Categorías
Ser Bebé

El bebé no quiere comer

Si tu bebé no quiere comer, ¡tranquila! Aquí te decimos cómo estimular su apetito.

Si tu bebé no quiere comer, ¡tranquila! Aquí te decimos cómo estimular su apetito.

Cuando el bebé cumple dos años, su ritmo de crecimiento se ralentiza, y además, ya no es tan constante como en sus primeros meses de vida. Su desarrollo se produce en forma de picos mejor conocidos como ?estirones?. Debido a esta inconstancia, hay momentos en los que notes que tiene poca energía y que come en mayor cantidad y, en otras ocasiones que no quiere comer.

 

Para tener una idea más clara, el bebé duplica su peso desde su nacimiento hasta los seis meses, lo triplica cuando cumple un año y lo cuadruplica cuando tiene dos años, pero a partir de este momento el aumento de peso es más lento.

 

¿Qué hago si el bebé no quiere comer?

 

Cada bebé necesita un aporte calórico distinto, no se puede generalizar y asumir que todos los niños, por tener la misma edad requieren las mismas necesidades energéticas. La nutrición no es una ciencia exacta, pueden hacerse recomendaciones, pero nunca establecerse una indicación totalmente definitiva.

 

También es importante tomar en cuenta que existen situaciones en las que es normal que el bebé no quiera comer, estrés, cambio de colegio, que esté enfermo, etc. Estas situaciones hay que valorarlas para saber qué está ocurriendo con el apetito de tu hijo.

 

NO TE PIERDAS: No lo obligues a comer 

 

Foto: Fotolia

Una vez que se acerca la edad de empezar a introducir los alimentos sólidos, se recomienda hacer partícipe al bebé en las comidas familiares, para que los observe comer y vean como disfrutan de los alimentos.  Cuanto antes lo pongas en contacto con la comida de los adultos, será mejor para él relacionarse con la comida.

 

En muchas ocasiones el bebé no quiere comer lo que le das, pero si dejas que lo tome por su propia cuenta, que lo haga con sus propias manos para descubrir los alimentos, las cosas se transforman. Está claro que los niños pequeños no saben comer con cubiertos, pero dejarlo hacer con las manos y haga un desastre en la mesa es totalmente positivo para su desarrollo.

 

La idea principal es conseguir que la transición entre la lactancia, ya sea materna o artificial, y la introducción de nuevos alimentos sea lo más suave y menos traumática posible para los niños. De este modo, su impresión será que la comida es algo natural y no verá los alimentos sólidos como objetos extraños,  introduciéndolos y aceptándolos de manera natural y voluntaria en su dieta.

Conoce las mejores recetas de cocina en Cocina Fácil

PUEDES VER: 7 tips para que coma de todo