la mitad de su primer año, y el ritmo de crecimiento, aunque es más lento que en los meses anteriores, sigue imparable. Ya es capaz de hacer movimientos deliberados con una mano, sujetar un objeto, golpearlo o tirarlo cuando le aburre. Ah, y le empiezan a salir los dientes.

Esta etapa suena a hito, a una fecha marcada en el calendario. A los seis meses de edad sigue siendo un bebé, pero ya se le pueden atribuir capacidades de niño grande. Y es que, en este medio año, el pequeño ha madurado mucho y a pasos de gigante.

Ya se le nota:

– Tiene el doble de peso que cuando vino al mundo y, aunque a partir de ahora su crecimiento no será tan espectacular, seguirá aumentando de talla al introducir los alimentos sólidos a su dieta.

– Muchos bebés comienzan a lucir «melena». Pero no hay que preocuparse si siguen teniendo la cabecita sin un solo pelo.

– Su equilibrio ha mejorado tanto que algunos niños de esta edad ya son capaces de mantenerse sentados un tiempo, incluso sin que nadie los sujete. La mayoría no lo consigue sino hasta los nueve meses.

– Ya se da la vuelta perfectamente, así que es importante tener más cuidado cuando se le cambia, para evitar accidentes. Disfrutará pasando tiempo en el suelo. Si está frío, una buena idea es poner una alfombrita o un piso de goma o fomi blando. Así se girará a sus anchas y ensayará los movimientos que necesita para llegar hasta alcanzar algún juguete. Desarrollará de esta forma diferentes maneras y tipos de desplazamiento precursores del gateo.

– Si lo sujetas de las axilas con los pies tocando el suelo, le gustará apoyar su peso en sus piececitos. Es más, a menudo da pequeños saltos doblando las rodillas y estirándolas.

 

LE ENCANTA SU CUERPO

Descubiertas sus manos, cuyo movimiento es cada vez más coordinado, sigue explorando cada agujerito de su cuerpo. No será raro que le sorprendas con el dedo en la oreja o la boca. Además, ¿te has percatado de las posturas tan extrañas que adopta cuando tuerce su cuerpo? No podrás dejar de sonreír al descubrirlo jugando con los dedos de sus pies.

¡AL AGUA PATOS!

Tal vez sea buen momento para que conozca el chapoteadero. Recuerda no separarte de él y hacer de esta incursión un juego. Un mal paso que ocasione tragar agua podría acabar con la diversión. Si lo has bañado en tina es probable sea más fácil que disfrute de la alberca al aire libre.

 

QUÉ ESPERAR DE TU BEBÉ ESTE MES:

? Apoyando ambas manos delante o sujetándose en cojines, puede comenzar a mantenerse sentado

? Si está boca abajo, ya es capaz de sostenerse sobre el tronco y mover ambas manos

? Ya tiene una gran pericia manual y buena coordinación visomotora: toma con mucha más facilidad lo que le das, sostiene el biberón, usa su mano como un rastrillo para acercar objetos y extiende los brazos si quiere alcanzar lo que le llama la atención. En este momento se lo lleva todo a la boca

? Desarrolla cada vez más sus habilidades lingu?ísticas, algo que emociona a sus padres

? Ríe, grita, balbucea para respondernos, sopla, hace trompetillas, imita sonidos como el de la tos o juega con su propia voz. Disfruta siendo el centro de atención

Foto: Shutterstock