Categorías
Ser Mamá

Todo lo que necesitas saber durante el parto

Por Mayra Martínez

Expulsar a tu bebé es la fase más agotadora (y a veces la más temida) del parto, pero también la más satisfactoria. Sabemos que pensar en cómo nacerá tu bebé y si sentirás dolor te causa estrés, pero piensa en que todo saldrá bien, que gracias a la analgesia epidural será menos doloroso y enfoca toda tu energía para ayudar a tu bebé a nacer: no tengas miedo de hacer todo lo que te indique tu médico. Los expertos responden las dudas más frecuentes.

¿Cómo se sienten las contracciones de parto?
Son más intensas que las de la dilatación y un poco más espaciadas (si al final de la dilatación se producen cada minuto, en el expulsivo aparecen cada dos o tres minutos). Cada espasmo contrae el útero y empuja al bebé hacia afuera.

¿Cuánto duran?

Pueden ser de 20 minutos o hasta de dos horas. Depende del tamaño del bebé, de cómo esté colocado, del tipo de pujido, si es tu primer parto…

¿Cómo se puja?

Cuando comience cada contracción realiza una respiración completa o profunda a fin de oxigenarte bien y prepararte para el esfuerzo. Hay dos tipos de pujidos efectivos:

Pujido bloqueado: haz una inspiración profunda, retén el aire en tus pulmones y flexiona tu tronco hacia el pubis para contraer tu abdomen, aumentar la presión y favorecer la salida del bebé. Es el más usado porque es muy efectivo y rápido, aunque el suelo pélvico sufre.

Pujido espiratorio: es inspirar y espirar lentamente dejando salir el aire por la boca (a veces se produce un tipo de quejido). El tronco, en vez de flexionarse, se estira para que no trabajen los músculos rectos abdominales. Los pujidos expulsivos largos ayudan a que el suelo pélvico se adapte y se distienda más despacio.

¿Cuándo comienzo a pujar?
Cuando tengas una dilatación de 10 cm. Primero inspira profundamente y saca el aire mediante suaves soplidos, mientras dura la contracción, o jadea rápidamente.

¿Y si no quiero pujar?

Puede ocurrir por causas naturales o porque la epidural disminuyó tu sensibilidad; entonces tu médico te dirá cuándo hacerlo.

¿Qué puede hacer mi pareja?
Si tu pareja entra al quirófano, se acomodará a un lado, a la altura de tu cabeza. Desde ahí puede ayudarte a flexionar el tronco, hablarte para estimularte y ver juntos la salida del bebé.

PEXELS

Te recomendamos: Lesiones del bebé en el parto

¿Y la placenta?

Sale entre 10 y 30 minutos después del nacimiento. No duele, únicamente se sienten algunas contracciones que la desprenden del útero y la expulsan. Aunque es raro, puede suceder que no salga espontáneamente; en este caso, el médico la desprenderá con mucho cuidado.

¿Cómo saldrá mi bebé?

La cabeza de tu niño suele mirar hacia el suelo, aunque gira casi de inmediato para permitir la salida del resto del cuerpo. Luego, el especialista limpia la nariz y boca del pequeño para retirar el líquido amniótico. A veces, según el caso y cómo venga acomodado tu bebé, se utilizan herramientas como fórceps, espátulas o ventosa. En estos casos el médico te irá explicando el proceso paso paso y te dirá cómo puedes colaborar mejor.

¿Cuándo se realiza y cómo es la episiotomía?

Un poco antes de la expulsión del bebé se produce un abultamiento de la zona anal y del periné. Cuando la cabeza del bebé se asoma, la doula o el médico, si lo consideran necesario, realizan una pequeña incisión en la zona del periné para evitar desgarros o que te lastimes y así ayudan al bebé a que salga sin problema. Si no te pusieron epidural, te inyectarán anestesia local para realizar el corte.

¿Me sentiré mal después del nacimiento del bebé?

TU CUERPO REACCIONA AL GRAN ESFUERZO FÍSICO Y PODRÍAS PRESENTAR:

•Temblores en todo el cuerpo

•Sensación de frío incontrolable
•Lo ideal es que después de cortar el cordón umbilical coloquen a tu bebé sobre tu pecho: es el momento en que inicia el vínculo especial.