Categorías
Así Crece

Conoce los síntomas de hepatitis en niños

Conoce qué tipo de hepatitis afecta principalmente a los pequeños, sus síntomas y cómo puede prevenirse.

Conoce qué tipo de hepatitis afecta principalmente a los pequeños, sus síntomas y cómo puede prevenirse.

La hepatitis en los niños es una inflamación del hígado causada principalmente por un virus, pero también por otros factores como bacterias, fármacos y agentes tóxicos. Cuando el hígado se ve afectado o lesionado como consecuencia de una inflamación o infección, no puede desempeñar correctamente todas sus funciones y es cuando se presentan complicaciones y síntomas.

 

La hepatitis más frecuente en los niños es la hepatitis A, seguida de la B aunque además existen virus de tipo C, D y E. Sus manifestaciones suelen ser muy similares al comienzo, pero la evolución varía según el virus que cause la enfermedad.

 

La hepatitis A se transporta en la materia fecal y se transmite fácilmente de persona a persona, pero también puede adquirirse a través de agua o alimentos contaminados. En ese sentido, un peque podría contraer hepatitis si toca algo contaminado con las heces de alguien que tiene el virus, y después se lleva la mano a la boca.

En ocasiones su transmisión se debe a brotes en las guarderías u otros lugares en los que los niños juegan juntos. Debido a que la mayoría de los niños infectados no presentan signos de la enfermedad, la mejor manera de prevenirla es la vacunación.

 

TE RECOMENDAMOSLas enfermedades más comunes en las guarderías

 

 

 

 

Por lo general, lo síntomas de la hepatitis A se asocian con la severidad de la infección, por lo contrario, puede llegar a ser asintomática en algunos casos. Por ello, si tu peque tiene más de 6 años y crees que puede haber estado expuesto al virus, es importante estar pendientes de los siguientes síntomas:

 

Fiebre y cansancio

Falta de apetito

Dolor abdominal y vómito

Ictericia (ojos y piel amarillos)

Orina de color oscuro.

 

Si detectas estos síntomas, es fundamental que acudas con su médico para un adecuado diagnóstico y tratamiento. Como parte de las medidas de prevención, también se recomienda tener mucha higiene con los alimentos, lavarse siempre las manos y evitar exponerse con quien porte el virus.

 

Cabe mencionar que los otros tipos de hepatitis también pueden afectar a los pequeños, sin embargo sus vías de contagio obedecen más a estar en contacto con sangre y otros fluidos corporales, por lo que siempre se debe prestar atención a su cuidado. Además, es de gran importancia acudir con un especialista a buen tiempo para prevenir complicaciones con su hígado y prevenir que se convierta en una enfermedad crónica. ¡Cuídalos!

 

NO TE PIERDASEnfermedades que afectan la lactancia materna