Categorías
Ser Bebé

Consejos para el baño feliz del bebé

La hora de bañar al bebé es una de las más alegres del día; sigue estos tips para hacerlo de forma segura y que sea momento de unión familiar

Por: Mayra Martínez Fotos: iStock

ELIGE DÓNDE BAÑARÁS

A TU PEQUEÑO

Ten en cuenta que lo harás al menos una vez al día durante los próximos meses y elige algo cómodo: una bañera alta, con patas, suele ser la mejor opción; si es plegable, mejor, así ahorrarás espacio. También puedes usar una tina o bañera de plástico instalada en la regadera.

¿EN LA MAÑANA

O EN LA NOCHE?

Se acostumbra bañar al bebé al final de la tarde, pero también puedes hacerlo por la mañana. Tú fijas el horario, sólo asegúrate de que sea a la misma hora para empezar a crear hábitos. Si lo haces en la noche, le ayudará a descansar mejor. Báñalo a la misma hora, pero no después de que haya comido.

UN MOMENTO TRANQUILO

Recuerda que bañar al niño te llevará al menos una hora, así que termina todos tus pendientes y relájate. Disfruta del baño con tu bebé y de esa forma él percibirá que es un momento de relax, lo que le hará sentirse en confianza.

PIDE AYUDA

Al menos las primeras veces, hasta que adquieras más confianza y experiencia, conviene tener la ayuda de otra persona para tallarle la cabecita, acercar la toalla o sostenerlo… Lo mejor es que papá y mamá lo hagan juntos.

0-6-MESES

CUIDA EL AGUA

No llenes mucho la bañera: bastan 10 centímetros de profundidad. Además de ahorrar agua, el bebé se sentirá más confiado y a ti te resultará más fácil asearlo, pues con poca agua lo sostienes mejor.

HABITACIÓN A BUENA TEMPERATURA

La temperatura ambiental debe ser de entre 22 y 25 °C. Si usas calentador eléctrico, ponlo lejos de la bañera; lo mejor es encenderlo antes, apagarlo y desenchufarlo previo a empezar con el baño. No expongas al niño a corrientes de aire.

PREPARA CON ANTICIPACIÓN

Por seguridad, deja al infante en la cuna mientras preparas el baño: no lo hagas con él en brazos ni lo metas a la tina hasta que tengas a mano todo lo que necesitas para el proceso (esponja, gel, jabón, champú…), así como lo que hará falta después (toalla, crema, pañal, ropita, etcétera).

INVOLUCRA AL HERMANO MAYOR

El hermano mayor también puede ser un gran asistente, ya que es una buena oportunidad para estrechar lazos con el nuevo bebé; pero si no muestra interés en participar, no lo obligues.

DESVÍSTELO DE ÚLTIMO MOMENTO

Desnuda a tu hijo de arriba hacia abajo, quitándole el pañal al final. Limpia sus pompas con una toallita húmeda, hipoalergénica y libre de perfume antes de meterlo a la tina para eliminar cualquier suciedad que pueda contaminar el agua. Nunca lo mantengas desnudo afuera del agua por más de un minuto, ya que podría enfriarse y enfermar.

SOSTENLO CON FIRMEZA

Para meterlo al agua pasa una mano por detrás de su cuerpo para que su cabeza y espalda descansen en tu antebrazo, y la mano lo sujete por el tronco, bajo la axila. Con la otra mano sostén sus pompis y muslos. Si estás segura de que las pompis ya están al fondo de la tina, puedes sacar la mano.

COMPRUEBA LA TEMPERATURA DEL AGUA

Antes de meterlo a la tina revisa la temperatura del agua: lo ideal es que esté entre 29 y 33 °C; los termómetros de tinas son útiles para asegurarte de ello. Ya no pongas más agua caliente mientras el bebé está en la tina porque es muy peligroso añadirla, podrías quemarlo.

USA PRODUCTOS ESPECIALES

DE HIGIENE INFANTIL

Los productos de higiene para adulto pueden irritar la sensible piel de los bebés. En los primeros meses bastan unas gotas de jabón líquido. Tampoco es obligatoria la esponja, lo puedes lavar con la mano, pero si la utilizas, busca una que sea de material orgánico, natural; enjuágala después del baño y déjala secar al aire libre.

NUNCA LO DEJES SOLO

No importa si el bebé es recién nacido o mayor, si apenas se mueve o si ya se sienta sin ayuda, si hay poca agua o está acompañado por algún hermanito: ¡jamás debes dejarlo solo ni un instante!

ÁRMATE DE VALOR Y PACIENCIA

No es raro que llore en sus primeras incursiones en el agua; comprueba que todo está bien (temperatura, postura, que no tenga jabón en la cara…) y no desesperes, luego ¡llorará porque no querrá salirse!

BAÑO DIVERTIDO

Si el bebé ya se sienta puedes bañarlo en una tina grande. Si tiene un hermano mayor, se divertirán mucho jugando juntos en el agua. Un tapete antiderrapante es básico para que no se resbalen.

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN DE NOVIEMBRE DE LA REVISTA PADRES E HIJOS