Categories
Así Crece

Técnicas de relajación para niños ¡según su edad!

Se ha comprobado que son eficientes y sobre todo si están orientadas a la edad de cada niño.

Se ha comprobado que son eficientes y sobre todo si están orientadas a la edad de cada niño.

Aunque no lo creas, la ansiedad y el estrés también pueden afectar a los peques y en estos casos, es conveniente aprender técnicas de relajación según la edad de cada niño. ¡Toma nota!

 

De 0 a 3 años

En esta etapa los niños aún no han desarrollado totalmente su independencia, así que no es posible darles instrucciones de relajación para que ellos las hagan, pero podemos trabajar con ellos de forma consistente para que vayan integrando los momentos de relajación en su vida diaria.

Para hacerlo, elige un momento del día en que estés sola con tu bebé, te recomendamos antes de la siesta o antes de dormir, así le ayudarás a conciliar el sueño.

 

Coloca al bebé en una superficie plana y cómoda, comienza a hablarle suavemente, baja las luces para que sean tenues y no le molesten. Puedes contarle un cuento o simplemente hablarle de cosas agradables pero con un tono de voz dulce. Puedes aprovechar para darle un masaje en sus manitas, sus piernas o la espalda, es importante que sienta el contacto físico con tu piel.

 

 

De 3 a 7 años

Como ya no son bebés y están en la etapa de querer hacer todo ellos mismos, aprovecha para hacer ya la relajación guiada. Se puede hacer a cualquier hora del día, pero ayuda mucho hacerlo antes de dormir, cuando el niño ya se ha lavado los dientes y ya se ha puesto el pijama, para que entre en relajación completa para dormir. Dile todo lo que tiene que hacer con voz suave y poca luz.

 

Para enseñarlos a respirar podemos decirles que son como un globo que alguien empieza a inflar poco a poco. A medida que se va inflando sus brazos y sus piernas tienen que hacerse grandes, grandes mientras respira lentamente. Y cuando esté inflado del todo se va desinflando poco a poco.

 

La técnica de la tortuga es eficaz para relajar la zona del cuello y hombros, donde se acumula más tensiòn. Explìcale que es una tortuga que mete su cuello al caparazón y después lo saca, esto hará que mueva su cuello y hombros y al tensar y soltar, se relajará.

 

En la técnica del abrazo podemos enseñarle haciéndolo primero nosotros con ellos, dándole un fuerte abrazo donde todos los músculos se tensen y luego soltándolo para relajar cada músculo, después ellos pueden hacerlo con su peluche favorito.