Categorías
Así Crece

Frases que NO debes decirle a tu hijo cuando lo eduques

A veces decimos cosas sin pensarlo y puede traer problemas a futuro. Es por ello que te revelamos las frases que no debes utilizar a la hora de educar a tus retoños

A veces decimos cosas sin pensarlo y puede traer problemas a futuro. Es por ello que te revelamos las frases que no debes utilizar a la hora de educar a tus retoños

Los padres hacen lo que pueden. A veces les gustaría hacer las cosas mejor o de otra manera, pero no siempre se puede. El día a día los lleva a actuar o decir cosas de las que poco después se pueden arrepentir. Además de ser padres, también ejercen otros roles importantes en la sociedad: esposos, mujeres, hijos, amigos, trabajadores y encima cumplen con las tareas domésticas. Y todas esas funciones las cumplen a la vez. Una auténtica barbaridad, ¿no lo creen?

 

Donald Winnicott, psicoanalista inglés, solía utilizar el concepto de padres suficientemente buenos con el que criticaba la idea de que los padres sean superhéroes capaces de todo y defendía un desempeño moderadamente bueno para satisfacer las necesidades de sus hijos.  Es por eso que te dejamos diez frases que nunca deberías decir a tus hijos.

 

1. Deja de llorar por esa tontería, no seas exagerado. Las emociones que experimentamos en el día a día (rabia, miedo, tristeza, alegría, curiosidad) ocurren de manera involuntaria, automática e inconsciente, motivo por el cual, no deberíamos juzgar las emociones que experimentan nuestros hijos.

 

2. Puedes conseguir todo lo que te propongas en esta vida. Pero ¿por qué les mentimos? ¿Acaso esto es cierto? En ocasiones transmite ideas erróneas: querer es poder escuchamos y decimos muy a menudo.

 

3. Lo importante es dedicar tiempo de calidad a tus hijos 

En muchas ocasiones escucho este mensaje erróneo de que, aunque sean 15 minutos al día el tiempo que vea a mi hijo, si es de calidad, eso es lo importante.

 

4. Me tienes harta, hoy no soy tu mamá. Como decíamos al principio, la labor de las madres y los padres es tremendamente compleja. Mucho estrés en el trabajo, problemas familiares, compromisos sociales y la cantidad de atención que requieren nuestros hijos, a veces, nos hace estallar al sentirnos frustrados o incapaces de llegar a todo.

 

5. Aprende a hacer las cosas por ti mismo porque yo no voy a estar toda la vida para ayudarte. Es verdad que no vamos a estar toda la vida detrás de nuestros hijos. Queremos que sean lo más autónomos posibles en los diferentes ámbitos de la vida, pero todo requiere un tiempo. Hace aproximadamente un año estaba en una fiesta de cumpleaños infantil con mi hijo, cuando una niña pequeña se cayó al suelo y comenzó a llorar.

 

6. Tu hermano lo hace bastante mejor que tú. No es nada positivo que comparemos a nuestros hijos con sus hermanos, primos o compañeros de clase. Cada uno de nosotros llevamos un ritmo y un desarrollo diferente.

 

7. Desquicias a cualquiera. La tarea de ser madre y padre es muy complicada. Además, exige mucho tiempo, dedicación, cariño y no solemos ver los resultados hasta pasados unos meses o incluso años.

 

8. A tu edad, yo hacía los deberes solo. Las cosas van cambiando generación tras generación. Si comparamos las generaciones de nuestros abuelos, padres, las nuestras y las de nuestros hijos, seguramente encontraremos diferencias importantes. Por este motivo, es más eficaz hablar de nuestro hijo, con sus habilidades y sus dificultades, y de su contexto que hablar de nosotros mismos. 

 

9. Podrías esforzarte más. Es muy habitual que digamos ?Alberto, podías haber hecho más? o ?María, no eres inteligente, sacaste cinco en Matemáticas?. Generalmente, este tipo de frases las solemos decir en el ámbito académico, aunque en el terreno deportivo también las pronunciamos: si te hubieras esforzado más, habrías metido otro gol. 

 

10. Si no apruebas el examen de mañana, olvídate de ir al cumpleaños de tu amigo. ¿Te imaginas que por serle infiel a tu marido/mujer te despidieran del trabajo o te retiraran la licencia de conducir? Surrealista, ¿verdad? Es lo que constantemente hacemos con nuestros hijos.