Categorías
Así Crece

Otitis infantil

La inflamación del oído provoca dolor intenso y fiebre en niños y bebés. ¿Cuáles son los síntomas? ¿Cómo se trata? Descúbrelo.

La inflamación del oído provoca dolor intenso y fiebre en niños y bebés. ¿Cuáles son los síntomas? ¿Cómo se trata? Descúbrelo.

La otitis puede afectar a la parte externa del oído, desde el tímpano hacia afuera (otitis externa) o a la parte media (otitis media). 

¿Cómo se produce?

La otitis media se produce por la entrada en el oído medio de bacterias procedentes de la nariz o de la garganta. Ambas están comunicadas con el oído mediante un conducto con forma de tubo llamado trompa de Eustaquio. Las otitis son más habituales cuando este conducto se llena de mucosidades, ya sea porque el niño sufre un proceso catarral o porque tenga vegetaciones grandes.

¿Cuáles son los síntomas?

Dolor de oído, que aumenta por la noche, fiebre y malestar general.

En los bebés, la otitis puede provocar náuseas, vómitos, diarrea, inapetencia y alteración del sueño.

¿Cómo se trata?

Las otitis medias suelen estar producidas por bacterias, por eso el tratamiento consiste generalmente en tomar antibióticos. El más recetado es la amoxicilina con ácido clavulánico, que es de amplio espectro.

Si el niño tiene fiebre, lo recomendable es administrarle un ibuprofeno para bajarla, que además calma el dolor y reduce la inflamación.

¿Cómo y cada cuánto tiempo se administra el antibiótico?

Se debe dar la dosis de amoxicilina recomendada por el pediatra (depende de la edad del niño) cada ocho horas durante al menos diez días, con las comidas o fuera de ellas.

Si el médico receta otro antibiótico distinto, indicará la duración del tratamiento, los intervalos entre las tomas y la forma de administrarlo, pues cada antibiótico es diferente.

No se debe interrumpir el tratamiento aunque el niño ya no tenga fiebre o le haya dejado de doler.

¿Podemos aliviar el dolor con remedios naturales?

Si no tenemos ibuprofeno en casa, un remedio natural es poner calor en la oreja. Sirve la mano calentita de la madre, si el niño es pequeño, o un paño de lana tibio.

También alivia limpiar las fosas nasales (a ser posible tres veces al día) con suero fisiológico, ya que cuantos menos mocos tenga en nariz, menos le dolerán los oídos.

¿Y si pierde el apetito?

Es normal que el niño esté inapetente, pero eso no debe preocuparnos, pues lo recupera cuando se pone bien. Conviene ofrecerle leche y derivados, y sus comidas preferidas.

¿Es normal que las infecciones de oído se repitan?

Algunos niños son muy propensos a padecer de los oídos, sobre todo los que se enferman con frecuencia.

¿Es verdad que con la infección puede romperse el tímpano?

Si la otitis no se trata a tiempo, se forma un absceso de pus que termina por romper el tímpano y salir al exterior (se ve una secreción maloliente que suele salir por la noche y manchar la almohada). En ese momento la fiebre baja y el dolor desaparece, pero la infección no. Si se trata entonces, la herida del tímpano se cura y deja una cicatriz apenas perceptible.

Foto: Pinterest