Categories
Así Crece

Bajo las faldas de mamá

La timidez va ligada a la sensación de inseguridad y a la falta de confianza. Los padres podemos hacer mucho para ayudar a los hijos a superarla.

La timidez va ligada a la sensación de inseguridad y a la falta de confianza. Los padres podemos hacer mucho para ayudar a los hijos a superarla.

Enfrentarse a una situación nueva manifestando algo de miedo y ansiedad es natural, asegura la psicóloga infantil Inés Monjas. Incluso puede ser positivo, porque ayuda a que el niño no se vaya ni se fíe de cualquiera. El problema surge cuando se convierte en un comportamiento «repetitivo, sistemático y que genera en el pequeño ansiedad y malestar». Esto puede ocurrir desde que son muy pequeños, cuando comienza su etapa social, a los tres o cuatro años. A esa edad, el colegio puede ser algo muy problemático.

El peso

Además del mal trago que pasa el pequeño, puede desencadenar otras consecuencias negativas. «Para empezar, tienes que renunciar a muchas cosas divertidas, haciéndote infeliz. Luego, aprendes a someterte a los deseos de los demás: te da tanta vergüenza decir que quieres jugar a otra cosa que acabas jugando algo, aunque no te agrade».

Aquí, algunos de los errores más comunes que pueden agudizar la timidez en los niños:

1. Ponerle en evidencia.«Saluda, hija, que la señora no te va a morder». Llamarle la atención en público o ponerle en evidencia hará que aumente su sensación de vergüenza.

2. Excusarle. «Es que es muy tímido». Lo peor que podemos hacer, aunque sea con buena intención, es excusar (y por lo tanto reforzar) su conducta, colocándole etiquetas que se acaba creyendo y haciendo suyas.

3. Compararle. «Qué soso eres. Mira a tu hermana cómo juega con los otros niños». ¿Te gustaría que te compararan a ti con otra persona más guapa, más delgada o que gane más dinero?

La buena noticia es que puedes hacer mucho para ayudar a tu chiquillo. Según Inés Monjas

, «un temperamento introvertido puede superase con el enfoque adecuado por parte de la familia y profesores». La timidez, por otra parte, va ligada a la sensación de inseguridad y falta de confianza. Es tu tarea ofrecer al niño un ambiente donde se sienta seguro.

Signos que delatan

1. Evita jugar y relacionarse con otros niños. 

2. Se niega a hablar con adultos o no contesta cuando le preguntan. 

3. No quiere ir a fiestas de cumpleaños, se pone nervioso si llegan visitas a casa… 

4. En el colegio se queda solo en el recreo, no interacciona con sus compañeros en clase y tampoco participa en las actividades de grupo. 

5. Teme cualquier situación que no le sea familiar, sobre todo, cuando se trata de relacionarse con personas nuevas. 

6. Si está en público, no se despega de su adulto de referencia.

Para que se suelte 

1. Mantén contacto con los profesores para saber cómo actúa en la escuela. «Los educadores están acostumbrados a tratar con niños y tienen más elementos de comparación para saber hasta qué punto su caso puede ser preocupante», acota la psicóloga Monjas. 

2. Evita contestar por él cuando le pregunten. Deja que se exprese. Anímale a hablar en público, a cantar, a disfrazarse… sin que sea una imposición. 

3. Enséñale a ser sociable mediante el ejemplo. Conviene estar con otros adultos que tengan más hijos.