Categories
Ser Bebé

Despertares nocturnos del bebé, ¿qué hacer?

Si tu bebé sufre de despertares nocturnos ¡tranquila! Aquí tenemos la solución.

Si tu bebé sufre de despertares nocturnos ¡tranquila! Aquí tenemos la solución.

La mayoría de bebés se despiertan por la noche, aproximadamente cada vez que cambian de ciclo de sueño (entre cinco y siete veces durante la noche). El problema de los despertares nocturnos es que a los bebés les cuesta trabajo volver a conciliar el sueño

Esto se debe a que cuando se despiertan no encuentran las mismas circunstancias que había cuando se durmieron. Si el bebé se durmió succionando el pecho, necesitará succionar cuando despierte. Si la luz estaba encendida y cuando despierta está apagada, se asustará…

¡Dale seguridad!

Una de las condiciones que favorecen el descanso del bebé es la sensación de seguridad. Consentirlo y demostrarle tu cariño durante el día es muy importante para el desarrollo de sus hábitos de sueño.

En la medida de lo posible, las condiciones que le rodeaban cuando se durmió deberían permanecer cuando se despierte. Si necesita luz, podemos colocar una lámpara y dejarla prendida toda la noche. 

El el momento de introducir en su rutina de sueño el objeto de consuelo: un peluche, una mantita que le transmita seguridad y lo consuele cuando mamá no está.

 

Foto: Pinterest

Establece rutinas de sueño

El sueño siempre debe ser un placer, nunca un castigo.El sueño debería ser una rutina más, algo previsible en su vida. Para lograrlo, conviene usar elementos externos que el bebé asocie a la acción de dormir.

A la hora de ir a la cama es importante realizar un ritual de sueño con el pequeño: baño, cuento, y a la cuna. Las rutinas lo hacen sentirse seguro y le ayudan a conciliar el sueño. Si el bebé tarda en dormirse, quédate cerca y háblale para relajarlo. 

Lo ideal es tranquilizarlo sin sacarlo de la cuna, así el bebé sabrá que puede contar contigo cuando tiene problemas, pero que debe dormirse solo. Pero esto no es una norma rígida, a veces los bebés lloran porque se encuentran mal o les duele algo. Confía en tu instinto de madre, ¡sabrás qué hacer!