Categories
Así Crece

La adicción de los niños con la tecnología

La salud mental y física de los niños está comprometida por su dependencia a teléfonos celulares y tabletas

La salud mental y física de los niños está comprometida por su dependencia a teléfonos celulares y tabletas

Existen niños y adolescentes que no pueden desprenderse de sus dispositivos de tecnología porque sienten angustia, ansiedad, se vuelven irritables, les puede dar taquicardia; síntomas que se alivian cuando están nuevamente conectados.

 

También tienen alterado el sueño porque usan las pantallas durante la noche o hasta altas horas de la madrugada; entonces, se duermen en durante sus clases en la escuela, tienen problemas de concentración y de memoria, dificultades académicas, dejan de hacer sus actividades diarias o de divertirse por estar pendientes del celular y presentan problemas en sus relaciones personales.

 

Todos estos comportamientos son propios de una persona adicta, incluso como los alcohólicos o los drogadictos. La diferencia con las tecnologías es que no es una sustancia que ingresa al cuerpo la que altera la conducta sino un aparato de uso diario en la sociedad de hoy, motivo por el cual puede no resultar tan sencillo detectar que hay un problema y menos si los amigos y compañeros parecen estar en las mismas.

 

Jorge Alberto Aldas Gracia, médico psiquiatra, director del programa de adicciones de la clínica Monserrat y docente de la universidad del Bosque, explica que en la clasificación de enfermedades no existe una enfermedad llamada adicción a pantallas.

 

?Pero, en términos de atención médica, en todos los países del mundo ya se registran casos de alteraciones de la salud y necesidad de intervenciones psicológicas, psiquiátricas y psicosociales en personas que padecen problemas similares a los descritos en las demás adicciones cuando se trata de tecnologías o videojuegos?, explica el experto

 

Los psiquiatras pueden crear grupos de apoyo con sus pacientes, que operan con los mismos criterios de los grupos de apoyo de alcohólicos anónimos, que por lo general se disuelven con el tiempo porque las personas creen que ya están bien.

 

Sin embargo, explica Aldas, cuando se trata de una adicción, la persona siempre será vulnerable y el tratamiento debe buscar que aprendan a vivir bien sin chats ni redes sociales, porque claramente la adicción no es a las llamadas.

 

Los expertos sostienen que es muy importante que los padres den ejemplo y que puedan pasar tiempo en familia sin usar celulares como en las comidas y cuando hablan con sus hijos. También deben fijarles horarios para usar las pantallas, no darles dispositivos antes de tiempo y estar alertas a los primeros síntomas.

 

Viviana Quintero, coordinadora de Tic e infancia en Redpapaz, afirma que en muchos casos la dependencia también se presenta por la sobre exposición a pantallas y por el uso de estas desde edades muy tempranas. La Academia Americana de Pediatría establece que antes de los dos años ningún niño debe exponerse a pantallas, únicamente si son para usarlas con interacción humana, como una videollamada, por ejemplo. 

 

 

Entre los 2 y 5 años, los niños deben estar expuestos a pantallas máximo una hora al día, sumando celulares, tabletas, televisión, computador, etc., y durante toda la infancia y adolescencia es fundamental que las pantallas estén fuera de las habitaciones y que no duerman con ellas.

 

Y un teléfono celular con plan de datos no debería ser para un menor de 14 años. Los padres, además, deberían cumplir las normas de las redes sociales de no permitir que sus hijos creen perfiles antes de las edades que estas lo permiten. Quintero sostiene que también es sobreexposición cuando el niño usa la pantalla una hora antes de comer o un ahora antes de dormir.