Categories
Ser Bebé

El muguet, una infección bucal común en los bebés

Conoce una de las infecciones bucales más comunes en los bebés y cómo tratarla.

Conoce una de las infecciones bucales más comunes en los bebés y cómo tratarla.

El muguet es una infección muy recurrente en los bebés recién nacidos. Este malestar normalmente dura por poco tiempo y sólo les da una vez en la vida. Sin embargo, puede ser molesto para el bebé, especialmente durante la alimentación.

 

Los síntomas del muguet son los siguientes: comienza con pequeños puntitos blancos dentro de la boquita, en la lengua, paladar y las mejillas. Estos aumentan de tamaño, se agrupan y se pueden presentar en otras partes del cuerpo, como en la zona del pañal como manchas rojas y escamación.

 

La aparición del muguet se debe a la presencia de un hongo llamado cándida albicans, el cual la madre transmite al pequeño durante el parto. Esta situación es muy común debido al exceso de humedad en distintas zonas del cuerpo.

 

TE RECOMENDAMOS: Las 5 infecciones más comunes en los niños

 

 

 

Para tratar el muguet y evitar que el bebé tenga molestias durante la toma, te sugerimos las siguientes indicaciones:

 

1.-Limpia el interior de la boca del bebé con una gasa empapada en un vaso de agua esterilizada con una cucharada de bicarbonato 4 0 5 veces al día, especialmente después de las comidas. Debe aplicarse hasta que las manchas desaparezcan por completo.

 

2.-Limita el uso del chupón tanto de día como de noche. Si el bebé lo requiere, procura desinfectarlo y esterilizarlo adecuadamente. Consigue para tu pequeño un chupón hecho de silicona, ya que las bacterias se quedan en este material y no pasan a la boca del bebé.

 

3.-Asea tus pechos antes de la toma con un producto desinfectante y jabones ácidos. Sécalos cuidadosamente y aplica una pomada antimicótica después de la toma.

 

Es necesario dirigirse al pediatra si tu pequeño presenta fiebre alta, no quiere comer, los síntomas del muguet se acentúan y no ha desaparecido en un transcurso de 10 días.

 

NO TE PIERDAS: Infección en los oídos, ¿qué hago?