Categories
Así Crece

Juguetes inteligentes que detectan problemas de desarrollo

Este proyecto puede ayudar a prevenir problemas de movimiento en los pequeños.

Este proyecto puede ayudar a prevenir problemas de movimiento en los pequeños.

Juguetes con sensores especialmente diseñados para ayudar a la detección precoz de alteraciones en el desarrollo infantil, están siendo probados en un proyecto en el que colaboran la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), la Universidad de Alcalá (UAH), y la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), y en el que participan 60 niños de entre 2 y 6 años, procedentes de tres escuelas infantiles.

 

El objetivo de estos juguetes es evaluar la capacidad de movimiento de niños de diferentes edades. Se trata de un sonajero, una torre de cubos, una pelota, y el juego de las espigas. En el caso de la torre de cubos, que es el juguete más probado hasta ahora, y para el que ya está en marcha la solicitud de patente, los investigadores han instalado sensores en los cubos para así  medir el tiempo en movimiento, la velocidad y la aceleración máxima que se alcanza, como las agitaciones que se producen

al manipular los cubos para construir la torre. El sonajero tiene sensores que miden la presión y la aceleración y está indicado para bebés de 0 a 1 año.  El juego de las espigas, que consiste en introducir palitos en un agujero,  se destina a niños de entre 4 y 5 años, y la pelota es ideal para los que tienen entre 5 y 6 años de edad. Con ellos, los expertos pueden detectar si existen posibilidades de que los menores sufran algún problema o dificultad de movimiento.

 

Algunas dificultades motoras podrían ser un indicador de la presencia de otras patologías asociadas con desfases en el desarrollo; así como trastornos del desarrollo motor relacionados con la coordinación, la psicomotricidad fina y mano-ojo, o precisión en el agarre, por ejemplo, pueden ser un signo precoz de otros problemas de desarrollo de tipo cognitivo o sensorial.