Categories
Así Crece

Cómo canalizar la ira en los niños

La ira en los niños se puede manifestar de muchas formas; sin embargo, hay que canalizarla para evitar que se convierta en una fuente de violencia.

La ira en los niños se puede manifestar de muchas formas; sin embargo, hay que canalizarla para evitar que se convierta en una fuente de violencia.

¿Qué es la ira?

La ira es una fuerza interna que surge en las personas para dar respuesta a diferentes situaciones que producen tensión, malestar o frustración. No obstante, es cierto que ante las mismas situaciones negativas no todos respondemos de la misma forma; esta diferencia depende del temperamento de cada persona, pero también de experiencias previas, de los pensamientos y creencias.

La ira en los niños es una emoción que es necesario canalizar de manera adecuada, expresándola a través del lenguaje u otras formas de conducta, pero siempre evitando  la agresividad hacia otras personas. 

¿Qué hacer ante las conductas agresivas de nuestros hijos?

Si tu peque está manifestando episodios de ira, te recomendamos lo siguiente:

1. Mantén el control: Recuerda que los niños imitan lo que ven. Si cuando te enojas con él le gritas o incluso lo insultas, será lo que él haga cuando sienta ira. Por el contrario, si le demuestras que hablando el enfado desaparece, lo percibirá como una forma de expresión eficaz.

2. Investiga qué está pasando: Es común etiquetar el comportamiento de los niños sin tomar en cuenta factores como si están enfermos, cansados o molestos. No es lo mismo que entre en casa dando un portazo y gritando, a que esté in sultando a su hermana porque tomó sus juguetes. Observar implica ver qué hace y por qué lo hace.

 

Foto: Pinterest

3. Reflexionen juntos las causas de su enojo: En el momento que el niño establece una relación directa entre causas y conductas, comienza a analizar las situaciones de una forma más eficaz y aprende a responder de mejor manera ante diferentes circunstancias.También es importante identificar los antecedentes de dicha conducta, no solo externos (me insultaron, no quieren jugar conmigo), sino también internos (hambre, cansancio, etc.). Y, finalmente, cuando nos cuente algo hay que prestarle la atención que requiere.

4. Enséñale nuevas conductas. Si observas que cuando tu hijo quiere algo va hacia otro niño y se lo quita sin más, o le pega, debes enseñarle la conducta que debe tener ante una situación como esta. Es importante resaltar el valor del respeto por los demás y, por sus espacios y pertenencias. 

5. Ayúdalo a expresarse: Es muy importante que utilice las palabras indicadas para expresar su ira. El hecho de que diga ?estoy enojado? implica que ha identificado la emoción, un primer paso para expresarla adecuadamente. Esta dinámica le enseñará a expresar sus emociones correctamente lo cual favorece su salud emocional