Categories
Así Crece

Regresiones del bebé

A los dos años es común que los peques sufran algunas regresiones en su desarrollo. Aquí te decimos qué hacer en este caso.

A los dos años es común que los peques sufran algunas regresiones en su desarrollo. Aquí te decimos qué hacer en este caso.

Se despierta de noche: suele solucionarse con algo más de atención y volviendo a los rituales al acostarlo (una canción, un cuento…). Hay que calmarlo en su cuarto, sin luces ni actividades. No lo lleves a tu cama, esto suele convertirse en un hábito.

Habla como bebé: se da mucho en niños que han tenido un hermanito, y es un modo de parecerse a él. Conviene dedicar al «príncipe destronado» algunos ratos especiales en exclusiva para que vea las ventajas de ser el mayor.

Vuelve a pedir chupón: si se lo niegas rotundamente puede chuparse el dedo, lo que es más peligroso para su dentadura. Sé más tolerante, especialmente a la hora de dormir, retíralo poco a poco y nunca en un momento delicado (nuevo hermano, enfermedad…).

Vuelve a usar pañal: estos retrocesos son comunes, las causas pueden ser múltiples, y hay que tratarlos con paciencia, como incidencias normales, que es lo que son. Hasta los tres-cuatro años bastantes niños no controlan aún las ganas de hacer pipí, sobre todo en la noche.

A los dos años es común que los peques sufran algunas regresiones en su desarrollo. Aquí te decimos qué hacer en este caso.