Categorías
Ser Bebé

6 consejos para un baño perfecto

Pocas cosas agradan tanto al bebé como el baño, sobre todo si se acompaña de una dosis extra de cariñitos.

Pocas cosas agradan tanto al bebé como el baño, sobre todo si se acompaña de una dosis extra de cariñitos.

El primer chapuzón del bebé asusta, parece que nos faltan manos para sujetar su cuerpecito resbaladizo. Con unas pocas precauciones y estos tips, él y tú lo disfrutarán muchísimo.

 

Antes de iniciar el baño debes tomar en cuenta lo siguiente:

-La temperatura ambiente debes oscilar entre 22 y 25º C. La del agua, de 28 a 32º.
-Basta con llenar la bañera con 10 centímetros de agua templada (nunca agregues más una vez que el pequeño esté dentro).
-Antes de introducir al bebé en la tina, asegúrate de tener todo a la mano, para que no te alejes de él ni un segundo.

 

¿Cómo lo hago?

 

1. Para meter al nene en el agua, con una mano sujeta el cuello y su cabeza, y con la otra, las nalgas y los muslos.

 

2. Cuando notes que las pompis se apoyan en la tina, libera la mano que lo sujeta para lavarle el cuerpo. Si llora, tómale las manitas hasta que se tranquilice (las primeras veces necesitarás ayuda de otra persona).

 

3. Al asearlo, revisa bien los pliegues de la piel que es ahí donde se suele acumular la suciedad. Si utilizas una esponja, lávala y escúrrela bien al terminar.

 

4. Los primero baños deben ser cortos. Unos minutos bastan, pero si ves que tu hijo disfruta, déjale que después chapotee durante un rato, vigilando que el agua no se enfríe.

 

5. Muchos niños detestan que se vierta agua sobre su cabeza, y aún más sobre los ojos. En los primero baños, es suficiente con echarle un poco a modo de juego, para que se vaya habituando a este gesto.

 

6. La salida del baño es un poco delicado, pues la piel mojada es muy resbaladiza. Sujeta al bebé con firmeza, envuélvelo rápidamente en una toalla y apóyalo sobre una base segura para secarlo bien y vestirlo.