Categories
Así Crece

No quiere que le cambie el pañal

Llega el momento de cambiarle el pañal y dice que no, que a pesar de pesar casi tanto como él, no quiere que se lo quiten. ¿No le gusta estar limpio?

Llega el momento de cambiarle el pañal y dice que no, que a pesar de pesar casi tanto como él, no quiere que se lo quiten. ¿No le gusta estar limpio?

La madre y el padre de Carolina, de 15 meses, tienen una lucha abierta con ella: el momento de quitarle los pañales. Cada vez que toca cambiarla, ella se resiste incluso con algún berrinche. ¿Le ha tomado cariño a su pañal?

¿Por qué se comporta así?

Lo más probable es que esté tan entretenida con sus juegos que no soporte muy bien que interrumpan la actividad que está realizando en esos momentos. Y es muy posible también que no sólo tenga rabietas en esas ocasiones, sino cada vez que intentan "actuar" sobre ella. ¡Cuidado! Según los especialistas, si claudicamos muy a menudo podemos estar educando a una futura tirana.

¿Cómo actuar?

Para cambiarle el pañal sin que se resista, lo mejor es convertir la acción en un juego. Por ejemplo, podemos dejar que ella haga lo mismo con su muñeco (aunque dificulte un poco el proceso). Otra opción es colocar un espejo en el techo para que, acostada, vea cómo la cambiamos y no se aburra. Si eso no soluciona su oposición, habrá que demostrarle que no es ella quien manda. Aunque sea la reina de la casa, se trata de una monarquía democrática. No siempre se puede hacer lo que uno quiere: al igual que mamá deja que Carolina juegue cinco minutos más antes de cenar, ella también tiene que ceder y cambiarse de pañal cuando mamá se lo diga.