Categories
Así Crece

¡Mi hijo no para de comer! Podría tratarse de un problema médico

Conoce un Síndrome donde los niños nunca están satisfechos.

Conoce un Síndrome donde los niños nunca están satisfechos.

Conocido como Síndrome de Prader Willi, este padecimiento afecta a uno de cada 15.000 niños nacidos vivos y ocasiona que las personas que lo padecen no se sacian y engordan el doble que aquellas sin enfermedad comiendo lo mismo.

 

La enfermedad de Prader Willi es una enfermedad rara muy compleja, según expertos. ?Las personas que la padecen sufren serias dificultades todos los días en el desarrollo educativo, social y laboral de una persona diagnosticada con este síndrome. Los datos en España se estima que afecta a unas 3.000 personas y se produce por una alteración del cromosoma 15, que influye en el hipotálamo alterando funciones trascendentales, como el control emocional, los mecanismos de saciedad alimentaria, el ciclo del sueño y la secreción de múltiples hormonas, como la del crecimiento.

 

Las personas con esta enfermedad padecen discapacidad intelectual, síntomas parecidos a los que sufren autismo; tienen muy alto el umbral del dolor, se rascan mucho, llegando a hacerse daño; tienen fiebres altas sin existencia de infección;

nunca quieren beber agua, y suelen padecer problemas de huesos. Además, la saciedad es uno de los síntomas más llamativos y estos niños pueden comer de todo, cosas alimentarias y las que no lo son; no tienen, en ningún momento, sensación de saciedad y son incapaces de vomitar.

 

La buen noticia es que con tratamiento farmacológico, educativo y fisioterapia, la enfermedad puede ser controlada. Una dieta saludable de toda la familia y hacer ejercicio juntos es la base para que estos niños  tengan una vida normal dentro de las limitaciones de su enfermedad.