Padres e hijos
Publicado por

Creado:

Actualizado:

¿Es la placentofagia (práctica de comer placenta) un aliado contra la depresión posparto, aumenta los niveles de energía y estimula la producción de leche materna? Al menos eso es lo que muchos creen, sin embargo podría ser perjudicial para la salud.

El gobierno de Canadá es el último país en advertir sobre los riesgos de consumirla: “Comer la placenta o consumirla en cápsulas es una decisión personal, pero la madre debe comprender que existen riesgos potenciales para ella y el bebé, al igual que no hay evidencia científica de que su consumo tenga beneficios”, informó el Ministerio de Sanidad canadiense y agregó:

“Los (riesgos) más graves son de naturaleza bacteriana (por ejemplo, estreptococos del grupo B) o relacionados con la contaminación viral de la placenta (hepatitis, VIH, entre otros)”, señalaron en un comunicado oficial.

Algunas celebridades de la talla de Tom Cruise o Kim Kardashian han reconocido que han comido este órgano; incluso algunos círculos de medicina alternativa promueven su consumo.

Sin embargo, la comunidad científica considera la ingesta de placenta provoca un efecto placebo, ya que los resultados no han sido probados con rigor metodológico y a que entraña riesgos para la salud. La Asociación Médica Estadounidense no recomienda esta práctica y cita un estudio de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de aquel país sobre contagio bacteriano.

tracking

No te pierdas...

Recomendamos en...

Recomendamos en...

Entre páginas prohibidas

Entre páginas prohibidas: un viaje por los libros misteriosos

Descubre los secretos que se esconden tras los libros más enigmáticos y temidos de la historia a través de la lectura en exclusiva de un extracto del primer capítulo de "Libros malditos", un libro coordinado por Alberto de Frutos y publicado por Pinolia.

Recomendamos en...

Recomendamos en...

Recomendamos en...