Categories
Así Crece

Niños zurdos sin complejos

Ser zurdo no es una enfermedad ni una manía, es una característica del 10% de la población. Si tu hijo forma parte de ese porcentaje, que no se sienta raro. ¡Hazlo sentir especial!

Ser zurdo no es una enfermedad ni una manía, es una característica del 10% de la población. Si tu hijo forma parte de ese porcentaje, que no se sienta raro. ¡Hazlo sentir especial!

Los neurólogos sugieren que el dominio de una mano sobre la otra es genética pero también ambiental. Es decir, que se debe en gran parte a nuestros genes y parcialmente al ambiente en el que crecemos. Es lo que explica que gemelos idénticos no usen siempre la misma mano a la hora de escribir a pesar de compartir los mismos genes, por ejemplo.

Y así es como funciona: si el hemisferio derecho dirige los movimientos del lado izquierdo de nuestro cuerpo y viceversa, en los zurdos lo que ocurre es que hay un predominio del hemisferio derecho, justo lo contrario de lo que ocurre en los diestros.

Otra diferencia con respecto a los diestros es que aunque cada hemisferio tiene funciones distintas en la mayoría de las personas (el lado izquierdo suele encargarse de procesar la información lógica y numérica, mientras el derecho está más centrado en las emociones y los sentimientos), los últimos estudios revelan que en los zurdos esas funciones están más repartidas, encontrándose algunas en ambos hemisferios.

¿Cuándo lo descubriremos?

Algunas teorías científicas dicen que la predilección por una mano u otra comienza desde la gestación; de hecho, seguramente la mano que el bebé tenga siempre más cerca de la boca es la que más utilizará. Sin embargo, otros estudios apuntan a que los niños son ambidiestros más o menos hasta los tres años, cuando empiezan a decantarse por una mano u otra a la hora de tomar un lápiz, lanzar una pelota, comer con cubiertos…

En lo que hay coincidencia científica es en que alrededor de los cinco años ya se puede afirmar con seguridad si un niño es diestro o zurdo, entendiéndose que anteriormente pueden ir modificando sus preferencias cada poco tiempo. Mientras se decantan por una mano o por otra, lo mejor es no presionarlos, sin poner el lápiz en su mano derecha ni en su mano izquierda ya que será finalmente su cerebro quién le diga con qué lado de su cuerpo tendrá más destreza.

¡No es una enfermedad! 

Una buena forma de hacerle ver que no hay nada de malo en ser zurdo es enumerarle la cantidad de personajes triunfadores que lo son. Hay políticos como Barack Obama, jugadores de fútbol como Messi o Iker Casillas, tenistas como Nadal, actores como Hugh Jackman… Y si echamos un vistazo en la historia, también podemos mencionar a Alejandro Magno, Julio César, Napoleón…

El siguiente video te puede ayudar a enseñarle a tu peque la ?derecha? y la ?izquierda?. 

Foto: Pinterest