Categorías
Ser Mamá

¡Mamás adictas al aroma de los bebés!

Según estudios, el aroma de los bebés es tan adictivo para sus mamás como los de una droga. Para la mamá de un bebé, resulta muy difícil y casi imposible separarse de él. Y de hecho, muchas mamás suelen experimentar angustia cuanto se separan de su recién nacido. Y es que, detrás de esto, hay una razón que va más allá de lo emocional.

¿Has notado cómo a las mamás nos encanta oler, besar y morder suavecito a nuestros bebés? Son muestras de cariño muy naturales, y la ciencia acaba de descubrir que, además del amor, es porque el aroma de los bebés puede ser tan adictivo como una droga. ¡E incluso puede resultar adictivo para otras personas cercanas al bebé!

Johannes Frasnelli, investigador de la Universidad de Montreal, explica que el olor de los bebés es una droga que activa los mismos circuitos de recompensa que algunas sustancias adictivas, tales como cuando tenemos hambre o probamos algo que nos guste mucho (como el chocolate, un buen vino o nuestro platillo favorito).

El olor de un bebé produce en las mamás golpes de dopamina, llamado también “el químico del placer” del cerebro. Por ello, las mamás suelen abrazar, estrechar, besar, acariciar y morder con cariño a sus bebés.

Científicos de la Universidad de Dresden, Alemania, realizaron una resonancia magnética (MRI) en el cerebro de 30 mujeres a medida que olían la pijama que habían usado sus bebés en sus primeros dos días de vida. La mitad de las mujeres eran nuevas mamás, en las cuales se activaron los centros de placer y recompensa en su cerebro.

El olfato y el aroma de los bebés activan el vínculo afectivo en la mamá y el recién nacido, lo cual explica que les cuesta mucho separarse de este.

Y tú, ¿recuerdas qué sentiste la primera vez que oliste a tu bebé?

Josselin Melara