Categorías
Ser Bebé

Consejos para que el bebé no llore en la guardería

Sabemos que dejar llorando a tu bebé en la guardería no sólo te rompe el corazón, también te preocupa sobremanera. Por ello, creamos esta guía para que su estancia en la guardería sea más placentera.

Sabemos que dejar llorando a tu bebé en la guardería no sólo te rompe el corazón, también te preocupa sobremanera. Por ello, creamos esta guía para que su estancia en la guardería sea más placentera.

¿Por qué lloran los bebés cuando se quedan en la guardería? Normalmente en un bebé de menos de dos o tres años, la angustia de separación es muy fuerte. Cuando los papás no están, los bebés no conciben la idea de que sus padres van a volver, señalan los especialistas.

Cuando llega el momento de dejarlos en la guardería, los niños que aún no registran la permanencia de objetos experimentan una angustia terrible, porque sienten que perdieron por completo a los padres o los cuidadores.

¡Ayúdalo a superar la angustia!

Para que tu hijo supere con éxito esta etapa y pueda estar tranquilo en la guardería hasta que vayas por él, checa estas recomendaciones:

1. Ambiente similar. Trata que el ambiente que exista en la guardería sea lo más parecido al de su casa, es decir, en cuidado y en la forma en que tratan a los niños.

2. Explica la separación. Dile a tu hijo que no te vas a separar de él de forma definitiva, sino que regresarás por él. Hazlo en su mismo lenguaje, por ejemplo, puedes enseñarle las manecillas del reloj y señalar la hora en que te vas y en la que regresarás.

3. Dile todas sus actividades. Explícale qué va a pasar en tu ausencia, es decir, señala todas sus actividades y con quien se queda.

Foto: Pinterest

4. Transición lenta y progresiva. El cambio no tiene que ser de inmediato, es decir, llévalo paso a paso en la transición. Hay guarderías que tienen medias jornadas, donde los bebés no se quedan tiempo completo, sino algunas horas para que se vayan acostumbrando.

5. Conocer el ambiente. Es importante que los padres conozcan a las personas que lo cuidarán, las actividades que se realizan, es decir, que vayan con el niño algunos días para que el niño se familiarice y no sea un cambio muy brusco.

Es importante que en la guardería haya una persona que le ponga atención a los niños y que lo ponga a hacer actividades que estimulen su desarrollo, como lo haría una mamá en su casa, concluyen los especialistas.