Categories
Ser Bebé

La primera vez de tu bebé en el mar

Descubre cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta cuando lleves a tu peque a la playa para conocer el mar.

Descubre cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta cuando lleves a tu peque a la playa para conocer el mar.

Una de las preguntas más frecuentes como padres es saber si podemos llevar a nuestro bebé a la playa y si lo podemos meter al mar. Es importante no sólo el hecho de estar informados, sino también de conocer qué medidas debemos tomar para protegerlo y disfrutar de esas merecidas vacaciones en familia.

 

De manera general, los especialistas tienen diferentes opiniones respecto a partir de qué edad los niños pueden ser expuestos al sol de esa manera, así como al agua de mar. Lo cierto es que la mayoría coincide en que al menos a partir de los 6 meses, siempre y cuando sea de forma gradual y por cortos periodos.

 

Cabe destacar que durante sus primeros meses, los pequeños aún son muy frágiles en cuanto a la piel, además de que no han desarrollado totalmente el mecanismo que les ayuda a regular la temperatura de su cuerpo. Por ello, no deben estar expuestos al sol ni meterlos al agua fría por periodos largos.

 

TE RECOMENDAMOS: 8 tips para las primeras vacaciones de tu bebé

 

 

 

 

Debido a la fragilidad de la piel del bebé, debemos protegerlo con crema y a llevar una sombrilla. En tanto, si bien el agua de mar

puede tener algunos efectos benéficos para la piel de los pequeños, como reducir la dermatitis, no todos reaccionan igual y pudiera presentarse alguna reacción a la misma, incluso a la arena.

 

Por lo anterior, se recomienda su acercamiento de manera paulatina hasta que se adapte. Comienza por unos segundos en la arena para que se familiarice; lo mismo con el sol pero nunca exponerlo de manera directa a los rayos.

 

Cuando lo acerques al mar no te metas con el peque en brazos, ya que puede ser peligroso por la fuerza de la marea. Lo mejor es acercarse en la orilla donde apenas llegue el agua y comenzar por mojarle sólo los piecitos o sus manos, para conocer su reacción.

 

Además de las anteriores medidas, también se recomienda que durante nuestro paseo a la playa nunca dejemos solos a los pequeños, prestar atención a su seguridad, evitar estar cerca de donde pueda ser salpicado u otro riesgo.

 

Lo más importante es que siempre tengamos conciencia de que la playa y mar son entornos sobre los cuales no podemos tener control, pero si podemos tomar medidas para prevenir cualquier incidente, así como no perder el objetivo de brindarle una buena experiencia a nuestros peques. 

 

NO TE PIERDAS: Tips contra las quemaduras de sol en tu bebé