Categories
Ser Bebé

5 secretos para dar el biberón

No te obsesiones por la toma, permite que tu bebé imponga su ritmo, que te toque y que te vea.

No te obsesiones por la toma, permite que tu bebé imponga su ritmo, que te toque y que te vea.

El biberón requiere un periodo de aprendizaje. Conviene irse con el bebé a un lugar tranquilo y cómodo para estrecharlo entre los brazos. El momento de la toma, ya sea de leche materna o artificial, es ideal para dar al niño contacto, seguridad, calor y ternura que necesita. Evita alimentarlo en la cuna o dejarlo solito mientras succiona.

 

Tips

 

1. Sin grumos: agita la mamila hasta eliminar los grumos. La leche se debe preparar siempre en el momento. Antes de ofrecérsela, comprueba la temperatura echándote unas gotas en la cara interna de la muñeca.

 

2. La dosis justa: la mezcla se prepara siguiendo las indicaciones del fabricante. Para echar la cantidad exacta de leche, rasa el vacito medidor con un cuchillo, pero sin comprimir el polvo (el exceso podría indigestar al bebé).

 

3. Tetina llena: tras comprobar que el flujo es el adecuado (deben caer varias gotas por segundo), acerca el biberón a la boca del niño. Debes mantenerlo inclinado para que la tetina esté siempre llena de leche, pues así entra menos aire.

 

4. Cómo aliviar los gases: el biberón suele provocar más gases que el pecho porque el bebé traga más aire durante la toma. Por eso, después de comer, es importante que lo mantengas erguido durante unos minutos para favorecer el eructo.

 

5. Una higiene cuidadosa: lo antes posible, siempre limpia con agua caliente el material utilizado. Si lo dejas para más tarde, batallarás bastante para eliminar los restos de leche, y vaya que se acumulan.