Categories
Así Crece

Tips para viajar con tu hijo en transporte público

Viaja de manera segura y saludable con tus hijos y evita riesgos cuando viajen en el transporte público.

Viaja de manera segura y saludable con tus hijos y evita riesgos cuando viajen en el transporte público.

Como mamás, preferimos no exponer a nuestros hijos a las multitudes, el cansancio y otros factores negativos de viajar en el transporte público. Pero en ocasiones es inevitable y necesitamos llevarlos con nosotras.

 

Por ello, es importante que sigas algunas recomendaciones para que su viaje sea lo más cómodo, saludable y seguro posible:

 

1. ¿Cuándo puede salir?: Si tu bebé es muy pequeño, platica con su pediatra en qué momento puedes llevarlo contigo en el transporte, ya que todavía puede ser propenso a adquirir alguna infección.

 

2. Procura ir acompañada: lo mejor es ir acompañada de alguien, al menos durante los primeros viajes. El objetivo es que te acostumbres poco a poco a salir con tu bebé.

 

3. No olvides tu carriola: si te resulta incómoda, procura llevar un portabebé para que esté más cómodo.

 

4. Usa elevadores y escaleras eléctricas: no solo por evitar el cansancio, también por seguridad tuya y de tu bebé.

 

5. Elige un buen sitio para viajar: procura usar los asientos reservados del transporte, y si es el metro, que no sean los vagones solitarios.

 

TE RECOMENDAMOS: Viaja ligera

 

 

 

 

6. Viajes cortos: procura hacer sólo viajes pequeños con tu bebé para no exponerse demasiado.

 

7. Lleva en tu pañalera: productos de higiene como toallitas húmedas y alcohol en gel. También lleva una cobija pequeña en caso de que necesites cubrir a tu pequeño y agua para evitar la deshidratación provocada por el calor en el transporte.

 

8. Evita los horarios fuertes: procura no usar el transporte en horas pico por seguridad y salud de ambos.

 

9. Lleva sólo lo necesario: Reduce tu carga si sales con tu bebé para que no te fatigues rápidamente. Lleva solamente aquello que te va a ser muy indispensable.

 

10. Si tu pequeño ya camina: no dejes que juegue en los tubos del transporte, corra en los pasillos del metro o se suba en los asientos. Si no se está quieto es preferible que lo cargues. Tampoco lo sientes en las escaleras.

 

Recuerda que su salud y seguridad es primero. Evita riesgos y toma precauciones.

 

NO TE PIERDAS: De paseo